jueves 22/10/20

Dificultad de hablar o moverse, nuevos síntomas relacionados con el coronavirus

Por otra parte, la OMS recuerda que las mascarillas FFP2 se deben reservar a los sanitarios que atienden a pacientes
Contagios y muertes suben de nuevo ligeramente en España a 4.211 casos y 435 fallecidos
Dificultad de hablar o moverse, nuevos síntomas relacionados con el coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado su documento de 'Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus' para incluir la dificultad de hablar o moverse como nuevos síntomas relacionados con la COVID-19.

Estos se unen a los más habituales que provoca el coronavirus como la fiebre, la tos seca, el cansancio, dificultad para respirar u opresión en el pecho, así como congestión nasal, dolor de cabeza, conjuntivitis, diarrea, pérdida de gusto o el olfato, erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies.

Según recuerda el organismo de Naciones Unidas, el 80 por ciento de las personas que padecen COVID-19 se recuperan sin necesidad de acudir al hospital, si bien una de cada cinco experimentan un cuadro grave por el que tienen que ser ingresadas, especialmente aquellas que padecen hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer.

No obstante, la OMS recuerda que "cualquier persona" puede contagiarse del virus y caer "gravemente enferma", por lo que destaca la necesidad de que todos aquellos que tengan fiebre o tos y, además, respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse soliciten atención médica inmediatamente.

Si es posible, añade, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado. Asimismo, recuerda la importancia de acudir al centro con mascarilla y, en la medida de lo posible, mantenerse a un metro de distancia de los demás y no tocar las superficies con las manos.

"Es importante mantenerse, al menos, a un metro de distancia de los demás. Las gotículas pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por ello, es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol", destaca la OMS en el documento.

MASCARILLAS FFP2

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recordado que las mascarillas del tipo N95, FFP2 o equivalentes se deben reservar a los profesionales sanitarios que atienden a pacientes con COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

Precisamente, desde este jueves en España va a ser obligatorio el uso de cualquier tipo de mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público, o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros. Esto se suma a la obligatoriedad de llevarlas en los transportes públicos.

"Actualmente no hay suficientes pruebas a favor o en contra del uso de mascarillas (médicas o de otro tipo) por personas sanas de la comunidad en general. Sin embargo, estamos analizando activamente los datos científicos acerca del uso de mascarillas, los cuales evolucionan rápidamente, y actualiza continuamente sus orientaciones al respecto", señala el organismo de Naciones Unidas en el informe 'Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus'.

Por ahora, la OMS señala que las mascarillas médicas y respiradores del tipo N95, FFP2 o equivalentes deben reservarse para los trabajadores sanitarios ya que en la actualidad son las personas que están más expuestas al coronavirus. No obstante, recuerda que, a nivel general, su uso se debe combinar con otras medidas clave de prevención y control de las infecciones como, por ejemplo, la higiene de manos o el distanciamiento físico.

En cuanto a las personas enfermas o con síntomas de COVID-19, el organismo subraya la importancia de que se aíslen en su casa y usen una mascarilla médica de conformidad con la recomendación sobre el cuidado en el hogar de los pacientes con posible infección por coronavirus.

"Al toser, estornudar o hablar se pueden generar gotículas que causan la propagación de la infección. Estas gotículas pueden llegar a la cara de otras personas cercanas y caer en el entorno circundante. El hecho de que una persona infectada que tose, estornuda o habla lleve una mascarilla médica puede ayudar a proteger de la infección a quienes están cerca", explica la OMS.

Finalmente, señala que los cuidadores de enfermos de COVID-19 deben usar una mascarilla médica para protegerse, y sugiere que los países pueden recomendar el uso de estas mascarillas a ciertas personas pero siempre y cuando sea con un enfoque "basado" en los riesgos. Este enfoque toma en consideración el propósito de la mascarilla, el riesgo de exposición y la vulnerabilidad del portador de la misma, el entorno, la viabilidad de su uso y los tipos de mascarillas.

"Hay una escasez mundial de mascarillas médicas (tanto de mascarillas quirúrgicas como de mascarillas N95), por lo que estas deberían reservarse en la medida de lo posible para los trabajadores sanitarios. Las mascarillas no sustituyen otras formas más eficaces de protegerse a sí mismo y a los demás contra el COVID-19, como lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la boca con el codo flexionado o con un pañuelo y mantener una distancia de al menos un metro con los demás", zanja la OMS.

Más información en vídeos 
Comentarios