miércoles 21/4/21

Mila Ximénez pierde el miedo a la muerte y habla claro: "Se ha complicado una de las zonas"

Tras un mes ausente, Mila Ximénez ha vuelto a 'Sálvame', donde lo primero que ha hecho ha sido aclarar en qué situación se encuentra el tratamiento contra su cáncer
Mila Ximénez pierde el miedo a la muerte y habla claro: "Se ha complicado una de las zonas"
Mila Ximénez pierde el miedo a la muerte y habla claro: "Se ha complicado una de las zonas"

Según recoge SEMANA, después de más de un mes de ausencia, Mila Ximénez ha regresado a ‘Sálvame’. Con muchas ganas y una enorme sonrisa al ver a sus compañeros, ha confesado el motivo por el que ha estado un mes alejada de los platós de Telecinco: se encontraba muy mal. «He tenido de todo: vómitos, mareos, no he comido nada», confesaba.

Antes de explicar cómo se encuentra, la colaboradora ha hecho una petición a la prensa que se concentra en las inmediaciones de su casa de Madrid: «Voy a pedir un favor. Hoy habéis estado en la puerta de casa también. Creo que me merezco que cuando voy a darme la quimio me tengáis un poco de respeto. Son muchas sesiones y estáis todo el día en la puerta. Si pudierais evitarlo a mí me haríais la vida mucho más fácil. Paso seis horas en el hospital y cuando salgo del hospital estoy mal, estoy cansada. Si pudierais evitarlo, os lo agradecería».

Se enfrenta a una importante decisión: «O la decisión de continuar o de no querer vivir así».

El segundo punto que ha querido abordar tenía que ver con su aspecto físico. Su pelo no luce como siempre, así que ha detallado: «No me puedo peinar. Me han cambiado la quimio y no me puedo peinar porque tengo el pelo muy debilitado».

A continuación, se ha sincerado sobre su estado de salud. «Para mí volver significa que estoy bien. No volver significa que no puedo moverme de la cama. Porque he estado en la cama casi un mes. He estado muy preocupada. He estado en la casa un mes sin moverme de la cama», apuntaba. Y es que no todo está evolucionando como esperaba: «Todo se decide estas dos semanas porque se ha complicado una de las zonas, que se ha disparado. Dentro de dos semanas me hacen un tac, escucharé a mi doctora y tomaré una decisión. O la decisión de continuar o de no querer vivir así. Lo que he pasado este mes no se lo deseo a nadie. No es vida. Yo me he asustado. Me he saltado dos quimios y no he venido a trabajar. No tengo cuerpo. Tengo mucha fuerza, pero cada vez me cuesta más sacarla y me cuesta cada vez más levantarme».

«Para mí hace una eternidad… He pasado lo del confinamiento, lo del herpes zóster, el dolor… Me ha pillado cansada. Luego la distancia con tu familia. Han sido muchas cosas. Soy una persona que me gusta vivir, pero con calidad de vida«, añadía. «Cada día estoy más preparada».

«Con lo de Quique San Francisco he pensado: qué tranquilidad. Se acabó. Luego he visto lo de Pau Donés… Yo hasta ahí no voy a llegar, ni de coña. Mientras pueda estar así y pueda hablar… Pero si me dicen que va para larguísimo y que no saben si los tratamientos van a funcionar, paro. No voy a continuar. Lo que dure. Alguna gente de mi familia se pone de los nervios. Es una reflexión que me estoy haciendo todos los días. Me da miedo despertarme por despertarme». Las palabras de Mila han sorprendido a sus compañeros, en especial a Jorge Javier Vázquez, que la ha notado «cansada» después de tantos meses de lucha para recuperarse del cáncer de pulmón que padece.

«Fabular con «haré esto o haré lo otro» es complicado. A lo mejor te dicen algo y dices: ‘Continúo’, porque no lo sabes. Lo que te pasa es que tienes muy mal recuerdo de la penúltima quimio», le ha recordado Jorge Javier. Entonces, Mila ha revelado porqué este mes ha sido tan duro en el aspecto físico: «Es que no solo me hago la quimio. Es que yo para no perder el pelo estoy con un tratamiento durísimo y es un gorro a seis grados bajo cero durante cinco horas y media. Solamente para intentar que no se vaya del todo el pelo. Entonces es una lucha tan increíble con todo… Todo va cambiando, todo va rotando… Y ahora no sabemos…».

La sevillana ha revelado que su malestar físico le ha impedido disfrutar de su vida social, porque le dan arcadas y siente ganas de vomitar: «No lo disfruto… No te tomas un buen vino, una copa, que me encantaba y que lo echo de menos. Me lo tomo, al final, pero no es lo mismo al final. No te sabe a nada».

«Quiero morir bien»

A sus 68 años, Mila ha tenido mucho tiempo para pensar sobre la vida que desea vivir de aquí en adelante. Desea calidad de vida. «Lo quiero decir y normalizar la situación. Es una reflexión que me estoy haciendo todos los días». Jorge Javier apuntaba: «El morir bien es huir del peligro de vivir mal». La andaluza respondía: «Quiero morir bien. Si esto me dura dos años a los 70 años es súper educado morir. Es una edad muy elegante para morir».

Comentarios