lunes 09.12.2019

Arzobispo de Toledo defiende que adolescentes y jóvenes estudien religión

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, en una imagen de archivo
El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, en una imagen de archivo

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha destacado la importancia de que adolescentes y jóvenes se apunten a clase de religión, una asignatura, en su opinión, "bien preparada, útil para conocer la sociedad en la que viven, sus tradiciones y su cultura" y que "sirve para la vida".

En su escrito semanal, el arzobispo ha invitado a los padres católicos a favorecer la educación religiosa de sus hijos y ha abogado por que éstos se inscriban en religión si anteriormente no lo hicieron o por mantener esta opción cuando se abre ante ellos la posibilidad de dejar esta asignatura.

Ha recordado que la Conferencia Episcopal Española, por medio de la Comisión Episcopal de Enseñanza, ha puesto en marcha la campaña "Me apunto a religión" que, a través de Internet y las redes sociales, insiste en la libertad para elegir esta materia.

Una campaña dirigida sobre todo a los adolescentes pues, según el prelado, se constata que a partir de los 12 o 13 años son los mismos alumnos los que toman la decisión de inscribirse o no en esta asignatura.

Rodríguez ha destacado que la demanda social de la clase de religión está por encima del 60 por ciento de la población escolar en España en los diversos niveles de Infantil, Primaria y Secundaria, lo que supone que escogen libremente la enseñanza religiosa escolar 3,5 millones de alumnos.

Además, ha señalado que unos 30.000 profesores de religión realizan esta misión educativa, de los que el 35 por ciento lleva a cabo esta actividad en centros públicos y el 65 por ciento en centros concertados y privados.

"No son cifras para nada despreciables", ha resaltado el arzobispo, quien ha subrayado que los padres o los alumnos que eligen la clase de religión optan por una asignatura "bien preparada, con buen profesorado, útil para conocer la sociedad en la que viven, sus tradiciones y su cultura y que desea tratar a los alumnos como personas que necesitan una educación integral".

Rodríguez ha asegurado que el contenido de esta materia "es razonable, pero no racionalista y sirve para la vida".

Más información en vídeos 
Comentarios