El CGPJ deja en manos de los jueces suspender las vistas por la crisis del coronavirus

Las vistas se espaciarán en el tiempo para evitar aglomeraciones y se restringirá el público en los juzgados, donde los abogados no estarán obligados a llevar toga
El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, en rueda de prensa
photo_camera El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, en una imagen de archivo en rueda de prensa

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha decidido dejar en manos de los jueces la suspensión de vistas en las zonas con mayores restricciones por el coronavirus, pero los magistrados han tardado poco en responder: lo ven "irresponsable" y exigen medidas "coordinadas y razonables".

En una reunión extraordinaria de su comisión permanente, el CGPJ ha decidido este miércoles que los jueces podrán suspender juicios por motivos sanitarios en la Comunidad de Madrid, La Rioja y Vitoria y ha recomendado espaciar las vistas en el tiempo para evitar aglomeraciones y restringir el público en los juzgados, donde los abogados no estarán obligados a llevar toga.

Su objetivo, ha explicado, es evitar la transmisión del virus en dependencias judiciales, ajustar la prestación de este servicio a las indicaciones de las autoridades sanitarias, en coordinación con los responsables de la administración de Justicia, y no dar pie a "actuaciones unilaterales y descoordinadas".

Pero eso es precisamente lo que temen las cuatro asociaciones de jueces del país, que, en un comunicado conjunto, han alertado de que la instrucción del Consejo supone "un elemento de distorsión y confusión" y lo acusan de "no asumir la responsabilidad de tomar una decisión clara y razonada".

Si no lo hace de forma urgente y para todo el territorio, avisan de que podrían verse "obligados" a recurrir al artículo 21 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que establece que un trabajador tiene derecho a "interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o su salud".

Las asociaciones subrayan que los jueces carecen de elementos de juicio necesarios para tomar la decisión de suspender un juicio por razones sanitarias y alertan de que puede haber una "indeseable disparidad de criterios" en una misma sede judicial.

En su instrucción, el CGPJ ha diseñado dos escenarios, uno general y otro para los territorios en los que ya se aplican medidas de especial intensidad para limitar la propagación del coronavirus.

En este segundo escenario es donde los jueces podrán suspender plazos y actuaciones procesales ya acordadas, con la autorización del presidente del tribunal correspondiente y la ratificación posterior de la comisión permanente, aunque su decisión será de "ejecución inmediata".

El trámite fijado, han respondido los jueces, "es del todo inviable en relación con los señalamientos de los próximos días y semanas".

En cualquier caso, el CGPJ ha advertido de que deben garantizarse los servicios de guardia y actuaciones urgentes o imprescindibles, como los internamientos urgentes, medidas de protección de menores o mujeres víctimas de violencia de género, expedición de licencias del registro civil o vistas con detenidos y presos.

En el escenario 1 o general, se aconseja señalar las vistas con tiempo suficiente entre ellas para evitar que haya mucha gente esperando en un espacio común; restringir temporalmente la asistencia de público, de modo que haya al menos un metro de distancia entre las personas; y utilizar en la medida posible las videoconferencias.

Si alguno de los asistentes a la vista muestra sintomatología, indica el Consejo, "se le invitará a abandonar la sala, facilitándole mascarilla y guantes, si se cuenta con medios para ello, y, en su caso, se suspenderá el acto".

El CGPJ ha acordado también suspender hasta el 13 de abril las actividades programadas por el servicio de formación continua de la Escuela Judicial, una veintena de cursos que implicaban el desplazamiento a Madrid de jueces de distintos territorios.

Entre las recomendaciones generales, se aconseja el teletrabajo para personas "especialmente sensibles" -embarazo, patologías previas o medicación-, aplicar medidas de conciliación con permisos y autorizaciones y dispensar a los abogados del uso de la toga.

Colegios de abogados de distintas provincias ya se habían adelantado a esa medida suspendiendo el habitual servicio de préstamo de togas y, en algún caso, dispensando a los abogados de oficio de recoger el teléfono móvil común para la guardia.

Bajo la dirección de la comisión permanente del GGPJ se ha constituido una Comisión de Coordinación y Seguimiento integrada por distintos responsables del Consejo, que podrán adoptar nuevas medidas a la vista de las instrucciones de las autoridades sanitarias y de incidencias que puedan surgir en los tribunales.

Esta misma mañana se ha notificado el primer positivo en los juzgados de Madrid capital: un funcionario de un juzgado de instrucción de Plaza de Castilla.

Horas después de conocerse el caso fuentes cercanas al juzgado afectado mostraban a Efe su incomprensión y enfado ante la ausencia de medidas, ya que una docena de funcionarios seguían trabajando en las mismas dependencias sin saber si eran un foco de contagio.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado también ha dado a conocer un decreto con recomendaciones. Apuesta por el teletrabajo y suspende las inspecciones a cárceles y otros centros que no sean imprescindibles, así como las reuniones de las juntas de fiscales.

Ha abogado por potenciar el uso de medios telemáticos o videoconferencias, si bien ha recordado que se debe garantizar la presencia efectiva del ministerio público en guardias, comparecencias o juicios señalados.

En un paso más drástico, el Tribunal Constitucional decidió ayer tarde suspender las sesiones plenarias previstas para hoy y mañana.

Comentarios