Miércoles 20.03.2019

Detenido un empleado de Amazon por sustraer productos por 300.000 euros

Manipulaba los envíos que sus colaboradores externos hacían de productos de escaso valor a través de una aplicación móvil y les enviaba género de alta gama

Detenido un empleado de Amazon por sustraer productos por 300.000 euros
Detenido un empleado de Amazon por sustraer productos por 300.000 euros

La Policía Nacional ha detenido en San Fernando de Henares (Madrid) a un empleado de Amazon y a otras dos personas por haber sustraído género de la empresa con un valor total de 300.000 euros.

El empleado detenido, gracias al puesto de trabajo que ocupaba y a sus conocimientos sobre la empresa, manipulaba los envíos que sus colaboradores externos hacían de productos de escaso valor a través de una aplicación móvil y les enviaba género de alta gama.

Según informa la Policía Nacional en un comunicado, el detenido llegó a repetir la operación hasta en 20 ocasiones, y el valor de todo el género que sustrajo de la multinacional con la ayuda de sus colaboradores asciende a 300.000 euros.

Fuentes de la investigación han precisado que la multinacional afectada es Amazon, que, en un comunicado remitido a Efe, ha asegurado haber "trabajado estrechamente con la Policía" en este caso. "Tenemos tolerancia cero hacia cualquier tipo de actividad criminal”, ha subrayado la compañía. 

La investigación se inició a finales de 2018, cuando el departamento de seguridad de la empresa detectó en la zona de distribución cinco paquetes cuyos pesos de salida del centro no coincidían con los de entrada.

Al inspeccionarlos, descubrieron que en su interior, en vez de encontrarse el objeto de poco valor que los clientes habían comprado a través de la aplicación móvil, había móviles y relojes electrónicos de alta gama.

Los agentes descubrieron que el empleado, que tenía acceso a los inventarios y a los productos, sustraía productos de alto valor de la zona de almacenaje -teléfonos móviles, relojes- de los que quedaran pocas unidades y una vez tenía preparado el género que quería robar lo empaquetaba y calculaba su peso.

A continuación, el detenido avisaba a sus colaboradores para que hicieran un pedido y les indicaba tanto el producto a comprar, del cual ya había calculado el peso para que coincidiera con el del material que quería sacar de la empresa, como el día y la hora en que debían hacerlo.

Si la orden de compra salía de alguno de otros centros logísticos de la multinacional que no fueran el de San Fernando de Henares, el operario lo comunicaba a su colaborador para que diera orden de devolución.

La investigación, que llevó a cabo el grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Coslada-San Fernando de Henares, se saldó con tres detenidos y personas investigadas con distinto grado de implicación.

Más información en vídeos 
Comentarios