sábado 6/3/21

Alcer pide que se de prioridad en la vacuna a los pacientes en hemodiálisis

La Asociación recuerda que estos pacientes representan un colectivo muy castigado ya por la pandemia

La Asociación en defensa de los intereses de las personas con Enfermedad Renal (Alcer) de Castilla-La Mancha se ha dirigido por escrito a la autoridad sanitaria para solicitar que los enfermos renales crónicos sean los primeros en la segunda etapa de vacunación.

En una nota de prensa, la asociación ha asegurado que este colectivo ya está "muy castigado" como consecuencia de la pandemia y, por eso, ha opinado que, junto a las personas con comorbilidades -ya reconocidas como especialmente vulnerables por el Ministerio de Sanidad- deberían ser prioritarios en la vacunación para evitar que puedan morir a causa de la covid-19.

Alcer ha recordado que un gran estudio internacional ha confirmado que enfermedades coexistentes plantean un riesgo de enfermedad grave y muerte entre los pacientes de coronavirus, como problemas cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar obstructora crónica, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca congestiva, asma, enfermedad hepática crónica y VIH/sida.

Y ha añadido que cuando se compararon con los pacientes hospitalizados por covid-19 sin patologías preexistentes, los investigadores determinaron que los que padecen diabetes y cáncer tienen 1,5 veces más probabilidades de morir, los que tienen enfermedades cardiovasculares, hipertensión e insuficiencia cardiaca congestiva tienen el doble de probabilidades y los pacientes con enfermedad renal crónica, tres veces más probabilidades de morir.

Asimismo, ha indicado que desde el inicio de la pandemia, las más de 24.000 personas que en la actualidad están en tratamiento de hemodiálisis en España han tenido que seguir acudiendo periódicamente a un centro sanitario tres días a la semana -unas cuatro horas al día- para que una máquina supla la función de unos riñones que no funcionan.

En este contexto, ha incidido en que no han podido ni pueden realizar el confinamiento recomendado por las autoridades sanitarias y en que tienen contacto estrecho con conductores, personal sanitario y otros pacientes, en algunos casos con hasta seis personas por ambulancia, sin poder respetar las medidas de seguridad pautadas.

Según los datos que maneja el colectivo, a fecha de 2 de enero de 2021 más de 3.588 enfermos renales se han infectado y 761 (un 21,2 % de los afectados) han fallecido, aunque este registro incluye a las 64.500 personas que están en diálisis o trasplantadas de riñón en España.

Existe evidencia científica sólida de que las personas con enfermedad renal crónica, particularmente las que se encuentran en tratamiento sustitutivo de la función renal, tienen mayor riesgo de enfermedad grave por covid-19", por lo que "no se entiende que no sean los próximos, cuando son los más castigados por la pandemia y los más vulnerables", ha concluido la asociación. 

Comentarios