viernes 21.02.2020

Audiencia de Toledo estudia recurso de sacerdote procesado por abusos sexuales

Violó a la menor presuntamente en el interior del despacho parroquial
En la imagen de archivo la Audiencia Provincial de Toledo
En la imagen de archivo la Audiencia Provincial de Toledo

La Audiencia provincial de Toledo ha acogido este miércoles una vista para revisar el recurso de apelación contra el auto de procesamiento de la jueza de instrucción número 4 de Talavera de la Reina presentado por la defensa de un sacerdote procesado por un supuesto delito de agresión y abusos sexuales a una adolescente.

Los tres magistrados de la sala, que se pronunciarán en unos días sobre si estiman o no dicho recurso para que pueda continuar el procedimiento, formularse los escritos de acusación y defensa y fechar el juicio, han escuchado durante unas dos horas los argumentos del letrado de la defensa, han precisado a Efe fuentes jurídicas.

El abogado del sacerdote procesado, al que la propia jueza de Talavera le ha acusado en el auto recurrido de utilizar la instrucción para hacer un juicio paralelo, ha expuesto ante los magistrados las razones por las que, según su parecer, el sacerdote no debe continuar procesado.

Argumentos que pasan por el móvil de "la venganza y los celos" por parte de la víctima que sin embargo ni la Fiscalía ni la acusación tienen en consideración, motivo por el que ambos han pedido que se desestime el recurso de apelación y continúe el procedimiento.

En el recurso contra el procesamiento, la defensa el sacerdote afirma que los encuentros denunciados "nunca existieron" y se apoya en la relación de "cordialidad y confianza" entre el cura y la joven.

Con todo, ha considerado que la acusación tiene un "fin espurio" a causa de que la víctima culpa al sacerdote del divorcio de los padres.

Por otro lado, el auto de la magistrada de instrucción de Talavera, que ha sido recurrido por la defensa del sacerdote, recoge también la "existencia de bastantes indicios razonables" respecto de los hechos relatados por la joven y su padre y los informes aportados a la causa que indican distintas patologías sufridas por la joven como trastornos alimenticios que "pudieron ser producidas por los episodios traumáticos que denuncia que vivió".

El procesado, según el auto dictado en noviembre de 2019, le propuso realizar sesiones en el despacho parroquial cada quince días, en las cuales "le pidió un beso" sosteniendo que "no tuviese miedo porque era lo que Dios quería", le tocó el pecho y la agredió físicamente.

Los tocamientos supuestamente se prolongaron hasta junio de 2013 y "fueron a más", además de que durante el ingreso de ella en una clínica por un diagnóstico de anorexia, él fue a verla y le dijo que "si lo contaba, la mataba".

En 2014, su madre y el sacerdote la sometieron a un "exorcismo" al considerar que "tenía un demonio dentro" y un día después el cura volvió a citarla en su despacho donde la violó, según declaró la víctima, y a partir de entonces no volvió más.

Al conocerse el procesamiento, fuentes del Arzobispado aseguraron a Efe haber hecho "todo lo dispuesto por la legislación canónica y civil" al tiempo que condenaron todos los abusos cometidos, en "plena consonancia con lo dispuesto por el papa Francisco".

En enero de 2018, el sacerdote procesado fue nombrado capellán del convento de Santiago apóstol, de clausura, en Toledo.

Más información en vídeos 
Comentarios