jueves 24/6/21

Castilla-La Mancha tiene 35 zonas oficiales de baño autorizadas en parajes naturales

Para proteger la salud de las y los usuarios y de estos espacios, la Consejería de Sanidad lleva a cabo un Programa Regional de Vigilancia Sanitaria de las Aguas de Uso Recreativo
Castilla-La Mancha tiene 35 zonas oficiales de baño autorizadas en parajes naturales
Castilla-La Mancha tiene 35 zonas oficiales de baño autorizadas en parajes naturales

Castilla-La Mancha cuenta, para esta temporada de verano, con 35 zonas oficiales de baño de interior en parajes naturales, correspondientes a 21 municipios e integradas en las demarcaciones hidrográficas del Júcar, Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Por provincias, en Albacete se controlan ocho zonas de baño, de las cuales siete corresponden a las lagunas del municipio de Ossa de Montiel, en concreto las Lagunas de la Colgada, la Salvadora, la Tomilla, la de Santo Morcillo, la Redondilla y las dos de San Pedra, del Parque de las Lagunas del Ruidera; y una en el Río Júcar en el municipio de Alcalá del Júcar, tal y como ha precisado la Administración regional en un comunicado.

En Ciudad Real se vigilan nueve zonas de baño en total, cinco de las cuales se encuentran en el Río Bullaque y en concreto, tres corresponden al municipio de Piedrabuena y dos en el municipio de El Robledo; una en el Pantano de Carboneras, en el municipio de Brazatortas, y tres zonas de baño en Ruidera, dentro del Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera, que son las Lagunas del Rey, Entrelagos y la Morenilla.

En la provincia de Cuenca se supervisan siete zonas de baño, que son el Embalse de Buendía, con dos zonas de baño, ambas en Buendía; el Río Guadiela, en Albendea; la Laguna del Tobar, en Beteta; el Río Escabas, en Cañamares; el Embalse de la Toba en Cuenca) y el Río Cuervo, en Santa María del Val.

En Guadalajara se agrupan un total de siete zonas de aguas de baño, dos en el Río Tajo, en los términos municipales de Trillo y Zaorejas; tres en el Embalse de Entrepeñas, en Alocén, Durón y Pareja; una en el Embalse de Alcorlo, en La Toba y una en el Embalse de Pálmaces de Jadraque.

La provincia de Toledo cuenta con cuatro zonas de baño, tres en las Lagunas de Villafranca de los Caballeros y una en el Embalse de Cazalegas.

Para proteger la salud de los usuarios de las zonas de baño, la Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, lleva a cabo un Programa Regional de Vigilancia Sanitaria de las Aguas de Uso Recreativo.

Este programa permite el control de la calidad de las aguas, las instalaciones y sus entornos.

La vigilancia de estos espacios está basada fundamentalmente en la inspección ocular de la playa y el agua, así como la toma de muestras del agua de las zonas de baño para comprobar su calidad, y a partir de estos datos, la Consejería de Sanidad emite informes sobre la aptitud de baño de las aguas con una periodicidad quincenal hasta que finalice la temporada de baño, el 15 de septiembre.

Entre los análisis de las aguas de baño, se determinan, en la red de Laboratorios de Salud Pública, todos los parámetros microbiológicos exigidos por la normativa vigente.

Además, se vigilan otros parámetros biológicos como cianobacterias, microcistinas y, como novedad, la presencia del virus SARS-CoV2 causante de la covid-19, de forma que Castilla-La Mancha es la única comunidad autónoma que realiza estos últimos análisis. 

Comentarios