miércoles 28/10/20

Sanidad pide a "todos" asumir que hay un nivel de transmisión de coronavirus no deseable

España registra un total de 31.973 muertos por coronavirus y 778.607 contagiados, tras sumar 9.419 nuevos casos y 182 muertes más
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en rueda de prensa en la sede del Ministerio de Sanidad
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en rueda de prensa en la sede del Ministerio de Sanidad

El Ministerio de Sanidad ha advertido de que "todos tenemos que asumir" que hay un nivel de casos de coronavirus no deseable, después de que se hayan notificado 9.419 nuevos contagios y 182 muertes más, que indican que la pandemia continúa en una fase de transmisión alta en España.

Así lo ha dicho el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en rueda de prensa este jueves, horas antes de que entren en vigor las medidas acordadas en el Consejo Interterritorial de Sanidad para controlar la extensión de los contagios y que supondrán confinamientos perimetrales en diez municipios madrileños, que permitirán mantener la actividad socioeconómica en estas zonas.

Simón ha dejado claro que el documento aprobado este jueves es un texto "vivo, que tiene que seguir desarrollándose" y que establece unos criterios mínimos que las comunidades pueden incrementar según sean sus situaciones epidemiológicas.

Sanidad ha notificado 9.419 nuevos contagios de coronavirus, de los que 3.715 se han confirmado en las últimas 24 horas, con lo que la cifra total de infectados desde el inicio de la pandemia se eleva a 778.607, y la de fallecidos a 31.973, 182 en las últimas 24 horas.

Según los datos proporcionados por las comunidades a Sanidad, Madrid acumula un 34 % de las nuevas infecciones (3.227) y ha confirmado 1.206 positivos el miércoles, con lo que la cifra total de contagios se eleva a 238.423 en esta comunidad.

En cuanto a la tasa de positividad arrojada por las pruebas PCR, también Madrid registra la más alta, con un 18 % (a fecha 28 de septiembre), seguida de Murcia (12,5 %), Castilla-La Mancha (11,2 %), Navarra (10,7 %) y Aragón (10,3 %).

A fecha de 30 de septiembre, había 10.867 enfermos de coronavirus hospitalizados, con lo que las camas hospitalarias se encontraban al 9,24 % de ocupación, porcentaje similar al del martes.

En el caso de las ucis, con 1.561 personas ingresadas por covid, la presión en estos centros de cuidados intensivos era del 18,1 %, frente al 17,13 % del martes, con una variabilidad importante también por comunidades al ir desde el 42,12 % de Madrid al 4,62 % de Galicia. Unas cifras que Simón ha calificado de "no catastróficas, pero no alentadoras".

Ante la situación en Madrid, Castilla y León ha vuelto a insistir al Ministerio de Sanidad sobre la necesidad de adoptar medidas en el AVE y autobuses que enlazan con otras autonomías, en especial con la capital española, aunque ello suponga aumentar las frecuencias o el número de trenes.

Entretanto, en la Rioja, la resignación ha sido el sentimiento dominante este jueves en Calahorra, Arnedo y Rincón de Soto, las tres localidades en las que han comenzado las medidas de restricción de la movilidad para tratar de frenar la curva de infecciones, ya que sus tasas de contagio son cercanas a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

Por su parte, el Gobierno de Navarra ha decidido prorrogar hasta el 8 de octubre las medidas preventivas destinadas a reducir la curva de contagios, aunque ha introducido modificaciones sobre aforos en comercios minoristas y centros comerciales.

En Andorra (Teruel) se ha acordado el levantamiento de las medidas adoptadas en materia de movilidad por razones de salud pública.

Para lograr un mayor cumplimiento de las cuarentenas, Cataluña ha actualizado el protocolo de actuación ante casos de COVID-19 y las ha reducido de 14 a 10 días, y con el objetivo de que estos confinamientos se cumplan Castilla-La Mancha ha aprobado una orden que recoge la posibilidad de dar los datos de las personas afectadas a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Una decisión que también ha adoptado la Comunidad de Madrid, donde la policía podrá acceder a datos de Salud Pública para controlar el cumplimiento de las cuarentenas por coronavirus.

