Sanidad advierte de los riesgos de realizarse tatuajes y piercing en verano

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales advirtió de los riesgos que supone realizarse tatuajes y piercing en verano y recordó que los menores necesitan autorización paterna para poder realizar estas prácticas

Fachada principal del edificio de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales en la ciudad de Toledo
photo_camera Fachada principal del edificio de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales en la ciudad de Toledo

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Castilla-La Mancha advirtió de los riesgos que supone realizarse tatuajes y piercing en verano y recordó que los menores necesitan autorización paterna para poder realizar estas prácticas.

A través de una nota, la Consejería advirtió de que, en los siguientes quince días tras haberse hecho un tatuaje o piercing, es recomendable evitar en las zonas afectadas el contacto con el agua, la arena, el sol, el sudor, así como abstenerse de la exposición a cualquier agente externo que pudiera facilitar una infección.

También recordó que los establecimientos donde se realizan estas prácticas están obligados por ley a mantener unas condiciones higiénico-sanitarias adecuadas y a que el personal que las realiza tenga la titulación correspondiente.

Así, deben informar sobre los riesgos y cuidados posteriores necesarios, también evitar la realización de tatuajes y piercing cuando estén contraindicados, como en caso de dermatitis atópicas, alérgicas, psoriasis o inmunodepresión.

Sanidad y Asuntos Sociales recordó que los menores no pueden realizarse tatuajes o piercing sin la correspondiente autorización paterna, ya que pueden comportar serios riesgos para la salud.

Y, en este punto, destacó que es necesario informar a los padres de que los tatuajes temporales que se ofrecen en las zonas turísticas, ferias y mercadillos también pueden tener importantes complicaciones si se realizan con henna negra.

En este caso, suele adulterarse con parafenilendiamina para que el secado sea más rápido, una sustancia prohibida que puede desencadenar alergias graves, especialmente en los niños.

Por el contrario, la henna natural, de color rojo castaño, es más segura y habitualmente no produce alergias.

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales quiso llamar la atención también de los riesgos de los piercing colocados en determinadas zonas, como son la aleta de la nariz, el ombligo o zonas húmedas, que pueden tardar en cicatrizar varios meses.

Así, resaltó que tienen un alto riesgo de infección o de sangrado, y en los casos de la boca, los continuos golpes sobre los dientes pueden llegar a romper alguna pieza dental.

Sanidad aconsejó acudir al médico si se experimenta irritación, dolor o supuraciones en tatuajes o piercing, así como, picor o ampollas en la piel tras haberse aplicado henna.

Comentarios