Castilla-La Mancha registra un nuevo caso de viruela del mono, y suma ya 45

De los 45 casos registrados en la región, 17 pertenecen a la provincia de Toledo, 13 a la de Ciudad Real, 9 a Albacete, 5 a Guadalajara y 1 a Cuenca
Un hombre de 35 años, segundo caso confirmado de viruela del mono en Castilla-La Mancha
photo_camera Castilla-La Mancha registra un nuevo caso de viruela del mono, y suma ya 45

Castilla-La Mancha ha registrado un nuevo caso de viruela del mono entre el 12 y el 19 de agosto, concretamente en la provincia de Albacete. Se elevan así a 45 los casos confirmados en la Comunidad Autónoma.

Por provincias, Toledo ha registrado 17 casos, Ciudad Real 13, Albacete 9, Guadalajara 5 y Cuenca 1, ha informado el Sescam en nota de prensa.

En España, según los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE), actualizados a 16 de agosto, se han notificado un total de 5.792 casos confirmados, pertenecientes a 17 comunidades.

En el resto del mundo, a 16 de agosto, se han notificado un total de 17.700 casos confirmados de viruela del mono en países no endémicos, siendo Estados Unidos (11.890), Brasil (2.985), Canadá (1059), Perú (775) e Israel (189) los países más afectados.

DIVIDIR LA VACUNA EN DOSIS MÁS PEQUEÑAS

Por otra parte, la Comisión de Salud Pública estudiará el próximo lunes si se comienza a administrar por vía intradérmica la vacuna de la viruela del mono ("monkeypox"), una estrategia que ya cuenta con el aval de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y que permitirá multiplicar por cinco cada dosis actual.

De aprobarlo, los pinchazos intradérmicos empezarían a darse así la próxima semana, según ha explicado este viernes desde Fuerteventura la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien ha recordado que esta vía permitirá no solo incrementar el número de dosis, sino que se puedan inocular dos separadas por un plazo de 28 días para completar la pauta.

Con casi 6.000 casos confirmados -a la espera de que el Ministerio de Sanidad actualice los datos- España tiene un total de 12.420 vacunas para tratar de atajar el brote que estalló a principios de mayo en países no endémicos.

Ante la escasez de fármacos, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) pidió el pasado 10 de agosto a la agencia europea que evaluara lo antes posible este nuevo método que desde la semana pasada se aplica en Estados Unidos salvo en menores, para los que se ha mantenido la vía subcutánea porque la intradérmica (por debajo de la capa más externa de la piel) es un poco más complicada en niños.

En Europa, el grupo de actuación frente a emergencias (ETF, por sus siglas en inglés) de la EMA, al que pertenecen varios técnicos de la Aemps, ha analizado los datos existentes acerca del uso intradérmico de Imvanex, de la que se inyectan dos dosis subcutáneas de 0,5 mL espaciadas, al menos, cuatro semanas, aunque hasta ahora solo se ha venido pinchando una por la falta de vacunas.

Sin embargo, tal y como ha recordado la Aemps en una nota emitida nada más conocerse la decisión de la EMA, un estudio clínico en 500 adultos ha concluido que la administración intradérmica de dosis menores "puede ser igualmente eficaz".

"Ante la escasez de estos medicamentos a nivel mundial y la incapacidad de alcanzar a corto plazo una producción suficiente para hacer frente a la demanda, este cambio en la vía de administración supone que un mayor número de personas podrían ser vacunadas", explica la agencia española.

De esta forma, el ETF, tras revisar en profundidad los datos de este estudio para evaluar la seguridad y eficacia de esta nueva indicación, ha llegado a la conclusión de que las personas que recibieron una quinta parte de la dosis habitual (0,1 mL) por vía intradérmica produjeron unos niveles de anticuerpos similares a quienes recibieron la dosis habitual por vía subcutánea (0.5 mL).

En lo que respecta a la seguridad, esta vía de administración no produjo reacciones adversas no detectadas hasta entonces.

No obstante, la EMA avisa de que este estudio no aporta datos acerca de la inmunidad celular generada y que la administración intradérmica aumenta el riesgo de enrojecimiento y dolor en el lugar de la administración.

De optar finalmente por esta estrategia, recomienda usar jeringuillas de bajo volumen muerto para obtener el máximo número de dosis de administración intradérmica a partir de la presentación autorizada de Invamex, asegurando que cada dosis alcanza la cantidad de 0,1 mL.

Igualmente, "en aras de la seguridad, se recomienda que únicamente lo administren profesionales sanitarios con experiencia previa en este tipo de inyecciones".

Ante este panorama, Darias, que ha hablado antes del pronunciamiento de la EMA, ha hecho una llamada a la cultura del cuidado y ha recordado que, ante cualquier enfermedad trasmisible como la viruela del mono, es "muy importante" acudir al primer síntoma a consulta médica para poder detectarla y evitar la transmisión.

También ha pedido acudir a la vacunación a aquellos colectivos para los que está establecido y los que se ha acordado por la Comisión de Salud Pública.

"SE VA A QUEDAR CON NOSOTROS"

Por su parte, la viróloga Margarita del Val ha señalado que la viruela del mono "no es algo tan explosivo" como fue la pandemia del coronavirus "en absoluto", pero "sigue su curso" y "va a ser una epidemia que se va a quedar con nosotros".

A juicio de la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la situación es "totalmente distinta" a la que se vivió con la irrupción del Covid-19, pues ya existen unos antivirales y una vacuna --la de la viruela humana, que también protege frente a la actual-- y aproximadamente la mitad de la población está vacunada.

"Es muy importante porque tenemos las herramientas que nos ha costado un año o dos años conseguir frente al Covid, y es muy bueno porque estamos mucho mas seguros en ese sentido", ha dicho Del Val en declaraciones a los medios en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, antes de participar en el Aula Ortega y Gasset con jóvenes con los mejores expedientes de España.

A pesar de estos factores a favor, ha advertido que lo que más preocupa es que "el modo de transmisión es muy difícil de controlar", a lo que se suma que por ahora "tenemos muy pocas dosis" para vacunar y es necesario fabricar más, algo que "se complica con un riesgo geoestrategico". Mientras, otros países tenían porque "habían sido precabidos", pero España no.

En concreto, ha explicado que la viruela humana se erradicó hace 42 años y se dejó de vacunar, por lo que a día de hoy están inmunizados los mayores de 40 o 50 años, que puede que no tengan una protección "tan potente" como cuando se la pusieron pero sí "muy importante".

Por ello, y dado que se ha comprobado que las vacunas siguen protegiendo pasados los años, la viróloga ha indicado que este virus es distinto al Covid en el sentido de que es "más conservado", hasta el punto de que "una vacuna frente a otro virus --la viruela humana-- protege casi totalmente" frente a la del mono.

A preguntas de los periodistas, Del Val ha negado que se quieran ocultar casos de esta enfermedad, algo que además es "muy difícil" porque es "muy visible". De hecho, ha apuntado que de media los contagiados tienen 70 u 80 pústulas.

"No se puede ocultar fácilmente, ni merece la pena porque se va a seguir extendiendo". "Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo", ha sentenciado la investigadora, explicando que puede que ahora se estén notificando menos casos coincidiendo con el verano y las vacaciones, pero "esto sigue su curso".

Comentarios