Miércoles 24.04.2019

El verdadero (y dramático) motivo por el que Víctor Sandoval está en 'Sálvame Okupa'

Llorando, desesperado y con la cabeza medio abierta y necesidad de trabajar: "llevo un año embargado y debo cuatro meses de alquiler"

El verdadero (y dramático) motivo por el que Víctor Sandoval está en 'Sálvame Okupa'
El verdadero (y dramático) motivo por el que Víctor Sandoval está en 'Sálvame Okupa'

Según recoge la revista Lecturas, Víctor Sandoval está convaleciente de su reciente intervención de injerto de cabello, operación que no se hubiera hecho, al menos ahora, si llega a saber que era uno de los elegidos para 'okupar' la casa de Guadalix de la Sierra. Víctor necesita dinero y aunque tenga la cabeza casi abierta, se ha armado de valor y ahí está.

Víctor está recién operado del injerto de cabello al que se sometió hace unos días. "Estoy hinchado y hecho un cromo", reconoció, pero no quiso dejar pasar esta oportunidad de trabajo. La intervención  le costó 6.000 euros y, según explicó, fue un regalo que le hizo su amiga y ex gran hermana Marta López.

Precisamente, por estar convaleciente de esta intervención, se le preguntó a Víctor si se veía en condiciones de participar en la prueba de inmunidad, que consistía en ponerse en cara, cuello y orejas el máximo número posible de pinzas. Víctor fue tajante: "Pase lo que pase, lo tengo que intentar. Sí, porque necesito trabajar y ganar este concurso".

Víctor, que ya pasó por gravísimos problemas económicos tras su ruptura con Nacho Polo, vuelve a tener problemas financieros. Con lágrimas en los ojos, el colaborador explicó: "Tengo que reconducir mi vida. Llevo un año embargado, debo cuatro meses de alquiler, así que necesito ganar aquí como sea. Y aunque me quede hecho un cuadro, voy a intentarlo todo".

A las preguntas de Patiño, Víctor continuó: "Gracias a La Fábrica de la Tele tengo un trabajo los viernes y ahora me ha salido esta oportunidad, que yo no me esperaba. Si lo llego a saber, no me hubiera operado, pero el poder concursar aquí... yo necesito ganar... ¿pero es necesaria tanta humillación?", se lamentó.

"No soy un minusválido", dijo Víctor. Así, tras las lágrimas y tras sentirse un poco humillado por haber tenido que hablar, una vez más, de sus problemas económicos, Víctor sacó fuerzas de flaqueza y se colocó el máximo de pinzas que pudo. No ganó, como es fácil de imaginar, pero nadie podrá poner en duda su coraje y su pundonor.

Fuente: Lecturas

Más información en vídeos 
Comentarios