jueves 17.10.2019

Un concursante de 'Gran Hermano', a un paso del banquillo por abuso sexual en el programa

El auto que termina la instrucción judicial destaca que José María estaba consciente y ella ebria. Considera que hay indicios de abuso sexual tras el ver el vídeo de 'Gran Hermano'
Actualmente Telecinco emite la séptima edición de famosos del programa de telerrealidad
Actualmente Telecinco emite la séptima edición de famosos del programa de telerrealidad
Según informa Bertlo Molina en El ConfidencialCarlota Prado, la concursante de 'Gran Hermano Revolution' (Telecinco) que denunció haber sufrido abusos sexuales en el programa en 2017, se hallaba tumbada "sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama", cuando José María López, otro concursante, realizó movimientos bajo el edredón "que aparentemente pudieran consistir en penetraciones". Así lo refleja la jueza que ha investigado el caso durante dos años y que ha dado por terminada la instrucción.

La magistrada da un plazo a las partes para que decidan si acusan, al considerar que hay indicios de un delito de abuso sexual, penado con entre uno y tres años de cárcel. Lo hace tras analizar el vídeo del programa, con los movimientos bajo el edredón, que se captaron en la madrugada del 3 al 4 de noviembre. Una de las cámaras del programa lo grabó todo. La defensa insiste en la inocencia de José María y en que si hubiera habido un abuso el programa habría interrumpido el concurso de inmediato. Ni la productora ni la cadena quisieron hacer comentarios.

Foto: José María y Carlota, en una de las camas de 'GH Revolution'. (Mediaset España)

Según fuentes jurídicas, la jueza de Colmenar Viejo que ha investigado el caso dio por terminada la instrucción el 10 de diciembre de 2018. Con ese paso, la jueza permite a las partes que acusen a José María López antes de mandarlo al banquillo por abusos sexuales para que sea juzgado y se determine si es inocente o culpable. La defensa del concursante recurrió ese auto, pero la Audiencia Provincial de Madrid ratificó la decisión el pasado 25 de julio. Consideró que "existen indicios de que la conducta del recurrente pudiera ser constitutiva de un delito de abuso sexual".

La jueza de Colmenar, el partido judicial al que pertenece Guadalix de la Sierra, el pueblo de Madrid donde está la casa de 'GH', hace un resumen de los hechos a partir del vídeo nunca emitido. "Alrededor de la 01:30 de la madrugada, del 4 de noviembre de 2017 […] en la denominada habitación grande, José María López Pérez se introdujo en la cama con Carlota Prado Alonso, la cual se hallaba vestida íntegramente, habiéndose quitado únicamente las botas con la ayuda de José María".

Ocurrió en una fiesta con alcohol

Por el contrario, este se quitó los pantalones y se quedó en calzoncillos y camiseta. Ambos regresaban de una fiesta organizada por el programa en la que se facilitaba alcohol a los participantes. Carlota declaró que había bebido aproximadamente cuatro chupitos de tequila mientras que José María no ingería alcohol. Acto seguido, José María le dijo a Carlota que le iba a contar un secreto y tapó a ambos con el edredón, "observándose una manipulación interna en la que José María pudiera ser que estuviera quitando los pantalones y las bragas a Carlota".

La jueza prosigue con el relato: "Esta le comunicó, sin apenas fuerza, la frase 'no puedo', sacó uno de sus brazos del edredón y lo dejó caer contra la pared. También se quitó la parte de arriba con dificultad y sacó una mano, posicionándola en vertical y recta hacia José María, en la que pudo manifestarle que parase su acción, la cual pudiera consistir en tocamientos de su cuerpo en base a las oscilaciones apreciadas".

"Carlota se hallaba sin apenas moverse"

A pesar de ese gesto, siguieron los "movimientos internos" mientras "Carlota se hallaba sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama". Entonces, "José María le dijo que abriera los ojos y pudo abrirlos muy poco, cerrándolos al momento y sin volver a abrirlos pese a la insistencia de José María, quien le llegó a mover la cabeza para enfrentarla a él. Tampoco esta le respondió a la pregunta '¿qué te pasa?".

Entonces, el auto detalla los indicios que considera de abuso sexual: "Después Carlota le dijo: 'Quita' y se dio la vuelta, para posicionarse de espaldas a José María. Asimismo, se volvieron a ocasionar desplazamientos por parte de Jose María que impulsaban a Carlota hacia arriba y abajo, sin que 'motu proprio' esta reaccionara ante tal estímulo; el cual pudiera consistir, de acuerdo con la posición de José María y su respiración más agitada, en penetraciones [...]".

La jueza insiste en que los hechos que describe están expuestos "con carácter indiciario y provisional": "Después, José María tapó la cara a Carlota con el edredón, diciéndole: 'Tápate', reiterando los mismos desplazamientos que aparentemente pudieran consistir en penetraciones. Tales actos, en total, permanecieron durante cinco minutos aproximadamente, concluyendo cuando María Robles Hurtado, 'súper' del referido programa —la cual les estaba observando a través de las cámaras y quien ostentaba facultades para comunicarse por megafonía con los concursantes, asistencia de los mismos en el llamado 'confesionario', y organización del contenido del programa 24 horas—, ordenó a estos que se colocaran bien los micrófonos y que Carlota acudiera al confesionario".

Gran Hermano denuncia ante la Guardia Civil un presunto abuso sexual a una concursante

"Se le cayó su ropa interior"

Tras recibir ese mensaje, "Carlota empezó a vomitar y José María dijo a la 'súper' entre risas que Carlota no podía ir al confesionario. Carlota apenas se movía de la cama, permaneciendo con los ojos cerrados e impidiendo que José María la vistiera por no querer cambiar su posición. Posteriormente, cuando aquella logró levantarse, con la ayuda de José, se puso encima una manta y al caminar se le cayó su ropa interior. Una vez en el confesionario, Carlota pudo observar la reproducción de las imágenes de lo sucedido en ese mismo día, a la 01:30 am, de las que solo sostenía un recuerdo borroso consistente en irse a la 'habitación grande', quitarse 'el jersey' y vomitar".

Sigue leyendo este artículo completo en El Confidencial

Más información en vídeos 
Comentarios