viernes 3/12/21

Castilla-La Mancha ha tenido una primavera muy húmeda y muy cálida, según la AEMET

Llega el verano a Castilla-La Mancha, con máximas de hasta 35 grados el domingo
Castilla-La Mancha ha tenido una primavera muy húmeda y muy cálida, según la AEMET - EFE/Ismael Herrero
Castilla-La Mancha ha tenido una primavera muy húmeda y muy cálida, según la AEMET - EFE/Ismael Herrero

Castilla-La Mancha ha tenido una primavera muy cálida, con una temperatura alrededor de 1,5 grados por encima de la media de esta estación para el período de referencia 1981-2010, y muy húmeda, con abundantes precipitaciones entre los meses de marzo y mayo.

Son algunos de los datos sobre los que ha informado este viernes la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Castilla-La Mancha, según la cual, en estos tres meses se ha demostrado que la primavera ha sido muy cálida en general en la región y extremadamente cálida en Molina de Aragón (Guadalajara).

Por meses, marzo ha sido normal, abril ha sido cálido en general y muy cálido en Toledo, y mayo ha sido muy cálido en toda la comunidad, con anomalías de temperatura próximas a los 3 grados en Toledo, Ciudad Real y Cuenca.

De hecho, éste ha sido el cuarto mes de mayo más cálido después de los años 2017, 2015 y 2006.

Los días 11 y 12 de marzo se alcanzaron temperaturas máximas superiores a los 25 grados en varios puntos, en concreto, el día 11 se llegó a los 25,8 grados en Guadalajara, los 29,8 en Tobarra (Albacete) y los 28,5 en Ossa de Montiel (Albacete).

Además, el día 12 se alcanzaron los 27,3 grados en Toledo, los 28,5 en Tembleque (Toledo), los 28,4 en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), los 28,8 en Tomelloso (Ciudad Real), los 26,4 en Cuenca y los 27,2 en San Clemente (Cuenca).

De esta forma, Castilla-La Mancha ha registrado una anomalía positiva de temperatura en todas las provincias y de más de dos grados en Molina de Aragón, que esta primavera ha batido todos los récords.

Con 11,3 grados, la base situada en esta localidad guadalajareña ha registrado esta primavera la temperatura media más alta desde 1951; y también Molina, con 4,7 grados, y Cuenca con 7,7, han tenido las temperaturas mínimas medias más altas desde 1951, en el primer caso, y desde 1955 en el segundo.

Además, con 14,7 grados el 25 de mayo, Molina de Aragón alcanzó la temperatura mínima diaria más alta, superando en 1,7 grados los 13 a los que se llegó el 10 de mayo de 2019, cuando tuvo lugar la efeméride anterior.

En cuanto a las precipitaciones, la primavera en Castilla-La Mancha ha sido, en su conjunto, muy húmeda: la octava más lluviosa desde 1965 y la quinta más lluviosa en lo que va de siglo XXI.

Concretamente, ha sido húmeda en Toledo y Ciudad Real, muy húmeda en Cuenca y la base aérea de Los Llanos (Albacete) y extremadamente húmeda en Molina de Aragón, donde ha resultado ser la tercera primavera más lluviosa de la serie de datos que comienza en 1951, tras las primaveras de 1971 y 1975.

Por meses, marzo fue muy húmedo en la base aérea de Albacete y en Molina de Aragón, el segundo mes de marzo de mayor precipitación de la serie de datos.

De hecho, el día 16 se registraron 124,1 litros por metro cuadrado de precipitación mensual en la base de Albacete, lo que supuso una efeméride.

Abril fue muy húmedo en Toledo y Cuenca, húmedo en Molina de Aragón y normal en Ciudad Real y la base de Albacete, mientras que mayo fue húmedo en Cuenca, Molina de Aragón y en la base de Albacete, normal en Ciudad Real y seco en Toledo.

Además, en la primera quincena de junio se han registrado pocas precipitaciones, pero el pasado día 4 hubo intensas lluvias, que dejaron 6,8 litros por metro cuadrado en 10 minutos en Tomelloso (Ciudad Real), 7,4 litros en Ocaña (Toledo) y 8,4 litros en Belmonte (Cuenca).

LLEGA EL VERANO A LA REGIÓN

Por otra parte, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Castilla-La Mancha prevé un inicio de verano con temperaturas en ascenso en la región, que podrían alcanzar los 35 grados el domingo en las provincias de Toledo y Ciudad Real.

Está previsto que el verano comience este sábado, 20 de junio, a las 23:44 horas y, según la predicción de la AEMET para el fin de semana, lo hará con temperaturas máximas en ligero ascenso.

El sábado amanecerá con cielos poco nubosos o despejados, con algún intervalo de nubes bajas al principio del día en la mitad este de Cuenca y Albacete, y no se descarta la formación de brumas matinales y nubosidad de evolución diurna en los sistemas montañosos del nordeste.

Las temperaturas mínimas se mantendrán con pocos cambios, entre los 12 grados de Cuenca y los 17 de Toledo, y las máximas irán en ascenso, de modo que se podrían alcanzar los 33 grados en Albacete y Ciudad Real y los 34 en Toledo.

La predicción para el domingo es de cielos despejados en Castilla-La Mancha y, de nuevo, temperaturas en ligero ascenso.

Las mínimas se mantendrán entre los 15 y los 18 grados, mientras que las máximas podrían llegar a los 34 en Albacete y a los 35 en Ciudad Real y Toledo.

Comentarios