jueves 4/3/21

Personal de Atención Primaria y dentistas, próximos sanitarios en vacunarse de la covid-19

- Los sanitarios que se hayan infectado podrán vacunarse a los 6 meses del contagio.

- Sanidad aclara que la segunda dosis puede aplicarse hasta 28 días después sin perder eficacia.

Mónica, la primera sanitaria en ser vacunada contra la covid en España, en la residencia 'Los Olmos' de Guadalajara recibiendo la primera dosis de la vacuna
Personal de Atención Primaria y dentistas, próximos sanitarios en vacunarse de la covid-19

 Los siguientes sanitarios en recibir la vacuna contra la covid-19 tras los de "primera línea" serán los profesionales de Atención Primaria y personal de odontología, higiene dental y otro personal sanitario que atiende sin mascarilla durante más de 15 minutos.

Así se establece en la actualización 2 de la Estrategia de vacunación aprobada este jueves por la Comisión de Salud Pública y conocida este viernes, y que recuerda que en la primera etapa de la vacunación, que aún no ha concluido, están los residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de mayores y de atención a grandes dependientes así como el personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario.

También está incluido otro personal sanitario y sociosanitario así como personas consideradas grandes dependientes que no estén institucionalizadas.

El próximo grupo a vacunar en la siguiente etapa es el de las personas mayores de 80 años, que comenzará "a vacunarse en el menor plazo de tiempo posible y en función de la disponibilidad de dosis de vacunas".

Según datos del INE de enero de 2020, en España hay 2.851.054 personas de 80 años y más (1.056.207 hombres y 1.794.846 mujeres), lo que representa el 6 % de la población.

No obstante, algunas de las personas de este grupo de edad pueden haber sido vacunadas en los grupos considerados con anterioridad, por lo que el número a vacunar será menor.

Desde el principio de la pandemia, ha recordado el documento de Salud Pública, la afectación de casos graves y fallecidos ha sido muy superior en los grupos de edad a partir de los 70 años y la letalidad ha sido de alrededor del 8 % en los de más de 70 años y del 20 % en los de más de 80.

En los últimos meses la letalidad en los de más de 80 años es algo inferior, sobre un 15 %, pero sigue habiendo una diferencia importante con el resto de grupos de edad.

Por otro lado, el personal sanitario y sociosanitario que no se incluye en la etapa 1 podrá vacunarse en la etapa 2 de manera prioritaria, dentro de las categorías "personal esencial de primera línea" u "otro personal esencial".

Asimismo, dada la situación actual de disponibilidad de dosis y la evidencia sobre la duración de la inmunidad tras la infección y la baja frecuencia de casos de reinfección, se ha determinado que "se podrá posponer la vacunación del personal sanitario de primera línea y del otro personal sanitario y sociosanitario hasta que transcurran seis meses de la fecha de diagnóstico.

Esta recomendación se realizará preferentemente en las personas de estos grupos menores de 55 años y sin condiciones de riesgo.

Se mantendrá la pauta de dos dosis de la vacuna en las poblaciones que se están vacunando, administrando la segunda cuanto antes a partir de los 21 días en el caso de Comirnaty, de BioNTech y Pfizer, y cuanto antes en el caso de la vacuna de Moderna a partir de los 28 días.

La pauta completa de vacunación se realizará con la misma marca de vacuna.

La justificación ética de la priorización realizada se basa en los principios de necesidad, equidad y reciprocidad, que aconsejan la priorización dentro de cada uno de los grupos para vacunar a las personas que más se exponen al riesgo de enfermar (sanitarios y sociosanitarios más expuestos) y aquellas que más se hospitalizan y fallecen.

El documento de esta actualización resalta asimismo el criterio de "solidaridad" para que todos los esfuerzos se centren en todas aquellas personas que puedan ver más afectada su salud o estén más expuestas al virus.

El documento recalca que "la complicación fundamental" en la implantación de la Estrategia de Vacunación es "la limitación en el número de dosis" y "los cambios" en la planificación del suministro de las dosis inicialmente comunicadas; "esto está dificultando el funcionamiento correcto del programa", ha añadido.

SANITARIOS QUE SE HAYAN INFECTADO

Por otra parte, los profesionales sanitarios que hayan pasado la covid-19 podrán aplazar su vacunación a los seis meses de haber recibido el diagnóstico positivo, según la última actualización de la estrategia que centra esta recomendación preferentemente en los menores de 55 años.

El documento aprobado en la Comisión de Salud Pública extiende también este consejo al grupo 3 del plan de vacunación, que incluye al personal sanitario y sociosanitario que no trabaja en primera línea y que será inmunizado tras los profesionales de este sector que están siendo ahora mismo inmunizados.

Se trata de los profesionales del ámbito hospitalario y de atención primaria no considerado en la primera línea, de odontología e higiene dental y otros trabajadores que atienden a pacientes sin mascarilla y durante un tiempo superior a 15 minutos.

En ambos casos, "se podrá posponer la vacunación del personal sanitario de primera línea (grupo 2) y del otro personal sanitario y sociosanitario (grupo 3) que haya pasado la enfermedad, hasta que transcurran 6 meses de la fecha de diagnóstico".

Una "recomendación se realizará preferentemente en las personas de estos grupos menores de 55 años de edad", reza la segunda actualización de la estrategia. 

APLICACIÓN DE LA SEGUNDA DOSIS

De otro lado, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha aclarado este viernes que retrasar una semana la segunda dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer/BioNTech, de forma que se administre entre 21 y 28 días después de la primera, no influye en su nivel de eficacia.

Lo ha hecho en un comunicado lanzado para "evitar confusiones tanto por parte de profesionales sanitarios como de la ciudadanía" y dejar claro que "retrasar la segunda dosis de Cominarty por un período de tiempo corto no va a disminuir la protección".

"Un retraso de una semana, que puede ser necesario por motivos de logística, de las condiciones de la persona que recibirá la vacuna, o de ajustes en la actividad asistencial, no se espera que tenga impacto en la eficacia de la vacunación", subraya la agencia dependiente del Ministerio de Sanidad.

La ficha técnica del preparado establece una separación "de al menos 21 días" entre la primera y la segunda dosis, si bien los análisis de eficacia incluyeron a participantes que recibieron el último pinchazo entre 19 y 42 días debido a que, por diversos motivos, algunos de ellos no pudieron hacerlo en la fechas previstas.

"Diferir la administración de la segunda dosis más allá del rango óptimo marcado en la ficha técnica tiene el riesgo de que la protección conferida por la primera dosis es de corta duración en comparación a la que se obtiene tras dos dosis", por lo que, de ser necesaria una demora, la AEMPS recomienda que "sea la menor posible".

Como la mayoría de las vacunas autorizadas, Comirnaty requiere de al menos dos dosis "para conseguir la máxima eficacia" porque el primer contacto con el antígeno del medicamento es capaz únicamente de desencadenar un determinado nivel de protección y éste se multiplica con dosis posteriores de la misma.

La forma de definir ese intervalo se basa en la pauta con la que se haya vacunado en los ensayos clínicos "de forma que, finalmente, se traslada a la ficha técnica de la vacuna una recomendación sobre la duración de dicho intervalo".

Ante todo ello, "y para evitar confusiones tanto por parte de profesionales sanitarios como de la ciudadanía", la AEMPS considera que esta vacuna "se puede administrar entre 21 y 28 días después de la primera sin que esto influya en su grado de eficacia". 

Comentarios