domingo 25/10/20

Plataforma 8M pide que la Justicia sea "ágil y eficaz" en el caso de Cristina Martín

La Plataforma ha confiado en que el veredicto que salga de este juicio sea esta vez "definitivo" porque "la familia corre riesgos si este señor sale de la cárcel en un plazo de tiempo corto"

Representantes de la Plataforma 8M de Toledo se han concentrado este martes a las puertas de la Audiencia provincial de la capital castellanomanchega para apoyar a la familia de Cristina Martín, asesinada por su marido en 2017 en la localidad de Mora, y han pedido que la Justicia sea "ágil y eficaz" en la repetición del juicio.

Antes de comenzar la segunda jornada de la vista oral contra el acusado de matar a Cristina Martín, aquejada de la enfermedad de Menier, en la que declararán sus padres y su hermana, la Plataforma ha confiado en que el veredicto que salga de este juicio sea esta vez "definitivo" porque "la familia corre riesgos si este señor sale de la cárcel en un plazo de tiempo corto", han advertido.

Así lo ha señalado en declaraciones a los medios de comunicación Ana Mirada, una de las representantes de la Plataforma que se ha concentrado a las puertas de la Audiencia, quien, a preguntas de los periodistas, ha valorado que el arrepentimiento mostrado este lunes en la primera jornada del juicio por el acusado responde a una estrategia de su abogado como atenuante para intentar conseguir reducir la condena.

De hecho, ha recordado que "él amenazó a la hermana y al padre de Cristina con que volvería a por ellos".

Preguntada por cómo se encuentra la familia, Miranda ha señalado que "muy nerviosa y fastidiada" porque tendrán que volver a repetir los hechos, sobre todo la madre de la víctima que fue testigo presencial del asesinato.

Además, ha incidido en que una de las cuestiones que más les preocupa es esa "rendija judicial" que supone que en vez de garantizar que el acusado esté 20 o 25 años en la cárcel si es condenado a prisión permanente revisable, pueda salir antes con reducciones de la condena si finalmente es una pena de 25 años.

En este sentido, ha recordado que el procesado tiene una hija en común con la víctima, que "en este momento está en tratamiento con especialistas por todo lo que le ha supuesto el asesinato de su madre", según Miranda, por lo que el temor es que el acusado pueda pedir la patria potestad y volver a tener a su hija a su cargo, lo cual sería "horroroso", ha concluido.

Más información en vídeos 
Comentarios