La Justicia acorrala a Telecinco y 'Sálvame': más famosos espiados en el caso Deluxe

Siguen sumándose los nombres de famosos que fueron presuntamente espiados en su día por 'La Fábrica de la Tele' productora del programa 'Sálvame'
En imágenes de archivo Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Sálvame' y los productores del espacio de Telecinco, Adrián Madrid y Óscar Cornejo
photo_camera En imágenes de archivo Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Sálvame' y los productores del espacio de Telecinco, Adrián Madrid y Óscar Cornejo

Según recoge CHIC, el caso Deluxe sigue su curso de manera lenta pero efectiva. Las sucesivas huelgas en la Administración de Justicia han ralentizando la investigación de esta macro-causa a la que siguen sumándose los nombres de famosos que fueron presuntamente espiados en su día por La Fábrica de la Tele. El último, Kiko Rivera. A unas semanas de que finalice la prórroga de la instrucción, que según fuentes conocedoras de la investigación volverá a ampliarse, se espera que aumente el número de personados en la causa contra la productora, ahora que su poder en Mediaset ha quedado pulverizado. Para colmo, Sálvame, su programa estrella, se estaría quedando sin anunciantes: el descrédito del espacio está provocando la huida de las marcas.

Casualmente, el plazo para que termine la instrucción del magistrado Marcelino Sesmero finaliza el 21 de junio, sólo dos días antes de la emisión del último Sálvame de la historia, programado para el día 23. La justicia es lenta pero efectiva y en este caso la instrucción del sumario, uno de los más minuciosos que se recuerdan, sigue activa. Se investiga a los dueños de La Fábrica de la Tele, los imputados Óscar Cornejo y Adrián Madrid, y a parte de su equipo, por la obtención de datos de carácter policial, de manera supuestamente ilícita, que incluyen denuncias, atestados, antecedentes penales, multas de tráfico, direcciones privadas o datos reservados. Entre los presuntos espiados figuran docenas de nombres, entre ellos los de Omar Montes, Kiko Matamoros, Isabel Pantoja, su novio Asraf, la baronesa Thyssen, su hijo Borja e incluso Rocío Carrasco o Fidel Albiac.

El modus operandi era sencillo: los directivos y redactores de la productora supuestamente obtenían esta información prácticamente a demanda, gracias a la mediación del reportero Gustavo González, hoy apartado de los medios de comunicación, que a su vez tendría como aliado al policía Ángel Jesús Ferández Hita y dos agentes más. Fue la unidad de Asuntos Internos la que empezó a tirar del hilo y a investigar por qué cada vez que se hablaba de un personaje famoso en programas como Sálvame se había consultado horas antes la base de datos de la Policía Nacional.

Cuando casi van a cumplirse seis años desde que se destapara el caso, a cuyo sumario tuvo acceso en exclusiva en marzo de 2022 Libertad Digital, la justicia sigue investigando cómo operó esta banda que podría ser acusada de los delitos de Revelación de Secretos y Organización Criminal. Fuentes cercanas a la investigación aseguran a este diario que quedaría fuera el delito de Cohecho, ya que las pesquisas no han podido demostrar, hasta el momento, si existió remuneración económica a los policías que espiaban a los famosos.

A pesar del retraso de la instrucción, sigue aumentando el número de perjudicados en el caso. Uno de los últimos ha sido el de Francisco "Kiko" Rivera, que se suma a su madre, Isabel Pantoja, y que seguramente ha tomado la decisión de personarse en la causa ahora que forma parte de una lista de vetados en Mediaset. Durante mucho tiempo se ha rumoreado que algunos famosos que aparecen en el sumario como espiados habrían sido presuntamente silenciados a cambio de una colaboración en algún programa de la cadena. De hecho la cancelación del espacio considerado como el buque insignia de esta productora, Sálvame, podría provocar un aluvión de nuevos personados que ya no tienen miedo de ser chantajeados en vivo y en directo ante la audiencia de la tarde.

Fuga de anunciantes

Si la Fiscalía vuelve a prorrogar la investigación y el juez lo acepta, pondríamos una nueva fecha en el calendario: el 21 de diciembre. Algo que en absoluto preocupa a los que quieren ver sentados en el banquillo a los presuntos delincuentes. Sin duda el Caso Deluxe se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de la nueva directiva de Mediaset, que renovó su estructura en noviembre de 2022 y apartó de su cargo a Paolo Vasile tras 23 años en él, y que desea mirar al futuro sin la sombra de este asunto tan escabroso que ha manchado para siempre la historia del periodismo.

El descrédito de Sálvame es tal que, a pesar de que desde el programa defienden su datos de audiencia, que cada tarde ronda el 13 ó 14 por cinto de share, la realidad es que durante los últimos meses la fuga de anunciantes ha sido tan brutal que hace inviable su emisión, a diferencia de otros espacios de la misma cadena. De contar con bloques de anuncios de ocho minutos a principios de año han pasado a cinco, de los cuales parte se rellena con contenido promocional. Grandes y pequeñas firmas que no quieren anunciarse durante la emisión de este programa.

Comentarios