lunes 6/12/21

El incendio mortal en una nave desvela el drama de los inmigrantes sin techo

El presidente del Gobierno agradece "el gran trabajo de los servicios de emergencias" y lamenta "profundamente" la muerte de estas dos personas
Al menos dos muertos y 17 heridos en el incendio de una nave abandonada ocupada. En la imagen los Bomberos sofocando el fuego
Al menos 3 muertos y 23 heridos en el incendio de una nave abandonada 'okupada'

Tres muertos y 25 heridos, nueve de ellos graves, es el trágico recuento que deja el incendio de una nave abandonada de Badalona (Barcelona) que llevaba años ocupada por decenas de inmigrantes, un suceso que ha sacado a la luz las duras condiciones de vida de las personas sin papeles y sin hogar.

El incendio, que se desató anoche, creció con virulencia alimentado por la gran cantidad de chatarra y muebles que se amontonaban en la nave, mientras los ocupantes, cuyo número todavía no se ha aclarado, emprendían una desesperada huida de las llamas saltando por las ventanas del edificio, de nueve metros de altura.

A media madrugada, los equipos de emergencia encontraban los cadáveres de dos personas en el interior de la nave, al que se ha sumado un tercero localizado este mediodía en la inspección del recinto, cuya estructura ha colapsado en varias ocasiones y ha estado apunto de alcanzar a un grupo de bomberos.

En total, los servicios sanitarios han atendido a veinticinco personas afectadas por el incendio, de las cuales dieciséis han sido dadas de alta "in situ" con una patología leve, mientras que otras nueve, tres de ellas graves o muy graves, han sido trasladadas a diferentes centros hospitalarios: Can Ruti de Badalona y Vall d'Hebrón, Hospital del Mar y el Espíritu Santo de Barcelona.

Además, el SEM, que ha activado a siete psicólogos de emergencias y cinco traductores para atender a personas de distintas nacionalidades, ha tratado a otras quince personas que sufrían afectación psicológica.

Las tareas de inspección de las naves han proseguido a lo largo de todo el día, con la ayuda de drones y de unidades caninas de los Mossos d'Esquadra, sin hallar más cadáveres, aunque el conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha advertido esta tarde de que no se puede descartar que haya más cuerpos sin vida entre los escombros.

Ese es el principal temor en las tareas de desescombro y demolición que se iniciarán mañana en el recinto, un complejo de dos naves conectadas entre sí que llevaban entre ocho o nueve años habitadas por entre 150 y 200 personas, sin que el propietario denunciara la ocupación.

El Ayuntamiento había iniciado un proceso administrativo de sanción urbanística contra la empresa propietaria de esta nave por incumplir las ordenanzas municipales, ya que el uso del local es industrial, pero se estaba utilizando como vivienda: "Los propietarios pasan olímpicamente", ha afirmado el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol.

La tragedia en esta zona del barrio del barrio del Gorg de Badalona ha destapado a ojos de todos la dramática existencia de los inmigrantes sin papeles, que, atrapados en un círculo de la marginalidad por no poder tener acceso a un empleo, deben arreglárselas para subsistir y procurarse un techo.

Una situación que se ha agravado con la pandemia: si antes del coronavirus los ocupantes de la nave podían sobrevivir a base de trapicheos, el confinamiento han desmontado por completo su "modus vivendi".

Las dificultades para acceder al interior del edificio siniestrado impiden de momento plantear hipótesis sobre las causas del incendio, aunque algunos ocupantes de la nave aseguran que se originó al caerse una de las velas con las que se alumbraban, a falta de suministro eléctrico y de otros servicios básicos.

En un estado de extrema pobreza, los migrantes que ocupaban la nave siniestrada estaban organizados y malvivían recogiendo chatarra y muebles viejos, aunque los servicios sociales del Ayuntamiento y la Cruz Roja les prestaban soporte sanitario.

Las entidades sociales no han tardado en achacar la tragedia a las dificultades de acceso a la vivienda por parte de los colectivos vulnerables y decenas de personas, entre ellas algunos de los supervivientes del incendio de la nave incendiada en Badalona, se han manifestado esta tarde por el centro de la ciudad para reclamar una "vida digna".

Por su parte, la oposición de Badalona y varias entidades sociales han cargado contra el alcalde por "criminalizar" y "culpabilizar" a las víctimas del incendio de la nave de Gorg, al haber señalado en ocasiones a los ocupantes como un foco de conflicto e inseguridad para el vecindario.

En los últimos tiempos, de hecho, la nave se había visto envuelta en algunos conflictos vecinales, cuya raíz las entidades sociales sitúan en un grupo de ocupantes "oscilante" que iba y venía y que ha generado más de un "problema de convivencia".

Precisamente, diez minutos antes del incendio, la Guardia Urbana y la Policía Nacional habían concluido un operativo, uno de tantos, de control perimetral de la zona.

La Generalitat ha declarado mañana día de duelo oficial en toda Cataluña por el incendio mortal, mientras el Ayuntamiento de Badalona ha decretado tres días de luto. Además, tanto la administración catalana como el consistorio han acordado proporcionar alojamiento a medio plazo a los ocupantes de la nave.

Comentarios