jueves 17.10.2019

'Gran Hermano' amenaza: Así trató de silenciar el abuso sexual a una concursante en la casa

La productora del programa ha amenazado con acciones legales a los periodistas que están destapando el contenido de las diligencias y cómo sucedió todo
En la imagen de archivo Jorge Javier Vázquez, presentador de Gran Hermano, con una imagen de fondo de la casa de Guadalix donde se realiza el programa
En la imagen de archivo Jorge Javier Vázquez, presentador de Gran Hermano, con una imagen de fondo de la casa de Guadalix donde se realiza el programa

Según informa Berto Molina en EL CONFIDENCIALla primera reacción de la productora de 'Gran Hermano' al sospechar de un presunto caso de abusos sexuales en la casa en 2017 fue silenciarlo todo. Las diligencias del caso en el que se investiga a José María López por presuntos abusos sexuales sobre Carlota Prado ante las cámaras del programa de Telecinco muestran que lo primero que hicieron los responsables del 'reality show' fue pedirle a ella que no dijera nada. "Carlota, este tema, por José María y por ti, por el bien de ambos, no debe salir de aquí", le dijo la voz del 'súper', que dirige el día a día en la casa tras mostrarle a ella el vídeo, según fuentes jurídicas.

El 4 de noviembre de 2017, sobre la 01:30, en la madrugada de un sábado, después de una de las fiestas en que la productora Zeppelin TV daba alcohol a los participantes de 'GH Revolution', José María, de 24 años entonces, acompañó a Carlota, también de 24 años, a la habitación grande, donde se encontraban sus camas. Los dos habían mantenido antes relaciones sexuales consentidas en el espacio de televisión. Ella muestra visibles síntomas de embriaguez. Él la ayuda a quitarse los zapatos y se meten debajo del edredón. Cuando se quitan los micrófonos, los responsables del programa les piden que se los vuelvan a poner.

Según la jueza que ha investigado el caso, bajo el edredón "pudiera ser que José María estuviera quitando los pantalones y las bragas a Carlota" cuando ella le dijo "no puedo". Según el auto de la magistrada, que describe la escena de un vídeo que no ha visto la luz, esto ocurre cuando ella estaba "sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados". Aunque están bajo el edredón, hay movimientos de él que, según la jueza, "pudieran consistir en penetraciones", pidiendo a las partes que acusen, con lo que da por terminada la investigación.

Gran Hermano denuncia ante la Guardia Civil un presunto abuso sexual a una concursante

A la mañana siguiente, después de que los responsables del programa hablaran entre ellos y de multitud de llamadas durante la noche, Zeppelin TV decidió ponerle el vídeo de los hechos a Carlota en el 'confesionario', la sala que utilizan para hablar con los concursantes al margen del resto. La cámara graba todo, en ese momento, el programa seguía su curso. La exparticipante, según fuentes jurídicas, pone cara de asombro. Al principio, se tapa la boca con una mano y luego con dos. "¿Pero esto qué es?", pregunta con cara de temor y sorpresa, pidiendo que quiten las imágenes, algo que no ocurre. La grabación dura unos 12 minutos. Empieza a dar vueltas alrededor del sofá rojo que está en el centro y en un momento dado pide que le den algo para calmarse.

Ella se dirige a la puerta para salir y pide: "Ábreme la puerta, por favor". Pero la voz distorsionada del 'súper', el que controla la casa y que en ese momento era Pablo Masiá, le dice: "No, todavía no, Carlota. Espera un segundo, por favor". Ella estalla: "¿A qué tengo que esperar? Bastante mierda tengo en la cabeza con lo que acabo de ver". Ella insiste en que la dejen salir. Llorando y tapándose la cara, pide que le garanticen que el vídeo no va a ver la luz: "No quiero hablar con Patricia [la psicóloga], quiero hablar con mis amigos de ahí fuera y me tienes que asegurar que esto no va a salir, porque evidentemente voy a hablar de esto".

Es entonces cuando los responsables del programa le piden discreción: "Por favor, Carlota, este tema, por José María y por ti, por el bien de ambos, no debe salir de aquí". "¿Y qué coño digo?", responde ella alterada. En ese momento, José María ya estaba expulsado del programa y la organización ofrecía a Carlota seguir si quería: "La organización ha tomado la decisión por José María y por ti pero esto no puede extenderse a la casa".

A los 12 minutos de grabación, siempre según fuentes jurídicas, entran Pilar Blasco (CEO de la empresa) y una psicóloga y ambas abrazan a Carlota. La grabación se corta y el plano salta a una concursante que come espaguetis. El vídeo está aportado en las diligencias que durante casi dos años ha instruido un juzgado de Colmenar Viejo, el que corresponde a Guadalix de la Sierra, donde está la casa de 'Gran Hermano'.

Sigue leyendo este artículo completo en EL CONFIDENCIAL

Más información en vídeos 
Comentarios