jueves 22/10/20

El arzobispo de Toledo presidirá la misa del Corpus Christi en la Catedral primada

Y la procesión será el 14 de junio en el interior de la Catedral
El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, en una misa en la Catedral de Toledo
El arzobispo de Toledo presidirá la misa del Corpus Christi en la Catedral primada

El arzobispo de Toledo y primado de España, Francisco Cerro, celebrará la misa del Corpus Christi el próximo 11 de junio en la Catedral primada, a cuyo término pronunciará una alocución e impartirá la bendición a toda la ciudad.

El prelado, que oficiará la eucaristía con el rito hispano mozárabe, presidirá tres días más tarde, el domingo 14 de junio, la misa de solemnidad del Corpus Christi que tendrá lugar las 12.00 horas también en la Catedral, en la que se celebrará a continuación la procesión por el interior de las naves del templo primado, tras la adoración de la Eucarística y las vísperas, como es habitual.

En ambas celebraciones, se tendrán en cuenta las medidas sanitarias que estén vigentes en ese momento por la pandemia de la COVID-19, conforme a las medidas de prevención para el culto público en los templos de la archidiócesis que ha firmado este miércoles Francisco Cerro, ha informado este jueves en una nota de prensa el Arzobispado de Toledo.

Junto a las medidas establecidas por la Conferencia Episcopal Española, el arzobispo de Toledo ha dispuesto que los sacerdotes de edad avanzada o con patologías previas "no deben celebrar la santa misa públicamente y recomienda que los fieles hagan uso de mascarilla con carácter general, al entrar en la iglesia y durante todo el tiempo de su permanencia en ella.

Respecto a las primeras comuniones y confirmaciones, siguen en vigor las determinaciones del decreto de 31 de marzo de 2020, aunque todas las disposiciones "estarán sujetas a lo que determinen las autoridades sanitarias competentes".

Entre otros aspectos a tener en cuenta durante la celebración, el arzobispo ha dispuesto que el sacerdote celebrante, en el lavatorio de las manos, junto al rito litúrgico "también se desinfectará con gel hidroalcohólico", mientras que "los ministros de la comunión se desinfectarán las manos antes y después de distribuirla".

Y tras finalizar la celebración ha establecido que "la desinfección o higiene del templo, bancos, objetos litúrgicos, etcétera" se haga "siguiendo las indicaciones y recomendaciones de la autoridad sanitaria competente".

Cerro ha determinado también establece que el inicio de aplicación de estas medidas tendrá lugar en la fecha en la que el Gobierno establezca la fase 1 de la desescalada en el territorio de la Archidiócesis de Toledo, y ha apuntado que "las fechas de inicio de las sucesivas fases quedarán determinadas por las disposiciones de la autoridad civil competente".

En este sentido, ha apuntado que estas medidas "permanecerán en vigor hasta que, después de valorar la situación y las disposiciones de la autoridad civil competente, se proceda a su derogación".

Por otra parte, el Arzobispado ha informado de que el vicario general de la Archidiócesis de Toledo, Francisco César García Magán, ha enviado un escrito ante las dudas de algunos sacerdotes sobre la posibilidad de celebrar la misa exequial en los templos, a partir del comienzo de la fase 1 de la desescalada de las medidas establecidas para frenar la expansión de la pandemia de COVID-19.

El vicario general ha comunicado a los sacerdotes que una vez realizadas las oportunas consultas a las subdelegaciones del Gobierno en Toledo, Cáceres y Badajoz, se les ha comunicado que es posible la realización de misas exequiales de córpore in sepulto en los templos, aunque cumpliendo la normativa de aforo, que en ese momento esté vigente, y las demás medidas de prevención dictadas por el arzobispo.

García Magán ha recordado también que la celebración de las exequias de los difuntos por COVID-19 "deberán de realizarse conforme al protocolo y normativa específica establecida por la autoridad sanitaria".

Más información en vídeos 
Comentarios