DISPUTAS LEGALES Y POLÍTICAS EN MADRID

Por otra parte, la Comunidad de Madrid afronta otra etapa de restricciones en diez municipios, entre ellos la capital, decretadas por el Ministerio de Sanidad pero que el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso recurrirá mañana ante la Audiencia Nacional y cuya entrada en vigor aún no ha concretado.

Las medidas implican el confinamiento perimetral de las ciudades de más de 100.000 habitantes con una alta tasa de contagio de coronavirus, y serán de obligado cumplimiento en un plazo de 48 horas desde su comunicación a las comunidades autónomas.

Fuentes del Ejecutivo central han asegurado que esta comunicación tuvo lugar la noche del miércoles, pero el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha señalado que el Ministerio ha enviado un correo a las comunidades autónomas este jueves por la mañana.

En cualquier caso, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que cumplirá "de manera estricta" la orden aunque la llevará "a los tribunales" para "defender los intereses legítimos de los madrileños".

"Esta Comunidad no está en rebeldía, este Gobierno no está en rebeldía", ha dicho Ayuso en el pleno de la Asamblea de Madrid, donde ha insistido en que acudirá a la Justicia para que las medidas "se ajusten a la normativa y a la realidad" y sean "objetivas y justas".

Ese anuncio se ha concretado a última hora de la tarde cuando fuentes del gobierno regional informaban de que el recurso se presenta mañana viernes en la Audiencia Nacional y que se solicitarán medidas cautelares.

Por su parte, el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado (Cs), ha expresado su disconformidad con esta decisión a través de un tuit: "Ahora toca colaborar más y pelearnos menos en ruedas de prensa o tribunales para salvar vidas".

"Es una decisión de la presidenta Isabel Díaz Ayuso y ella tiene la última palabra", ha dicho Aguado en una entrevista en TVE tras conocerse la presentación del recurso mañana, aunque ha insistido en que no hay desavenencias: "Ni estamos divididos ni podemos permitirnos estar divididos".

Las restricciones ahora decretadas afectan a diez municipios madrileños donde residen un total de 4.786.948 ciudadanos: Madrid capital, Móstoles, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Leganés, Getafe, Alcorcón, Torrejón de Ardoz, Parla y Alcobendas. 

En estos municipios no estará permitido entrar o salir salvo para actividades "adecuadamente justificados", como ir a trabajar, y habrá más reducciones de aforos y de horarios en locales comerciales y de hostelería. 

Este paquete de medidas, que se aprobaron en el Consejo Interterritorial de Salud de ayer, es "de mínimos" y, por lo tanto, las comunidades afectadas, hasta ahora solo la de Madrid, pueden aplicar más medidas si lo consideran necesario, según ha recordado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón.

El epidemiólogo ha subrayado además que "no son confinamientos individuales sino perimetrales", es decir, que no se trata del mismo confinamiento vivido durante el estado de alarma en meses pasados.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se ha mostrado en contra de las restricciones al decir que la crisis del coronavirus "no se resuelve con imposiciones y sin criterios técnicos".

En cambio, los alcaldes de siete de las diez localidades madrileñas que deberán restringir su movilidad, todos ellos socialistas, han expresado su apoyo a las medidas y piden al Gobierno regional aplicarlas también en municipios pequeños con una alta incidencia de coronavirus.

La Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) calcula que las restricciones tendrán un impacto de 600 millones de euros semanales, lo que supondría una caída del PIB del 15 % en la Comunidad de Madrid.

Uno de los sectores afectados es la hostelería, que estima que las medidas impactarán de "forma drástica" en los 23.014 locales de los municipios afectados: reducirá su actividad un 75 % de media y en el último trimestre perderá una facturación de 1.131 millones de euros. 

Los hoteleros también han expresado su descontento por unas limitaciones que consideran "precipitadas" y "drásticas" que abocan al "parón de cientos de empresas".

Más información en vídeos 
Comentarios