lunes 30.03.2020

Rescatados otros cuatro niños del grupo atrapado en una cueva en el norte de Tailandia

- Aún quedan en el interior de la cueva cuatro de los doce menores y el entrenador que "siguen bien".

- Un buzo de Ciudad Real participa en el rescate de los niños tailandeses de la cueva.

Tailandia dice que el rescate será 'lo antes posible' y anuncia reinicio de operaciones / REUTERS
Tailandia dice que el rescate será 'lo antes posible' y anuncia reinicio de operaciones / REUTERS

Los equipos de rescate de Tailandia han logrado sacar este lunes a otros cuatro niños de la cueva en la que un grupo integrado por doce menores y su entrenador de fútbol quedó atrapado hace dos semanas, con los que son ya ocho los rescatados tras dos días de delicadas operaciones, según ha confirmado el responsable de la misión de rescate Narongsak Osottanakorn.

"Hoy hemos ayudado a cuatro niños más", ha destacado Narongsak. Hasta el momento han sido evacuados ocho menores con la ayuda de buzos profesionales que les han ayudado a salir de la cueva a través de los enrevesados canales de agua utilizando bombonas de oxígeno.

Además, Narongsak ha destacado que la salud de las cinco personas --cuatro menores y su entrenador-- que siguen atrapadas en la cueva de Tham Luang, en el norte de Tailandia, "sigue siendo buena".

Narongsak, quien es además el gobernador de la provincia de Chiang Rai, ha explicado que la operación para evacuar a las cinco personas restantes se pondrá en marcha en un plazo de 20 horas.

"El rescate ha sido inmenso", ha destacado uno de los voluntarios, Somjit Saenset, de 56 años. "Estoy tan feliz de que los niños salieron a salvo. Quiero enviar mi apoyo moral para todos los involucrados" en el resto de la misión.

CUATRO RESCATADOS EL DOMINGO

El dramático y peligroso rescate se inició el domingo, cuando fueron sacados de las cuevas los primeros cuatro niños, que se encontraban en buenas condiciones en el hospital, según informó el propio Osottanakorn, que destacó que la salud de los evacuados era "perfecta".

Fuentes oficiales han confirmado este lunes que están "en cuarentena" y que aún no se han reunido con sus familiares.

Lo que comenzó el 23 de junio como una excursión a la cueva de Tham Luang del equipo de fútbol Jabalíes Salvajes con motivo de celebración del cumpleaños de uno de los menores se ha convertido en una de las misiones de rescate más difíciles que se han tenido que llevar a cabo en el país. Los chicos quedaron atrapados tras refugiarse de la lluvia en la cueva sin saber que el nivel del agua podía subir y dejarlos atrapados.

La presencia de las bicicletas de los niños en la entrada de la cueva fue lo que dirigió a los equipos de búsqueda hacia el interior de la cueva. Finalmente buzos británicos encontraron a los trece apiñados en un banco de barro en una cámara parcialmente inundada a varios kilómetros de la entrada el pasado 2 de junio.

Entre las alternativas de rescate que se han planteado una es la de proporcionar a los jóvenes atrapados oxígeno y provisiones para que puedan sobrevivir durante varios meses hasta que finalice la temporada de lluvias en Tailandia o intentar construir una balsa que quepa en la cueva para sacarles. Sin embargo, finalmente se optó por el rescate ante el peligro de inundación de la cueva.

Trece buzos extranjeros y cinco miembros de la unidad SEAL de la Marina de Tailandia componen el equipo principal que guía a los niños para salir de las cuevas a través de pasajes estrechos e inundados que el pasado viernes se cobraron la vida de un exbuzo de la Marina tailandesa.

UN BUZO DE CIUDAD REAL PARTICIPA EN EL RESCATE

Por otra parte, el buzo español natural de Ciudad Real Fernando Raigal participa en las labores de rescate de los doce escolares y su entrenador.

Raigal, de 33 años y natural de Ciudad Real, se ha sumado a las operaciones de rescate de los niños atrapados en una cueva del norte, según ha explicado a Efe su amigo Antonio Molina.

Molina ha comentado que este lunes ha podido hablar con Raigal durante unos 10 minutos y éste le ha contando desde Tailandia, país en el que reside desde varios años, que las labores de rescate se están dando "mejor que lo que podían esperar".

A pesar de ello, ha asegurado el amigo del buzo, el cansancio está haciendo mella en los buceadores, de hecho, ha señalado que Raigal le ha comentado que hoy "ha salido especialmente cansado" y ha añadido que la intención de Fernando Raigal era, después de hablar con su amigo, descansar para "reincorporarse mañana otra vez a las labores de rescate".

Antonio Molina ha comentado que a pesar de que para sus amigos "es un orgullo" el comprobar cómo una persona española esté trabajando en el rescate de estos niños y su entrenador, viven con cierta preocupación este momento.

De este modo, ha recordado que el rescate no está exento de dificultades y peligro, hasta el punto, "que le ha costado la vida a un compañero de Fernando".

El hecho, ha reflexionado, de que los cuerpos de elite del ejército tailandés hayan contado con Raigal, ha comentado su amigo, se debe a que se trata de un buzo muy experimentado que lleva años dedicándose profesionalmente a esta actividad.

El amigo del buzo español ha asegurado que espera que mañana pueda finalmente concluir las labores de rescate de las personas que siguen atrapadas en la cueva, y que llevan ya algo más de dos semanas encerrados en su interior.

Fernando Raigal, que desarrolló parte de su actividad profesional en la Armada Española, trabaja en la actualidad como buzo profesional para compañías petrolíferas.

Al rescate de los escolares y su entrenador llegó invitado por los Navy Seal, debido a la amistad que tiene con uno de los buzos de este cuerpo de elite, que conocía su trayectoria profesional.

El español es uno de los dos buzos civiles que se encargan de la operación de rescate.

Hasta el momento son ocho las personas han sido rescatadas de la gruta del norte de Tailandia donde llevan atrapadas más de dos semanas y donde aún permanecen cinco personas.

Más información en vídeos 
Comentarios