Ayuntamiento de Toledo construye rampa en la entrada de la ermita de La Cabeza

Ayuntamiento de Toledo construye rampa en la entrada de la ermita de La Cabeza
photo_camera Ayuntamiento de Toledo construye rampa en la entrada de la ermita de La Cabeza

El Ayuntamiento de Toledo ha construido una rampa en la entrada de la ermita de La Cabeza para dotar de una mejor accesibilidad a una obra "muy demandada" desde hace años por los miembros de la Hermandad.

Así lo ha destacado la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, que, durante la visita a la nueva instalación, ha justificado esta actuación en el compromiso adquirido con los miembros de la Hermandad de La Cabeza y también por los toledanos que acuden a la ermita, ha informado el Ayuntamiento en una nota de prensa.

Tolón ha apuntado que, con este tipo de intervenciones, se cumple un triple objetivo: facilitar el acceso a personas con movilidad reducida, responder a las demandas de los vecinos y ofrecer una oportunidad laboral a toledanos en situación de desempleo.

En este punto, la alcaldesa se ha referido al dato del paro conocido hoy que vuelve a bajar en la ciudad de Toledo para situarse en 5.097 personas, lo que la sitúa como la capital de provincia con mejor porcentaje de desempleo, lo que sirve "como estímulo para seguir trabajando por generar un empleo estable".

Por su parte, el hermano mayor de la Cofradía, Agustín Fernández, ha agradecido a la alcaldesa que haya cumplido con su compromiso dando respuesta a una reivindicación que venían demandado desde hace quince años y que permitirá facilitar el acceso a personas mayores con movilidad reducida.

La actuación en La Cabeza, ejecutada por el Taller de Empleo durante un mes y medio (entre septiembre y octubre), ha contado con la participación de cinco alumnos, dos profesionales de la especialidad de albañilería, ocho alumnos de soldadura y otro profesional.

Además, han participado peones contratados como albañiles a través del Plan de Empleo.

Los trabajos han consistido en la realización de una rampa en tres tramos, pegada al muro de poniente del patio de la ermita.

Dos de los tramos tienen cada uno algo más de nueve metros de largo y el más pequeño sobrepasa los ocho metros y a ellos hay que sumarle los descansos, que también se han ejecutado en pendiente, con un desnivel que no llega al 10 por ciento.

El muro se ha ejecutado en ladrillo revocado en piedra de la misma tonalidad que la ermita, mientras que la rampa está en su totalidad hueca, para así poder aprovechar su espacio interior, cerrándose con una reja donde la totalidad de la rampa está exenta del muro.

La barandilla es de forja y pletina en los elementos decorativos, apareciendo cruces en determinados momentos como alegoría al conjunto.

Las dimensiones de las diferentes piezas se aproximan a los cuarenta metros lineales y el coste de los materiales invertidos en hierro asciende a 3.500 euros y los de albañilería a 4.800 euros.

Comentarios