martes 20.08.2019

Rescatan el cadáver del menor de 15 años de edad que se ha ahogado en un pantano

Rescatan el cadáver del menor de 15 años de edad que se ha ahogado en un pantano
Rescatan el cadáver del menor de 15 años de edad que se ha ahogado en un pantano

Un adolescente de 15 años ha muerto la tarde de este sábado ahogado en el pantano del Pontón Alto, cerca del municipio segoviano de Valsaín, cuando se estaba bañando junto a unos amigos, integrantes de una excursión procedente de Madrid, según ha explicado el alcalde, Samuel Alonso.

Fuentes del Servicio de Emergencias 112 han explicado que el suceso ha ocurrido poco antes de las cinco de la tarde, cuando el menor se ha sumergido y su cuerpo no ha vuelto a ser visto en la zona, por lo que los buzos de la Guardia Civil han estado buscando el cuerpo durante casi cuatro horas.

Tras rastrear la zona, el cadáver del menor, al parecer de origen ecuatoriano, ha sido hallado poco antes de las nueve de la noche cerca de donde fue visto por última vez por sus compañeros de excursión. Ahora es conducido al Instituto Anatómico Forense de Segovia, donde se le realizará la autopsia.

Al parecer, el lugar en el que se ha ahogado no es especialmente profundo, según ha relatado el regidor segoviano, que permanece en la zona de la búsqueda, donde se han desplegado efectivos de la Guardia Civil, Bomberos y de la Cruz Roja, que ha llevado a su equipo de ayuda psicológica para atender a sus compañeros de excursión.

El embalse del Pontón Alto no es una zona de baño registrada por la Junta de Castilla y León y, cada año, esta administración junto con la Subdelegación del Gobierno despliegan una campaña informativa para alertar del peligro de estas aguas para esta actividad.

Próximo a la ciudad de Segovia y al Real Sitio de san Ildefonso-La Granja, la zona registra cada año un notable aumento de visitas con la llegada del verano.

El Pontón Alto, que entró en funcionamiento en 1993 y se cobró su primera víctima en el verano de 1995, pertenece a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), y en sus aguas se han registrado numerosas muertes.

Las tres últimas se registraron en 2007, cuando falleció un joven de origen marroquí; en 2009, donde la víctima fue una menor de edad con orígenes en Angola, en julio de 2011, cuando murió un bañista natural de República Dominicana.

En la zona existen carteles que alertan de la peligrosidad de las aguas y se distribuyen cada año folletos informativos para recomendar a las personas que pasan el día a sus orillas que no se introduzcan en el agua.

La existencia de corrientes potentes y rocas en el fondo que no se aprecian desde la superficie son los factores principales que determinan la peligrosidad, según las administraciones que desarrollan estas campañas.

Más información en vídeos 
Comentarios