domingo 24/1/21

UGT exige un seguimiento a los profesionales que usaron mascarillas defectuosas

La Federación de Servicios Públicos (FeSP) del sindicato ha incidido en que no basta con haberlas retirado sino que es "necesario" averiguar en qué servicios específicos se distribuyeron y hacer pruebas periódicas a los profesionales sanitarios, sociosanitarios o de ambulancias que las hayan usado

El sindicato UGT de Castilla-La Mancha ha insistido este lunes en hacer un seguimiento de los profesionales que usaron las mascarillas defectuosas de 'Garry Galaxy' que fueron retiradas.

En nota de prensa, la Federación de Servicios Públicos (FeSP) del sindicato ha incidido en que no basta con haberlas retirado sino que es "necesario" averiguar en qué servicios específicos se distribuyeron y hacer pruebas periódicas a los profesionales sanitarios, sociosanitarios o de ambulancias que las hayan usado.

UGT ha recordado que en Castilla-La Mancha se compraron 500.000 mascarillas 'FFP2' del fabricante chino 'Garry Galaxy', de las que ya se habían recibido 82.000 y se habían distribuido en los distintos centros unas 26.000, sobre todo en centros sanitarios y en poca cantidad en centros sociosanitarios públicos.

No obstante, el responsable de Sanidad de FeSP UGT, José Manuel Pinillos, ha pedido conocer “en concreto” los servicios en los que se repartieron dichas mascarillas.

Además, debido al alto grado de exposición de estos profesionales que en la región alcanza porcentajes de contagio entre el 15 y el 18 por ciento, ha pedido establecer "con claridad" el protocolo a seguir para hacer el oportuno seguimiento de los profesionales que las hayan utilizado, de manera que se dé respuesta a la "inquietud" de muchos de ellos.

Por otro lado, la organización sindical ha reiterado la necesidad de garantizar la protección de los trabajadores al 100 % en el manejo de casos confirmados o sospechosos de coronavirus, sin distinciones entre categorías profesionales o ámbitos sino en función del grado de exposición.

También ha solicitado que se generalice la realización de pruebas no solo a los trabajadores con síntomas y a los que se les haya realizado con anterioridad, sino a todos los empleados que llevan desarrollando su labor desde el inicio del estado de alarma, ya que existen personas asintomáticas que se convierten en potenciales agentes de contagio hacia otros compañeros, sus familias o la población en general. 

Comentarios