jueves 18.07.2019

El arzobispo de Toledo dice que la ideología de género "no es la solución" al machismo

En su escrito semanal a la Archidiócesis de Toledo, Rodríguez ha manifestado que no cree en la igualdad de género sino en la "igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos"

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, en una imagen de archivo durante una comparecencia
El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, en una imagen de archivo durante una comparecencia

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha señalado que con la aplicación de la ideología de género "no se solucionarán los problemas" ni se logrará una victoria sobre un "machismo inaceptable" que sigue en la sociedad, por lo que "no es la solución".

En su escrito semanal a la Archidiócesis de Toledo, Rodríguez ha manifestado que no cree en la igualdad de género sino en la "igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos".

"Creo, pues, en la igualdad de sexos", ha resaltado al tiempo que ha dicho que no le gusta la desigualdad por la que la mujer sufre en tantos campos así como que "detesta" la violencia contra la mujer y condena "sin ninguna clase de dudas" las muertes que los hombres ("los machos") cometen contra las mujeres.

También ha expresado su rechazo a las muertes de niños "por ser niños", de adultos y de ancianos, y ha lamentado los fallecimientos de aquellos que mueren "por falta de seguridad en el trabajo, por ahorrarse un dinero, o por tantas discriminaciones que se dan en la sociedad humana"

Sin embargo, se ha reafirmado en que no cree en la igualdad de género porque, a su juicio, "no existe ninguna diferencia en cuanto a la dignidad y a los derechos fundamentales entre hombre y mujer" sino que "hay diferencia entre el sexo masculino y el sexo femenino".

No obstante, ha agregado que las diferencias entre hombre y mujer "no se deben simplemente a una cuestión de género, cultura, educación o mala educación, o asignación de roles" y, de hecho, ha asegurado que no le "escandaliza" porque niños y niñas jueguen a juegos que no sabe por qué tienen que ser de niños o de niñas.

Con todo, monseñor ha afirmado que acepta o entiende que existan quienes defienden la igualdad de género, pero ha manifestado: "No tengo por qué ser partidario del pensamiento único".

Por ello, ha tildado de "radical" la postura de los que consideran que los que no aceptan la igualdad de género son "retrógrados o de pensamiento inferior" o incluso que odian a las mujeres.

Y ha abogado por la libertad de pensamiento y no la imposición de un pensamiento único que la cultura imperante en Europa "impone como un martillo pilón y, además, sin aclarar conceptos y confundiendo las cosas con cierta simpleza, pensando, por ejemplo, que la ideología de género soluciona todo".

Además, ha apostado por que haya "exigencias éticas fundamentales e irrenunciables" como la complementariedad entre los dos sexos y no el enfrentamiento ni el empoderamiento de un sexo o del otro, al tiempo que se ha referido a "los que dicen o creen ser ateos o agnósticos" sobre los que ha advertido de que pueden caer en un "radicalismo extremo".

En opinión de Rodríguez, ese radicalismo defiende que solo la "opción género" es válida y que todas demás explicaciones sobre qué es el ser humano, el hombre y la mujer, deben desaparecer porque, según ellos, están superadas.

"No se solucionarán de este modo los problemas, ni lograremos una victoria sobre un machismo inaceptable que sigue en nuestra sociedad, cuya erradicación impide además que sigan muriendo mujeres injustamente y algún hombre. La ideología de género no es la solución. De ningún modo", ha concluido.

Más información en vídeos 
Comentarios