martes 22/9/20

Arzobispo: Los dirigentes de la Iglesia han cometido menos fraudes que otros

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, en una imagen de archivo
El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, en una imagen de archivo

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha manifestado que, aún aceptando "fallos", los dirigentes de la Iglesia Católica han cometido "infinidad de menos fraudes, corrupciones, malversaciones que los dirigentes de otras instituciones en la sociedad en la que vivimos".

En su escrito semanal, remitido a los medios de comunicación, ha criticado que las estadísticas sobre jóvenes que no van a misa o parejas que rechazan el matrimonio cristiano, entre otras, no buscan hacer una crítica "más o menos justa" sino mostrar que la Iglesia es "mala", no es "digna de confianza" y va a acabar "pronto".

El arzobispo ha reconocido que no le extraña "que tengamos críticas duras, que a veces nos calumnien y que tergiversen lo que hacemos, incluso que nos digan que hemos pecado en esto o en aquello".

También ha señalado que en la sociedad hay quienes no perdonan a la Iglesia Católica y quienes "siguen teniendo nulo o bajo aprecio por el hecho religioso que supone la fe cristiana y la existencia de la Iglesia".

Ante esta situación, ha instado a "encarar las críticas sin desanimarnos" porque "con mucha frecuencia" las estadísticas con cifras "poco agradables" para la Iglesia Católica se utilizan como "armas arrojadizas" y para mostrar "lo mala que es esta Iglesia".

A su juicio, datos sobre jóvenes que abandonan la Iglesia o no acuden a misa o de personas que "no siguen la moral cristiana" pretenden "desanimar a tantos buenos católicos".

"No se trata de hacer una crítica más o menos justa. Se quiere mostrar que la Iglesia va a acabar pronto, que no es digna de confianza, que hagamos lo que fuere los hijos de la Iglesia las estadísticas están ahí. Los culpables: sobre todo los obispos y los sacerdotes y toda una serie de personas anticuadas, no abiertas al progreso, conservadoras a ultranza, que sólo quieren privilegios y fastidian a los demás", ha argumentado en su escrito.

Ante esto, el arzobispo de Toledo ha dicho que, aceptando los "fallos", los dirigentes de la Iglesia han cometido "infinidad de menos fraudes, corrupciones, malversaciones que los dirigentes de otras instituciones en la sociedad en la que vivimos".

Ha reconocido "tenemos pecado, sin duda" pero también ha hablado de "muchísimas" personas en la Iglesia Católica que se preocupan por los demás "en una proporción mucho más grande que los que pertenecen a otras instituciones sociales, que parece que van a solucionar todos los problemas y no empiezan nunca".

Más información en vídeos 
Comentarios