lunes 2/8/21

Sanidad esperará al miércoles para concretar dónde se podrá ir sin mascarilla

España registra un total de 80.689 muertos por coronavirus y 3.764.651 contagiados, tras sumar 7.209 nuevos casos y 37 muertes más
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este lunes junto a la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este lunes junto a la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón

La retirada de las mascarillas en exteriores se hará en situaciones "concretas" y siempre se podrá volver a imponer si así lo requiriera la situación epidemiológica, aunque las condiciones las concretarán el Ministerio de Sanidad y las comunidades en su reunión del próximo miércoles.

No obstante, algunas comunidades se han quejado de que su retirada, que tachan de precipitada, vaya a establecerse mediante un real decreto que aprobará el próximo jueves el Consejo de Ministros sin que se viera en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud la semana pasada.

Es el caso de Andalucía, cuyo consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha señalado que esta desescalada "puede dar una falsa sensación de seguridad" y ha criticado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya anunciado esta medida "sin consultar a las comunidades".

De hecho, Aguirre ha dicho que el comité de expertos de Salud de Andalucía recomendó a la Junta "no relajar la medida" todavía.

En su habitual rueda de prensa de los lunes, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha respondido que comprende la situación de Andalucía, única comunidad con una incidencia acumulada superior a los 150 casos por cada cien mil habitantes.

Pero ha destacado que la propuesta en la que han venido trabajando los técnicos -tanto del Ministerio como de las comunidades- de la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta, además de otros departamentos como el de Defensa o Interior, fue "muy comedida" y que se mostraron de acuerdo con la medida "siempre que se garantizara que no se implementaba hasta finales de mes".

El malestar de las comunidades lo ha resumido así el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo: "Ni sabemos en qué momento, ni en qué circunstancias, ni en qué espacios, ni con qué índices de pandemia, ni con qué porcentaje de PCR positivas, ni con qué incidencia a 14 y a 7 días se puede retirar la máscarilla; ni si se puede hacer en todos los municipios o en todas las áreas sanitarias, todo esto está sin armar".

Pero Simón ha asegurado que la ponencia ha abordado el asunto en sus últimas tres reuniones y que "se viene valorando desde enero". "Las comunidades están bien informadas y a todos los niveles de que esto era necesario; si alguna ha querido tener más visibilidad o protagonismo, no puedo entrar", ha añadido.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dará cuenta en el próximo Interterritorial de la propuesta de reforma normativa, que debe cambiar la ley de nueva normalidad que regulaba el uso de mascarillas fuera del domicilio, algo que, con toda probabilidad, se ha tratado también esta tarde en la Comisión de Secretarios y Subsecretarios.

La medida, anunciada por Pedro Sánchez la semana pasada, se aprobará en un Consejo de Ministros extraordinario el próximo jueves 24 de junio y entrará en vigor este próximo fin de semana.

Simón no ha avanzado nada de lo que Sanidad presentará a los consejeros el próximo miércoles, pero sí ha dicho que "es un cambio legislativo" que, como tal, "tiene que atender no solo a los criterios técnicos, hay más criterios".

Aunque sí ha deslizado que "es muy posible que en un futuro no muy lejano podamos retirarla de algunos escenarios más", si bien ha precisado que dejar de usar mascarilla implicará cumplir mejor otras medidas de protección.

No obstante, el hecho de que ahora los datos permitan quitarse la mascarilla al aire libre, la pandemia ha enseñado que "no podemos descartar ninguna medida y que todas se tienen que ajustar a la evolución epidemiológica", con lo que no tiene por qué ser reversible.

"Los datos indican que es muy probable que no suceda, pero no se puede asegurar al cien por cien", ha señalado antes de insistir en que "tiene que quedar muy claro que las medidas que se han tomado para el control de la transmisión no se tengan que marcar a fuego como permanentes, dependen de la evolución de la epidemia".

En todo caso, "si alguien quiere seguir llevando la mascarilla, bienvenido sea". "El que te la puedas quitar no quiere decir que te la tengas que quitar: si se siente que hay demasiada gente a su alrededor, se pone tranquilamente la mascarilla y no pasa nada", ha zanjado.

"No cuesta nada -ha proseguido- llevar una mascarilla en el bolsillo y ponérnosla cuando sospechemos algún riesgo. Ya estamos suficientemente acostumbrados como para que a nadie le llame la atención".

Lo ha hecho al ser preguntado si especialmente los mayores deberían tomar alguna precaución a partir del sábado: "Lo que no tienen que tener es miedo. Lo que tienen es que ser prudentes".

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha opinado que a lo mejor habría que "dejar una puerta abierta" en el decreto sobre la obligatoriedad de las mascarillas por si en algún ámbito hay que volver a usarla.

