martes 20/10/20

Alain Hernández, protagonista de 'El Accidente' y 'La Catedral del Mar'

Dos grandes apuestas de ficción para el próximo otoño en televisión

Alain Hernández, protagonista de 'El Accidente' y 'La Catedral del Mar'
Alain Hernández, protagonista de 'El Accidente' y 'La Catedral del Mar'

Son muy pocos los grandes secundarios que logran dar el salto a protagonista, pero Alain Hernández es uno de esos pocos actores españoles que ha logrado dar el salto sin hacer ruido, tan poco que todavía pasa inadvertido en los photocall de los premios a los que es nominado o en las presentaciones de sus últimos proyectos televisivos.

Este catalán vive entre su Barcelona natal y Madrid, aunque en los últimos meses ha pasado más tiempo en campos de Toledo y de la sierra madrileña que en la propia urbe. El motivo, sus dos próximas series: La Catedral del Mar y El Accidente, dos de las grandes apuestas de Antena 3 y Telecinco, respectivamente, para la próxima temporada.

Palmeras en la nieve supuso el punto de inflexión en su carrera, luego llegaron El rey tuerto, por la que fue nominado a los Premios Feroz, Plan de fuga, cinta que podría colocarle en la carrera de los próximos Goya, y Que baje Dios y lo vea, cuyo estreno se ha trasladado a principios del año 2018.

Embarcado junto a Aura Garrido en el rodaje de la segunda cinta de Hugo Stuven, el intérprete se sorprende del escaso interés mediático que ha suscitado su trabajo artístico, pero fiel a su carácter cauteloso tampoco reclama una popularidad que llegará por sí sola porque tiene en el bolsillo a media industria.

CHANCE: Cuéntanos cómo es Juan Espada, uno de los protagonistas de 'El Accidente'. ¿Es el hermano que vive a la sombra del otro?

ALAIN HERNÁNDEZ: A la sombra, no. Es el hermano mayor - José Espada, encarnado por Quim Gutiérrez, es el pequeño- y ejerce como tal, a la que puede, reprende a su hermano porque es un perla, un canalla, tiene que hacer esa figura. Al mismo tiempo, es un tipo muy leal y tremendamente familiar. Se va a ver envuelto en situaciones muy complicadas sin comerlo ni beberlo, tendrá que salir como sea. Por momentos querrá ser un medio héroe. Se le vendrá encima todo un mundo de mafia.

CH: ¿Cómo te llega el papel?

A.H: Me lo propusieron con bastante urgencia cuando estaba rodando 'Que baje Dios y lo vea', la comedia que estrenamos en enero del año que viene. Estaba rodando esta película y ya directamente me propusieron el personaje sin prueba y me pasaron los primeros capítulos de guión para que viera lo que era, me encantó.

CH: Pero te llega en un momento en el que te proponen mucho cine y esto te obliga a centrarte en un rodaje durante seis meses... ¿Arriesgado?

A.H: Era una incógnita, un dilema de qué hacer porque me llega mucho como protagonista. Por otra parte, me lo pensé, eran siete meses, el personaje tendría un peso muy importante, me apetecía mucho trabajar con el elenco, y lo pude abordar porque hubo proyectos que se quedaron por el camino y otros que tenía que decir que no. Cuando acabe con esto empalmo con una película, 'Solo', la segunda película de Hugo Stuven con Aura Garrido.

CH: Menudo tándem protagonista...

A.H: Es la historia real de un surfero que en 2014 se cayó en un acantilado en Fuerteventura y estuvo más de dos días él solo en una cala. Así que se centra mucho en esas horas de supervivencia de mi personaje, muy como las 127 horas de Danny Boyle. Aura es la novia del personaje y habrá secuencias previas al accidente a través de flashbacks.

CH: Te espera un rodaje duro y vienes de hacer 'La Catedral del Mar', otras de las grandes apuestas de ficción para el próximo otoño. ¿Qué ha pasado para este boom?

A.H: No sé, siempre hay ese primer componente de suerte, en el que accedes a un casting importante porque ha habido unos directores que han confiado en ti. En mi caso creo que fue con 'Palmeras en la nieve', cuando Eva Leira y Yolanda Serrano confiaron en poder presentarme a Fernando González Medina como alternativa de personaje de Jacobo, un gran secundario. A partir de ahí se fue precipitando más todo. Luego llega 'Plan de fuga' y empiezas a demostrar que puedes afrontar estos personajes importantes. Estoy teniendo mucha suerte porque estoy haciendo proyectos que me gustan mucho, he dicho también no a alguna cosa que no me ha convencido. Es momento de aprovecharlo y muy orgulloso del trabajo hecho. Ves que están muy contentos los productores y directores con los que he colaborado y eso es buena señal.

CH: El personaje de 'Plan de fuga' son de esos que gustan mucho para las nominaciones a los premios de cine. ¿Cómo llevas esta cierta popularidad?

A.H: No te creas que soy muy popular. Mira hay gente que te reconoce, pero no es nada agobiante. Estoy muy tranquilo en ese sentido, y aunque llegase tampoco me preocupa. Soy un tipo muy normal.

CH: ¿De dónde eres?

A.H: De Barcelona.

CH: ¿Te has tenido que trasladar a Madrid para trabajar?

A.H: Voy yendo y viniendo. Con 'La Catedral del Mar' me tocó rodar en Madrid y en Toledo, muy lejos de casa. Por ejemplo, a veces me extraña esa cosa mediática: aún habiendo hecho lo que hecho, me llama la atención no tener ese punto de atención. De los medios que están sentados en aquella mesa no me ha entrevistado nadie. ¿Por qué no puede interesar a nivel artístico el actor? Me sorprendió cuando estuve nominado al Mejor Actor de los Premios Feroz y a los Gaudí, enfrentándote a los grandes y no me entrevistó ningún medio por 'El rey muerto'. No lo estoy reclamando, solo que me llama la atención. Solo es mi quinta película protagonista, aún así, no se refleja.

CH: 'Solo', la historia de un surfero que sobrevivió 48 horas solo en Punta Paloma...

A.H: La gran aventura de Álvaro Vizcaíno se remonta al día 7 de septiembre de 2014, cuando este empresario decidió desplazarse en su Isuzu Trooper hasta el litoral de Barlovento (La Palma de Gran Canaria) para practicar surf, su deporte favorito. Tras dejar la tabla y su mochila en el suelo trató de buscar una zona para bajar hasta la marea. Pero un mal resbalón en las dunas hizo que se deslizara a gran velocidad y quedara colgado de un acantilado. Cuando le flaquearon las fuerzas cayó sobre las rocas y el golpe le provocó una fuerte contusión en la cadera, fractura de pelvis y heridas de diversa consideración.

Tal y como relató el 16 de ese mismo mes el diario La Provincia, el joven permaneció herido durante 48 horas en la playa de Punta Paloma y tuvo la suerte de que sus gritos fueran oídos por un policía portuario y dos funcionarios del Estado, que le rescataron. "Les estoy infinitamente agradecido porque me salvaron la vida. Si no llegan a encontrarme no sé lo que hubiera sucedido, quizá no lo hubiera contado porque el dolor era infinito no solo por las heridas, sino por el escozor del agua salada y ya no me quedaban fuerzas para seguir encima del bugui", agradeció el surfista cuando salió del Hospital General Virgen de La Peña.

Más información en vídeos 
Comentarios