Casi dos años de prisión para dos italianos tras ser pillados extrayendo opio en Polán

La Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a un año y once meses de prisión a dos ciudadanos italianos de 24 y 26 años de edad por extraer opio de amapolas en el término municipal de Polán (Toledo), donde hay extensos cultivos de Papaver Somniferum (amapola de opio), autorizados y controlados por el Ministerio de Sanidad español con objeto de obtener productos farmacéuticos.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal condena a un año y seis meses de prisión y 1.686,8 euros de multa a cada uno de los acusados por delito de tráfico de drogas y a la pena de cinco meses de prisión por el delito de hurto en grado de tentativa. Además, condena a los procesados a pagar solidariamente a Alcaliber S.A., la dueña de la plantación, a la cantidad de 11.799 euros en concepto de indemnización por daños y perjuicios.

El juez considera probado que los dos ciudadanos italianos sedesplazaron desde su residencia habitual en Barcelona hasta el término municipal de Polán (Toledo) y en la tarde noche del 8 de junio de 2011 se introdujeron en la plantación perteneciente a la finca Zuarraz, previstos de pequeñas navajas, donde fueron sorprendidos sobre las 21.30 horas por los Guardas del Campo.

Los Guardas del Campo habían sido puestos sobre aviso por el ingeniero agrónomo que lleva la plantación y que había observado el día anterior, que las cápsulas de buen numero de plantas estaban rajadas para que saliera el opio, lo que implicaba que en

el plazo de unas hora (mientas da tiempo a que se oxide el producto), irían a recogerlo los procesados. El valor de la sustancia intervenida habría sido en el mercado ilícito de unos 3.360 euros.

Los Guardas de la finca encontraron en el lugar de la plantación donde se desarrollaron los hechos, sacos de dormir, y otros restos que denotaban que los dos acusados no fueron los únicos que estuvieron en el campo de Papaver Somniferum, donde al ser descubiertos había otras personas que escaparon al oír a los Guardas.

El juez considera también probado que se causaron daños a la plantación en 6.900 metros cuadrados afectando a unas 345.000

plantas, perjudicando unos 1.700 kilos de cosecha por valor de 11.799 euros. El Tribunal no ha tenido en cuenta la atenuante de drogadicción alegada, "porque no se ha probado", pero "no es menos cierto --afirma-- que los dos acusados dijeran en su primera declaración que eran consumidores de opio y hachís".

Comentarios