lunes 25.05.2020

Profesionales de Salud Mental de CLM aconsejan no hablar permanentemente de COVID-19

Consejos para sobrellevar el confinamiento, para abordar la ansiedad que puede provocar el miedo al contagio, para afrontar la cuarentena si se tiene la enfermedad, así como recomendaciones para las personas mayores que vivan solas
Profesionales de Salud Mental de Castilla-La Mancha aconsejan no hablar permanentemente de COVID-19
Profesionales de Salud Mental de Castilla-La Mancha aconsejan no hablar permanentemente de COVID-19

El equipo de profesionales de la Coordinación de Salud Mental del Sescam recomienda evitar hablar permanentemente de la pandemia del coronavirus, ya que no es conveniente la sobreinformación, así como mantener rutinas y horarios en el confinamiento derivado del estado de alarma.

Son algunas de las recomendaciones que han hecho los profesionales de la Coordinación de Salud Mental del Sescam para afrontar de la mejor manera posible la situación que ha provocado la emergencia sanitaria del COVID-19 y la incertidumbre que está generando, ha informado este miércoles en una nota de prensa la Consejería de Sanidad.

Según estos profesionales, es conveniente mantener unas rutinas y horarios, llevar una vida lo más saludable posible con una buena alimentación e hidratación, mantenerse ocupado, buscar un momento para practicar alguna actividad física y tener contacto con nuestro entorno social a través del teléfono o videollamada.

Y para cuidarse emocionalmente, apuntan que es importante evitar hablar permanentemente de la pandemia "y desconectar siempre que se pueda ya que no es conveniente estar sobreinformado, y además abogan por la necesidad de informarse a través de fuentes oficiales "y evitar informaciones alarmistas o no contrastadas", así como por realizar actividades que ayuden a las personas a distraerse.

"Tenemos que tener presente que no estamos solos, formamos parte de una sociedad y podemos cuidar unos de otros. Debemos pensar de qué manera podemos ayudar, pero no angustiarnos si no tuviéramos posibilidad de hacerlo", ha apuntado la coordinadora de Salud Mental del Sescam, Teresa Rodríguez Cano, que también ha recordado la importancia "de respetar las reacciones emocionales de los demás".

Rodríguez Cano ha señalado que muchas personas que no han sido diagnosticadas de COVID-19 y tampoco presentan síntomas "sienten ansiedad o estrés emocional" y que ante esta situación, "los profesionales consideran fundamental identificar los pensamientos que pueden generar malestar y cuestionarlos buscando datos fiables".

"Lo fundamental es cumplir las recomendaciones indicadas, pensar que el fin es protegerse y proteger a los más vulnerables, y si creen que lo necesitan, pedir ayuda", ha añadido la doctora.

En el caso de pertenecer a población de riesgo, es esencial extremar las medidas de prevención y los hábitos saludables; quedarse en casa, evitar el contacto con otras personas y extremar las medidas de higiene como mejor forma de protección frente al coronavirus.

A su vez, para aquellas personas que están afectadas por la enfermedad y tienen que hacer cuarentena, los expertos mantienen que lo mejor "es identificar y cuestionar los pensamientos catastrofistas si aparecen".

En este sentido, la doctora Rodríguez Cano ha aconsejado que "si nos invade el miedo, lo mejor es recordar otras situaciones en las que hayamos sentido un temor similar que hayamos afrontado con éxito y pensar lo que nos ayudó a superarlo".

Si se trata de personas mayores o que están enfermas y viven solas, lo mejor para sobrellevar el confinamiento es identificar sus necesidades y pedir ayuda a algún familiar o vecino para realizar las compras en el supermercado o la farmacia.

Asimismo, es aconsejable hacer una lista de personas a quien llamar por teléfono, como familiares, amigos o vecinos, y mantener contacto telefónico con ellos todos los días, informalos de cómo se encuentran y si precisan algo, y en el caso de que no tengan apoyo, lo mejor es que busquen ayuda a través de los servicios sociales de su municipio.

En cuanto a los niños y adolescentes, los expertos recomiendan explicarles la situación de forma real pero sin alarmismos, adecuando el lenguaje a la edad del menor, y protegerles del exceso de información, de los bulos y mostrarse en todo momento disponible para aclarar las dudas que puedan tener.

Al respecto, el enfermero de la Coordinación de Salud Mental del Sescam Ignacio Redondo, ha indicado que es importante explicarles que quedándose en casa están ayudando a que muchas personas no se pongan enfermas, así como ayudar a los más pequeños a que expresen sus emociones.

Redondo ha recordado que los menores aprenden a gestionar sus emociones a partir de cómo lo hacen sus adultos de referencia y por eso, "éstos deben conservar ciertos espacios de soledad y calma, para poder estar emocionalmente disponibles para los más pequeños".

Y ha agregado que también es muy importante seguir comunicándose con los seres queridos, familia y amigos, algo posible gracias a las oportunidades que ofrecen hoy en día las nuevas tecnologías.

También en el caso de los menores es necesario mantener ciertas rutinas y organización, como establecer horarios de sueño, comidas, juegos y estudios, así como aplicar las medidas higiénicas preventivas que recomiendan los profesionales de la sanidad.

Pero a pesar de que es presiso mantener ciertas rutinas, también conviene flexibilizar los horarios y no sentir culpabilidad si se cede a actividades lúdicas.

Con todo, ante estas circunstancias especiales de estrés y permanencia en los hogares, es posible que los menores se muestren más exigentes "con rabietas y enfados más duraderos y difíciles de manejar", ha advertido Redondo que ha remendado para afontarlas "paciencia y tolerancia".

Más información en vídeos 
Comentarios