miércoles 21/4/21

El enfado monumental de Ana Rosa Quintana que ha terminado a gritos y pidiendo perdón

Ana Rosa Quintana, harta de los ruidos que había en plató por unas obras, ha estallado fruto de la desesperación
El enfado monumental de Ana Rosa Quintana que ha terminado a gritos y pidiendo perdón
El enfado monumental de Ana Rosa Quintana que ha terminado a gritos y pidiendo perdón

Según recoge Lecturas, Ana Rosa Quintana se ha desesperado muchísimo hoy en ‘El programa de Ana Rosa’. Tanto se ha agobiado que no ha dudado en interrumpir el debate de sus compañeros para hacer una petición con la que ha mostrado su gran enfado. Esta mañana, la conductora del espacio de las mañanas de Telecinco ha visto muy difícil poder llevar a cabo su trabajo por unos ruidos que había en el plató. Para explicar tanto a sus compañeros como a los espectadores lo que estaba sucediendo en las inmediaciones de la mesa en la que cada mañana aborda los temas de actualidad, ha empezado pidiendo disculpas. "Pido perdón a ellos y también a los espectadores por los ruidos extraños que están escuchando”, ha comentado mostrando su malestar.

La razón de tanto ruido han sido las obras que están realizando muy cerca del puesto de trabajo de Ana Rosa Quintana. A la presentadora le cuesta mucho entender que a la misma hora en la que se realiza en directo ‘El programa de Ana Rosa’ haya alguien que se ponga a hacer obras, entorpeciendo su trabajo y el de sus compañeros y haciendo que el ruido se pueda colar incluso en las televisiones de los espectadores. "Deben estar haciendo obra ahora, a las doce de la mañana, en pleno directo”, ha dicho con ironía. Y fruto de la incomodidad, no ha podido más y durante su enfado ha terminado gritando "por favor, pueden dejar de hacer ruido, ¡eh!”.

Un grito con el que ha conseguido su objetivo. Después de esta petición de Ana Rosa Quintana, se ha dejado de escuchar el ruido en el plató. Algo que ha tranquilizado mucho a la presentadora y que ha permitido que continuara con su trabajo con total normalidad y mucho más relajada. Así que de alguna forma, el enfado con el que sus compañeros se han quedado muy sorprendidos, ha servido para algo.

Comentarios