sábado 15/8/20

El Gobierno y la comunidades pactan medidas para el nuevo curso sin Madrid ni Euskadi

La ministra de Educación advierte a la Comunidad de Madrid: "Si no respeta la distancia estaría incumpliendo la ley"
La ministra de Educación, Isabel Celaá, en una imagen de archivo durante una comparecencia en el Congreso
La ministra de Educación, Isabel Celaá, en una imagen de archivo durante una comparecencia en el Congreso

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha acordado con todas las comunidades, excepto Madrid y País Vasco, un documento con instrucciones para el próximo curso y que se suma al otro elaborado con Sanidad, en el que, se ha precisado este jueves, se respetarán las ratios legales de alumnos por clase.

Madrid y País Vasco, "por razones distintas", no han apoyado el nuevo documento con 14 puntos, al que los gobiernos autonómicos han añadido algunas enmiendas, ha explicado la ministra.

Tras la cuarta Conferencia Sectorial desde el decreto del estado de alarma, Celaá ha comentado que se hará llegar a Sanidad algunas cuestiones que han salido en la reunión.

Por ejemplo, la petición de algunas comunidades para que, dentro del documento de Sanidad, puedan ampliarse el número de alumnos de las clases de hasta un máximo de 20 niños, hasta cuarto de Primaria, dentro de unas "burbujas" a modo de convivientes.

El borrador de protocolo anunciado ayer miércoles, ha insistido la ministra, habla de que se formen grupos de convivencia estable de un máximo de 20 alumnos en los cursos hasta 10 años -con un profesor y otro probablemente de apoyo-, pero que dichos colectivos no implican que las clases de todos los cursos sean de un máximo de 20 alumnos.

Se mantendrán, por tanto, las ratios legales: de 25 alumnos en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato.

Lo otro, los grupos de convivencia estables, son "criterios de flexibilidad", ha apuntado el secretario de Estado, Alejandro Tiana.

Por su parte, el consejero madrileño, Enrique Ossorio, ha señalado que votaba en contra del nuevo documento de 14 puntos presentado por Celaá porque la propuesta "no resuelve los graves problemas para el inicio de curso", y este debe realizarse con "la mayor normalidad posible".

Aunque las administraciones educativas tengan que disponer planes de contingencia en función de la evolución de la epidemia, ha recalcado en un comunicado.

"Desde luego, la Comunidad de Madrid no se puede comprometer a llevar a cabo ese acuerdo de 14 puntos si previamente no se resuelven los gravísimos problemas" que plantea, por ejemplo, el documento de medidas sanitarias, ha añadido.

La consejera vasca de Educación, Cristina Uriarte, ha argumentado en el encuentro que su Departamento ya está abordando acciones para el inicio del próximo curso en el "uso" de sus "competencias", de ahí que estime que no debe ser objeto de esta Conferencia Sectorial el acordar el desarrollo de una actividad sobre la que tienen potestad.

Cataluña se ha adherido al documento de 14 puntos, ha asegurado Celaá, aunque ayer se mostró crítica con el protocolo con Sanidad, especialmente por considerar que invadía competencias y se había hecho sin un debate previo con las autonomías.

En un comunicado, la Consejería de Educación catalana mantiene el compromiso de priorizar la presencialidad de los alumnos en los espacios educativos para el curso 2020-21 e insiste en que la competencia en materia educativa es de la Generalitat.

La ministra ha aseverado que el curso comenzará en las fechas habituales de septiembre, con las pautas de 175 días lectivos mínimo, y, sobre las críticas de Madrid a la distancia interpersonal de 1,5 metros en los centros, ha dicho que si no se sigue se estaría "incumpliendo la ley".

Los colegios volverán a abrir, algo, ha recalcado, "más complejo que en un comercio u otro establecimiento".

Entre los catorce puntos acordados con la mayoría de las comunidades se encuentra el que las Administraciones fomentarán el trabajo colaborativo entre los docentes de los centros para permitirles dar una respuesta coordinada en las nuevas circunstancias y que se les dará la información necesaria acerca de los requisitos higiénico-sanitarios establecidos.

Sobre la figura del coordinador de bienestar, planteada en el documento con Sanidad y también criticado desde parte de la comunidad educativa, la ministra ha dicho que es una figura en la Ley de la Infancia que requiere su desarrollo reglamentario.

Preguntada -en la primera rueda de prensa con periodistas en el Ministerio- por qué Educación no contempla un escenario de educación "online" como sí lo ha hecho el Ministerio de Universidades, Celaá ha mostrado su apuesta clara por la enseñanza en clase.

Por último, la ministra ha comentad que en septiembre se verá el crecimiento o la maduración de los alumnos durante estos meses de confinamiento, aunque, ha apuntado hay evidencias que muestran "las destrezas desarrolladas" en este tiempo.

Más información en vídeos 
Comentarios