Por su parte, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha reconocido que España ha sido uno de los países que ha tenido una estrategia más restrictiva respecto al uso de la mascarilla, y se ha felicitado de que la evolución de la pandemia permita dar este paso.

Sin embargo, también ha advertido: "En ningún momento significa que la mascarilla vaya a desaparecer de nuestras vidas para siempre". 

LOS ÚLTIMOS DATOS DE LA COVID-19

La incidencia acumulada ha bajado 3,9 puntos, hasta 92 casos por cada 100.000 habitantes desde el viernes y solo una comunidad, Andalucía registra un índice de transmisión alto, por encima de 150, mientras que 4 superan los 100 casos, cinco están por debajo 50 en nueva normalidad, y el resto en grado medio de contagios.

Así lo ha dicho el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, quien ha asegurado que desde hace ocho semanas la pandemia está estable, aunque la tendencia está creciendo de una manera "relativamente suave", con incrementos en algunas comunidades y con mayor afección entre las personas de entre 15 y 35 años.

Este hecho provoca un descenso de la ocupación hospitalaria, ya que los contagios de los más jóvenes tienen un impacto menor en cuanto a letalidad y hospitalización, según el experto, que ha situado la ocupación en ucis en un 8,2 % (dos décimas menos que el viernes) y la de planta en el 2,3 %, igual que al final de la pasada semana.

"Desgraciadamente sigue habiendo fallecidos", ha dicho el experto, aunque ha incidido en que las cifras van disminuyendo por debajo de los cien decesos en siete días y este lunes la cifra es de 59 para la última semana.

Desde el inicio de la pandemia, la letalidad global ha sido del 2,1 % y en las últimas semanas está "en torno al 0,2, 0,3 y 0,4 %" , en las últimas semanas.

En su comparecencia junto a la Secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, Simón ha explicado que el aumento de contagios entre los jóvenes se debe a que son los grupos que no están vacunados y a que en las últimas semanas ha habido alguna relación entre los contagios y la relajación de las medidas de control, además de a las celebraciones de fin de curso.

"Estas situaciones no favorecen el control de infecciones en estos grupos de edad", ha subrayado el epidemiólogo, quien ha vuelto a insistir en que pese a la buena evolución de la pandemia hay que mantener las medidas de seguridad.

Aunque se ha felicitado porque "afortunadamente los grupos mas vulnerables están muy bien protegidos y mientras esto se mantenga así, no habrá mayores problemas".

Preguntado sobre si puede haber una nueva ola, Simón ha reconocido que hasta que el 70 % de la población no esté inmunizada (lo que el Gobierno prevé para finales de verano) puede haber riesgo de incrementos de contagios, pero no serán tan importantes como en el pasado. "De ninguna manera como las olas que hemos vivido anteriormente".

VACUNAS ADMINISTRADAS

La campaña de vacunación contra el coronavirus avanza en España y la inoculación de casi 950.000 dosis durante el fin de semana ha permitido llegar ya al 30,4 por ciento de la población con pauta completa, mientras las cifras de españoles con al menos una dosis se acerca a la mitad de la población.

En concreto, son 23.200.566 ciudadanos los que tienen al menos un pinchazo, y que suponen el 48,9 por ciento de los españoles, y 14.431.683 los que disfrutan de la pauta completa que facilita la inmunización contra la covid-19, según datos ofrecidos por la secretaria de Estado de Sanidad.

Las dosis administradas desde el viernes suman 945.605 unidades, y la semana pasada ha sido la tercera consecutiva en que las comunidades autónomas inoculan más de tres millones de dosis, ha destacado Calzón, quien ha anunciado que las próximas entregas de cuatro millones de dosis permitirán alcanzar los objetivos.

El hito de lograr el 50 por ciento de la población con al menos una dosis está cerca, cuando se va a cumplir medio año del inicio de la campaña, aunque lleva unos días de retraso la previsión que había fijado para la semana pasada el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de superar el umbral de los 15 millones de inmunizados.

Los siguientes retos, que la secretaria de Estado confía en alcanzar a tiempo, son contar el 19 de julio con el 50 por ciento de la población con pauta completa y el 70 por ciento inmunizado a finales de agosto.

Silvia Calzón se ha mostrado convencida de que tras el "ligerísimo retraso" debido a problemas de producción en la vacuna de Janssen, esta misma semana, a lo sumo en dos o tres días, se llegará a los 15 millones con pauta completa.

Ayudarán a ello los más de cuatro millones de dosis que se esperan recibir en los próximos días de los distintos laboratorios: 3.040.830 dosis de Pfizer, 511.000 de Astrazeneca, 132.000 de Janssen y 350.000 de Moderna.

Calzón también ha revelado que las comunidades han emitido ya más de 1.800.000 certificados digitales en sus tres modalidades y que los controles de puertos y aeropuertos españoles han podido leer más de 12.000 certificados de viajeros procedentes de otros países miembros de la Unión Europea.

Comentarios