Los expertos vislumbran en las vacunas bivariantes el fin de la pandemia

Los fármacos que protegen de dos variantes, la originaria y la predominante ómicron, se impondrán en España a partir de otoño
Varias comunidades activan ya la vacunación de los menores de 50 años de edad, vacunas, coronavirus, covid-19
photo_camera Los expertos vislumbran en las vacunas bivariantes el fin de la pandemia

Las vacunas binarias contra la covid, las que protegen de dos variantes, la originaria y más agresiva de 2020 y la predominante ómicron, se impondrán en España a partir de este otoño y se vislumbran, según expertos consultados por Efe, como la mejor solución ante la pandemia con una eficacia vacunal cercana al cien por cien.

Un vaticinio que llega en medio del debate sobre la inoculación de la cuarta dosis contra la covid, que Sanidad prevé que se comience a administrar gradualmente en torno al otoño, y tras abrir el departamento que dirige Carolina Darias la puerta a que se amplíe a más perfiles la vacunación contra la viruela del mono.

Será después del verano cuando estas vacunas bivariantes o binarias se administren en España como dosis de refuerzo para proteger, especialmente, a la población más vulnerable y reemplazando a las utilizadas hasta ahora, explica la responsable del Grupo de vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Isabel Jimeno.

"A estas alturas ya no tiene sentido inocular vacunas monovalentes, que tengan solo la cepa ancestral (la de Wuhan)", precisa esta experta, que, no obstante, reconoce que esta primera vacuna "nos ha salvado".

Jimeno subraya la importancia de protegerse frente a ómicron, "una cepa con variaciones muy frecuentes y una posibilidad muy amplia de escape vacunal".

Además, y según esta experta, es recomendable que esta vacuna bivariante de refuerzo se inocule antes de que se inicie la campaña de vacunación contra la gripe, ya que "aunque ambas pueden convivir y administrarse juntas, al hacerlo por separado se dan coberturas más altas".

Por su parte, el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos Ángel Gil de Miguel coincide con su colega en que "es interesante esperar a por las vacunas bivariantes de este otoño", a menos que en estos meses de verano se diese una situación especialmente grave con incidencias muy altas que obligase a actuar.

Gil de Miguel está convencido de que el futuro de las vacunas pasa por las bivariantes e incluso las trivariantes porque es la única forma de aumentar el nivel de protección y adaptarse ante cepas más agresivas o de mayor circulación.

Y considera que si la situación pandémica se mantiene como hasta ahora, lo más probable es que se incluya en el calendario vacunal un pinchazo al año, no a toda la población pero sí a la más vulnerable.

LAS VACUNAS A MENORES DE 5 AÑOS, SOLO PARA INMUNODEPRIMIDOS

Al hilo de la autorización por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de la vacuna contra la covid para niños de 6 meses a cinco años, Gil de Miguel considera que esta aprobación viene a decir que las vacunas ensayadas en menores de 5 años "funcionan bien y son adecuadas". Pero, precisa, "de ahí a vacunar de forma sistémica a todos los menores de 5 años, eso es otra cosa".

Por ello, señala que una vacunación generalizada solo tendría sentido en caso de incidencias muy altas. De no ser así, este experto recomienda administrar el suero a niños en esta horquilla de edad solo en el caso de inmunodeprimidos, prematuros o con predisposición a enfermedades respiratorias.

Y ha comentado que en este caso se trata de vacunas monovariantes ya que no hay ensayos con las bivariantes, que solo se han llevado a cabo entre población adulta.

LA VACUNA PARA FRENAR LA VIRUELA DEL MONO

Respecto a la llegada de vacunas para la viruela del mono (un remesa con 5.000 dosis llegará a finales de junio, dentro de la compra centralizada que ha hecho la Unión Europea), este experto ha explicado que, en este caso, la clave de la vacunación se debe centrar en los contactos para cortar la transmisión.

Por ello, ha considerado muy importante que si alguien tiene la enfermedad lo notifique rápidamente así como los contactos estrechos con los que ha estado para recomendarles la vacunación.

Gil de Miguel ha recordado que en la viruela del mono la adquisición de dosis se hace pensando en vacunar exclusivamente a la gente que ha estado en contacto estrecho con el afectado, y nunca a la población en general.

Y de no vacunar a los contactos, ha advertido, "esto se puede ir propagando cada vez un poco más y al final darnos un disgusto".

Comentarios