lunes 6/12/21

El protocolo en partes médicos de defunción "eliminará sufrimiento" a los familiares

Cerca de un centenar de médicos asistenciales y forenses se forman en el nuevo Protocolo de buenas prácticas para mejorar la gestión de la emisión de certificados médicos de defunción
La directora gerente del Sescam, Regina Leal, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco, inauguran la jornada de formación sobre el protocolo de buenas prácticas para la emisión de partes y certificados médicos de defunción
La directora gerente del Sescam, Regina Leal, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco, inauguran la jornada de formación sobre el protocolo de buenas prácticas para la emisión de partes y certificados médicos de defunción

La directora gerente del Servicio de Salud regional (Sescam), Regina Leal, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), Vicente Rouco, han coincidido en asegurar que el protocolo de buenas prácticas para la emisión de partes y certificados médicos de defunción dará "seguridad jurídica" a los profesionales y eliminará "sufrimiento innecesario" a las familias.

Así lo han puesto de relevancia Leal y Rouco en atención a los medios de comunicación, previa a presidir la inauguración de una jornada que se celebra en la Consejería de Sanidad, en Toledo, con presencia de responsables sanitarios y judiciales, que han conocido un protocolo que "será un referente en el territorio nacional", ha dicho Leal.

Ha explicado que un error en la firma del certificado médico de defunción "puede derivar o en un daño o dolor excesivo de las familias y ciudadanos" que sufren el duelo, por llevar a la realización de una autopsia, o "en evitar acciones legales punitivas, sanciones, a los profesionales sanitarios".

Leal, que ha tenido palabras de reconocimiento para el principal impulsor de este protocolo, el director del Instituto Médico Legal de Albacete-Ciudad Real, aunque no se ha olvidado de los profesionales jurídicos del Sescam y de los propios colegios médicos que han hecho posible su elaboración, ha creído que este documento da, especialmente, "seguridad jurídica".

Pero, también, porque "cumple con los criterios éticos de mínimos y con la ley, y con criterios de máximos", toda vez que "no obliga al facultativo, respeta su libertad de decisión, y le ayuda, instruye y le lleva a la buena praxis" y, por tanto, "no es nada coercitivo y si un instrumento de apoyo".

El presidente del TSJCM ha reforzado que el protocolo contempla aspectos deontológicos, de rigor legal y "desde el punto de vista humano, que es lo principal que me ha movido a mi para agilizar su puesta en práctica", ha reconocido.

Aquí, Rouco se ha fijado en el "problema humano" que se plantean médicos de urgencias o de emergencias cuando abordan una situación con fallecidos y "no tienen suficientes datos o pueden ofrecer dudas, y que esa inseguridad en la emisión del certificado de defunción pueda derivar en la Administración de Justicia y someter a personas y familiares que lo rodean a una situación desagradable".

"El protocolo es un punto de común encuentro entre la medicina legal y el mundo jurídico, para llevar a cabo una buena práctica en los partes de defunción" sobre una considerada muerte natural y no sospechosa o violenta, por criminalidad, que elude la intervención judicial "y la ventaja desde el punto de vista deontológico, humano y que es muy positivo para la Administración de Justicia", ha añadido.

Rouco ha valorado que este protocolo "puede ser un buen principio" para los profesionales y que "puede ser susceptible de mejora" porque "permite dialogar e intercambiar puntos de encuentro" entre el sector de la Sanidad y el de la Justicia, y más en el actual momento "donde se ha visto, con mayor virulencia que en ningún otro, la necesidad de la intervención sanitaria y judicial", ha opinado.

Por último, no ha obviado el "papel clave" que juegan las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado (FCSE) - policías nacional y local, y Guardia Civil- y, por ello, "son uno de los destinatarios de las enseñanzas y buenas prácticas, y tendrán que conocer el protocolo e implicarse y colaborar en su cumplimiento". 

Comentarios