La vacunación de la gripe sube 8 puntos en Castilla-La Mancha en 2 semanas, hasta el 59%

Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma con mayor prevalencia de gripe con 1.532 casos por cada 100.000 habitantes
Un paciente se vacuna contra la gripe en un centro sanitario público de Castilla-La Mancha
photo_camera La vacunación de la gripe sube 8 puntos en Castilla-La Mancha en 2 semanas, hasta el 59%

La campaña de la vacunación contra la gripe ha subido 8 puntos en las últimas dos semanas en Castilla-La Mancha. El 3 de enero la tasa de vacunación se situaba en el 51 % y a día de hoy se sitúa en el 59% de la población castellanomanchega.  

Los datos han sido aportados por la consejera portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Esther Padilla, quién ha animado a toda la población a vacunarse contra la gripe y recuerda que la campaña de vacunación está abierta a toda la ciudadanía desde el 3 de enero.

Así, ha indicado que en esa fecha, cuando la vacunación estaba prescrita solo para la población vulnerable, la tasa de cobertura de la vacuna de la gripe era del 51 %, es decir, unas cifras similares a los años de prepandemia, pero desde el 3 de enero se ha subido 8 puntos, hasta el 59 %.

Padilla señala que también la tasa de vacunación contra el COVID , que sigue aconsejada solo para la población vulnerable, es del 51 %.

En cuanto al número de casos, y toda vez que Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma con mayor prevalencia de gripe con 1.532 casos por cada 100.000 habitantes, Padilla apunta que la evolución se encuentra "en un momento de meseta" y estima que los contagios comenzarán a bajar a partir de la tercera o cuarta semana de enero.

"Ha habido mayor presión asistencial, pero hemos estado preparados"

En cualquier caso, Padilla defiende que aunque ha habido más afluencia de pacientes a los centros de salud y a las urgencias hospitalarias, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ha dado respuesta a la situación, gracias por ejemplo a la puesta en marcha de los planes de contingencia en los hospitales, por lo que asevera: "Ha habido mayor presión asistencial, pero hemos estado preparados".

De este modo, niega que haya habido falta de previsión, como les achacan tanto los sindicatos de personal sanitario como la oposición, y añade asimismo que el pico de casos de gripe "se ha adelantado en toda España" a la época en el que suele producirse y, además, ha coincidido con las vacaciones de Navidad.

Todo ello, unido a que circulan varios tipos de gripe y el COVID, ha hecho que "haya habido más afluencia de pacientes a los centros de salud y a los hospitales", e indica que el día de mayor afluencia fue el 26 de diciembre, cuando las urgencias de los hospitales públicos de Castilla-La Mancha atendieron a 4.000 personas.

Pero niega que haya habido falta de personal y añade, asimismo, que en el Hospital de Toledo se contrataron 200 profesionales de forma extraordinaria desde el 15 de diciembre.

En este sentido, considera que "no se puede levantar la alarma" cuando asisten más pacientes de lo habitual a los centros de salud porque han contraído alguna enfermedad y se diga que "no se les está atendiendo".

"Es verdad que a veces va más gente y otras veces va menos gente, pero no creo que haya habido un problema de falta de atención en ningún caso a los pacientes de la región", asegura la consejera portavoz. 

Comentarios