Martes 23.10.2018

Sanidad crea la Biblioteca Regional de Ciencias de la Salud de CLM

La Consejería de Sanidad ha constituido la Biblioteca Regional de Ciencias de la Salud de Castilla-La Mancha, que engloba a las diez bibliotecas especializadas que ya existen y las que puedan crearse, ya que todos los hospitales públicos con más de cien facultativos en plantilla deberán tener una.

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha ha publicado este jueves la orden de la Consejería de Sanidad sobre la Biblioteca Regional de Ciencias de la Salud, que entrará en vigor dentro de veinte días y ofrece a los centros que tengan bibliotecas especializadas un plazo de seis meses para adaptarse a lo dispuesto.

Integran esta Biblioteca regional las diez que ya existen especializadas en ciencias de la salud, entre ellas la del Instituto de Ciencias de la Salud (ICS) que es el referente de la Consejería de Sanidad, el Sescam, la Gerencia de Coordinación e Inspección y la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario.

También están las bibliotecas de los complejos hospitalarios universitarios de Toledo y Albacete; de los hospitales generales universitarios de Ciudad Real y Guadalajara; de los hospitales de Cuenca, Talavera de la Reina, Alcázar de San Juan y Hellín, y la biblioteca del Hospital Nacional de Parapléjicos.

Esta red más las bibliotecas que puedan unirse -ya que los hospitales públicos que con más de cien facultativos en plantilla deben tener una, centros- funcionarán como una red regional coordinada en aras de una mayor eficiencia.

La Biblioteca Regional dependerá funcionalmente de la Dirección General de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad.

El usuario de estas bibliotecas podrá ser el personal al servicio del Sescam o de la Consejería de Sanidad, ya sean sanitarios, investigadores, directivos o gestores, entre otros, pero también deberán incluir como potenciales usuarios a los estudiantes de grado y profesores asociados.

La misión de las bibliotecas especializadas en ciencias de la salud es facilitar información y documentación científica de calidad en apoyo a la toma de decisiones clínicas en asistencia sanitaria, la investigación en salud, la política y gestión de los programas de salud, y la educación y formación continuada de los profesionales y la educación sanitaria de la población.

La orden precisa los requisitos que deberán cumplir las bibliotecas especializadas en ciencias de la salud, su infraestructura y equipamiento, los servicios que prestarán y la biblioteca virtual, que contará con una página web alojada en los servidores públicos de la Junta de Comunidades y tendrá un área para profesionales y otro para ciudadanos.

Más información en vídeos 
Comentarios