lunes 19.08.2019

Encuentran tres cadáveres en el interior de un pozo de 47 metros de profundidad

Podrían corresponder con los represaliados por falangistas en el año 1936

Encuentran tres cadáveres en el interior de un pozo de 47 metros de profundidad
Encuentran tres cadáveres en el interior de un pozo de 47 metros de profundidad

En la tarde de ayer se hallaron tres cuerpos a 47 metros de profundidad del pozo de s'Àguila, situado una finca particular de la Marina de Llucmajor en Mallorca, cuando se cumple una semana que se iniciaron los trabajos de intervención. Los tres presentan fracturas de trauma peri mortem, posiblemente debido a la caída dentro.

Cabe recordar que la conselleria de Cultura, Participación y Deportes del Govern encargó esta exhumación y el resto de las incluidas en el Plan de Actuación 2018 al equipo técnico de la sociedad Aranzadi, que trabaja desde el pasado domingo día 3 de febrero en la búsqueda de los cuerpos de los represaliados que podrían encontrarse dentro del pozo. Según la información procedente de varios testigos orales, uno de ellos sería Julià Fullana Mas, quien en agosto de 1936 fue detenido, torturado y arrojado vivo, según los testigos, en el pozo de s'Àguila por falangistas. Julià Fullana era hijo de Joan Fullana, uno de los fundadores del partido socialista de Llucmajor y tenía entre 26 y 30 años cuando lo asesinaron. Trabajaba en la cantera de Son Fullana.

Además, se cree que un número indeterminado de trabajadores de las canteras de s'Arenal también fueron lanzados a este mismo pozo, que es el segundo intervenido en pocos meses. Estos datos están en la investigación de Magdalena Jaume y Josep Quetglas que recoge el Mapa de Foses de les Illes Balears. Aun así, hasta que no se contrasten las muestras de ADN con los restos encontrados no se podrá determinar la identidad de ninguno de los cuerpos.

La consellera Fanny Tur, en su visita al pozo junto con los representantes del ayuntamiento de Llucmajor y de la Associació Memòria de Mallorca, destacó que "buscar cuerpos en un pozo, a pesar de las dificultades técnicas y el esfuerzo, es una de las tareas más duras porque evidencian una crueldad extrema. El pozo de s'Àguila es protagonista de muchas historias locales y será una inmensa satisfacción poder cumplir con el deber de sacar de allí y volver a sus familias los cuerpos de aquellas personas que pagaron tan caro haber trabajado por la democracia".

Más información en vídeos 
Comentarios