domingo 5/12/21

Trabajadoras de residencias privadas de mayores se concentran por un convenio digno

En las localidades de Valdepeñas (Ciudad Real) y Torrijos (Toledo)
Trabajadoras de residencias privadas de mayores se concentran exigiendo un convenio digno
Trabajadoras de residencias privadas de mayores se concentran exigiendo un convenio digno

Delegadas de CCOO-Sanidad y Sectores Sociosanitarios y trabajadoras de la residencia privada de mayores 'Monteval' de Valdepeñas (Ciudad Real) se han concentrado este jueves a las puertas de su centro de trabajo para exigir un convenio colectivo digno. Este miércoles otras tantas delegadas de CCOO se manifestaron por el mismo motivo en Torrijos (Toledo) junto a las trabajadoras de la residencia 'Los Enlaces'.

En ambas residencias privadas se aplica el convenio el estatal de Atención a la Dependencia, que lleva tres años caducado y mantiene prácticamente congeladas las tablas salariales desde hace más de una década. Por ello, CCOO está impulsando movilizaciones en todo el país, para instar a las patronales del sector a sentarse a negociar para dignificar las condiciones laborales y salariales de sus plantillas, integradas muy mayoritariamente por mujeres, según ha informado el sindicato en nota de prensa.

La residencia 'Monteval' de Valdepeñas pertenece al Grupo Domus Vi, uno de los más grandes del mundo en el sector de atención a la dependencia, con 447 centros en Europa y América del Sur y más de 41.000 personas empleadas.

En Castilla-La Mancha, Domus Vi posee siete residencias y gestiona otras cuatro de titularidad pública. En España tiene 169, dos complejos de apartamentos, 13 centros de atención mental y 19 de discapacidad física e intelectual, además de gestionar servicios de teleasistencia y ayuda a domicilio.

"El Grupo Domus Vi presume de prestar un servicio esencial para los mayores y para la sociedad, pero lo hace pagando sueldos miserables a sus empleados, que trabajan además en unas condiciones pésimas, agravadas hasta extremos dramáticos durante la pandemia", ha denunciado Sara Macías, responsable de CCOO-FSS Ciudad Real, durante la concentración frente a la residencia Monteval.

Domus Vi no es una patronal, ha explicado Macías, "pero es una de las grandes empresas del sector, tiene un enorme peso específico y capacidad para influir e incluso para determinar la posición de las patronales en la mesa de negociación del convenio colectivo. Por ello, tiene que notar la presión de sus trabajadoras".

Y, tras Domus Vi, Amavir. "La próxima concentración será en Tomelloso, ante la residencia Don Quijote, una de las cinco residencias de Amavir en Castilla-La Mancha", ha anunciado Macías. Amavir es otra grande del sector, gestiona 43 residencias de mayores en siete comunidades autónomas, con un total de 6.390 plazas.

Al igual que Domus Vi, Amavir presume de ofrecer a los mayores "los mejores cuidados y la máxima calidad en un ambiente cálido y acogedor", pero tanto en Domus Vi como en Amavir, una gerocultora --la categoría laboral más numerosa en el sector-- no cobra ni mil euros al mes. Una enfermera, 1.347. Otros colectivos profesionales ni siquiera llegan al SMI actual, explican desde CCOO, "con jornadas extenuantes, sobreesfuerzos físicos constantes y una enorme presión psicológica".

Los mismos salarios cobran y en las mismas condiciones trabajan en 'Los Enlaces' de Torrijos, aunque esta residencia no pertenece a un gran grupo empresarial y solo cuenta con 28 personas en su plantilla. Su página web destaca que conforman "un equipo de profesionales con 20 años de experiencia en geriatría", "pero eso no las exime de sufrir el convenio colectivo del sector". También ellas se echaron este miércoles a la calle junto con un grupo de delegadas y delegados de CCOO-FSS para exigir "trabajo estable, sueldos razonables".

El sindicato ya ha protagonizado en la Comunidad Autónoma media docena de concentraciones para exigir a las patronales del sector el desbloqueo de la negociación del convenio colectivo, pero también para reclamar mejoras sustanciales a la Administración autonómica, que es la responsable última de la Atención a la Dependencia.

Desde CCOO han señalado que la Junta paga muy poco por las plazas públicas concertadas en residencias privadas, mantiene los mismos precios desde hace 11 años --48 euros al día por una plaza para dependiente de grado tres-- y no tiene intención de subirlos más allá de un 2,6% este año. En comparación, la Comunidad de Madrid, que el año pasado pagaba 54 euros por plaza, los ha incrementado ahora hasta 74.

Castilla-La Mancha también mantiene unas ratios muy elevadas de usuarios a atender por cada trabajador y ha elaborado un decreto de regulación de los requisitos mínimos que deben cumplir instalaciones de las residencias privadas que CCOO considera muy insatisfactorio.

Por eso, mientras un día sí y otro también CCOO-FSS convoca concentraciones "por un convenio colectivo digno para un servicio esencia" ante las residencias privadas de mayores de Castilla-La Mancha para presionar a las empresas, el sindicato ha convocado, convoca y seguirá también convocando concentraciones ante la consejería de Bienestar Social y ante sus delegaciones provinciales.

Comentarios