miércoles 03.06.2020

Solicitan un trasvase de 20 hm3 del Tajo-Segura para Las Tablas de Daimiel

Según ha explicado el director del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, Carlos Ruiz de la Hermosa, se ha acordado trasladar esta petición al Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, que será la que deberá autorizar el trasvase
Solicitan un trasvase de 20 hectómetros del Tajo-Segura para Las Tablas de Daimiel
Solicitan un trasvase de 20 hectómetros del Tajo-Segura para Las Tablas de Daimiel

La Comisión Mixta de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha ha acordado este viernes solicitar un trasvase de 20 hectómetros desde el Acueducto Tajo-Segura para el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real.

Según ha explicado a Efe el director del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, Carlos Ruiz de la Hermosa, en la reunión se ha acordado trasladar esta petición al Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, que será la que deberá autorizar el trasvase.

La situación actual de inundación del Parque Nacional de las Tablas de Damiel, con menos de 80 hectáreas inundadas, ha llevado a la comisión, formada por representantes del Gobierno regional y el Organismo Autónomo Parques Nacionales, a realizar esta petición.

El trasvase de los 20 hectómetros cúbicos de agua se haría aprovechando la conducción de la tubería a de abastecimiento a la Llanura manchega, que llega hasta el mismo parque nacional.

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel recibió el último trasvase de agua en enero de 2010, cuando se aprobó el envío de agua desde el Acueducto Tajo-Segura al espacio protegido también a través de la tubería de abastecimiento a la Llanura manchega, para contribuir a extinguir los fuegos apagar los fuegos latentes de turbas que registraban en el parque desde el mes de agosto de 2009, surgidos entonces a raíz de la sequía.

Las Tablas de Daimiel vienen registrando en los últimos meses una importante pérdida de agua que ha dejado al enclave prácticamente seco, como consecuencia del período de sequía que afecta a la Península y del descenso continuado que ha experimentando en los últimos años el Acuífero 23, el gran almacén de agua subterránea que debe inundar el parque nacional.

El vaciado del Acuífero 23, de septiembre de 2018 a septiembre de 2019, ronda los 200 hectómetros cúbicos, un descenso que se añadiría al registrado ya en su último informe de finales del año 2018 del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) sobre el estado que presentaba el Acuífero 23, que cifraba que existía ya un déficit de agua de 1.125 hectómetros cúbicos, al haber registrado un descenso entre los años 1980 y 2018 de 9 metros sobre el que sería su nivel normal.

A medidos de este mes el parque solo tenía inundadas 89 de las 1.750 hectáreas susceptibles de estarlo y desde el inicio de la primavera hasta principios del mes de octubre, el descenso de los niveles de encharcamiento ha sido progresivo pasando desde las 600 hectáreas hasta las menos de 89 que registra a día de hoy.

El Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del parque nacional contempla la posibilidad de poder solicitar un trasvase de agua para garantizar los aportes de caudales para la inundación y conservación de la biocenosis del parque nacional.

De esta manera, esta norma establece como objetivo mínimo de inundación alcanzar 1.400 hectáreas inundadas a comienzos de primavera y de 600 hectáreas a finales del verano.

Más información en vídeos 
Comentarios