jueves 28/10/21

Muere el sacerdote herido en la explosión de un edificio en Madrid, cuarta víctima mortal

En el momento de la deflagración, se encontraba junto a David Santos Muñoz revisando el estado de la caldera del edificio
Se produce una explosión en la calle Toledo de Madrid y se hunden tres plantas
Se produce una explosión en la calle Toledo de Madrid y se hunden tres plantas

Rubén Pérez de Ayala, el sacerdote de 36 años herido en la explosión de la calle Toledo de Madrid, ingresado en el Hospital de La Paz, ha fallecido en la madrugada de este jueves, llo que eleva a cuatro el número de víctimas mortales del siniestro, han indicado a Efe fuentes sanitarias.

El sacerdote fue ingresado este miércoles en este centro sanitario con quemaduras de carácter grave y ha fallecido a las 1.30 de esta madrugada, según ha confirmado la Archidiócesis de Madrid.

En el momento de la explosión, se encontraba junto a David Santos Muñoz revisando el estado de la caldera de gas del edificio, que llevaba un tiempo funcionando mal.

Pérez de Ayala fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario de Madrid.

La parroquia Virgen de la Paloma era su primer destino.

Con la muerte de este sacerdote se elevan a cuatro las víctimas del suceso, que costó la vida a cuatro hombres, uno de ellos David Santos, un feligrés que había acudido a arreglar la caldera.

Un retén de los Bomberos de Madrid permanece esta madrugada en la zona de edificio en el que se produjo este miércoles una fuerte explosión de gas, que causó también heridas a una decena de personas.

Según ha informado Emergencias Madrid, un equipo de bomberos ha quedado toda la noche en el lugar del siniestro de forma preventiva hasta que este jueves se reanuden las labores de desescombro del inmueble.

La "brutal" explosión de gas se produjo en torno a las tres de la tarde de este miércles en el edificio parroquial de la Iglesia de La Paloma, ubicado en el número 98 de la calle Toledo de Madrid, cuando se revisaba una caldera.

Los elementos inestables del edificio se concentran, los que son estructurales, en las últimas plantas, según el portavoz de los Bomberos, quien señaló que al caer la noche no se podían continuar los trabajos por la falta de visibilidad, además de la necesidad de activar maquinaria pesada, lo que se hará en la mañana de este jueves.

Comentarios