Calculan que 70.000 animales han muerto por los incendios en Castilla-La Mancha

La Fundación Franz Weber pide abordar la crisis climática con la gravedad que generan estos incendios
Siguen sin control los incendios en Mijas, Cáceres, Castilla y León y Galicia, fuego, ola de calor, 
photo_camera Calculan que 70.000 animales han muerto por los incendios en Castilla-La Mancha

Los incendios que han afectado este año a Castilla-La Mancha han provocado la muerte de más de 70.000 animales salvajes y domesticados, según los cálculos de la Fundación Franz Weber (FFW), que trabaja para proteger la flora y la fauna en todo el mundo.

En una nota de prensa, la Fundación Franz Weber ha explicado este miércoles que ha hecho estos cálculos aplicando los modelos predictivos del catedrático Christopher Dickman, de la Universidad de Sidney (Australia), a las más de 6.000 hectáreas de terreno que se han quemado en los incendios forestales que ha habido en Castilla-La Mancha.

La aplicación de los modelos predictivos del profesor Dickman determina que los incendios que ha habido en la comunidad autónoma podrían haber supuesto la muerte de más de 70.000 animales silvestres y domesticados, ha apuntado la organización conservacionista.

Asimismo, la FFW ha indicdo que en trabajos anteriores ha determinado que en cada hectárea de terreno conviven, de media, entre diez y quince individuos de especies de mamíferos, aves, roedores y otros seres vivos, como invertebrados.

Y ha añadido que a las bajas que ha habido en la vida "silvestre" habría que sumar las de los animales que no han podido ser liberados de explotaciones ganaderas y a los de familia, como perros, gatos o pequeñas especies, incluso peces.

La Fundación Franz Weber ha señalado también que las sucesivas memorias de la Fiscalía General de Medio Ambiente certifican que la inmensa mayoría de los incendios "tienen una intencionalidad humana clara de generar pastos para la ganadería, alejar depredadores silvestres o mejorar las acciones de caza en una determinada zona".

En este sentido, la FFW plantea que los gobiernos de España y de Castilla-La Mancha apliquen una estratégica pública preventiva "desde políticas que contribuyan a cambiar hábitos alimentarios con menor impacto ambiental, con mayor ingesta de vegetales y menos cárnicos, cuya producción está recalentando el planeta".

También propone que "asuman la renaturalización como medida proactiva, mientras se veta definitivamente la caza en los espacios afectados por las llamas y aquellos adyacentes", entre otras medidas.

La ONG conservacionista ha advertido que "de no afrontar la crisis climática con la gravedad que se le supone, la humanidad va directa al desastre, como nos recuerdan los diversos incendios que han asolado el país estas últimas semanas", así como la ola de calor que denota un cambio en el clima.

Comentarios