viernes 21.02.2020

Piden un censo de bebés robados y reconocimiento de desaparecidos del franquismo

Imagen de archivo de una concentración de familiares de niños robados
Imagen de archivo de una concentración de familiares de niños robados

Con una concentración ante el Congreso para que las causas de bebés robados sean una "cuestión de Estado" y con una campaña de Amnistía Internacional en recuerdo a los más de 100.000 desaparecidos en la Guerra Civil y el franquismo se ha conmemorado hoy en España el Día de las Desapariciones Forzadas.

En el lugar donde los afectados consideran que se "debía haber dado ya respuesta" a sus demandas de "justicia y reparación", la plataforma Camino de la Justicia, la asociación AVIDNA y el Observatorio Internacional para la defensa de los Derechos Humanos Nuevo Ágora, han concentrado a decenas de afectados para demandar la inmediata creación de un "censo de bebés desaparecidos".

Según Pedro Caraballo Garrido, Coordinador de Nuevo Ágora, la creación de este censo nacional es imprescindible para conocer la "envergadura del problema" y para "poder cerrar la Transición".

Caraballo ha denunciado la lentitud de la Justicia y la falta de colaboración de la Iglesia para esclarecer estos casos y ha pedido a los políticos que trabajen para solucionar estas causas, mientras lamentaba que tras su primera concentración hace un año, no haya habido "grandes avances en los últimos meses".

Pese a ello, ha reconocido que "se han dado algunos pasos", como la asignación de 100.000 euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para crear un banco de ADN y ha anunciado que en los próximos días se reunirán con la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) y con representantes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), entre otros.

Durante la concentración, la segunda que celebran un 30 de agosto ante el Congreso, las víctimas han leído un manifiesto en el que han exigido que prime "la verdad, la justicia y la reparación" para esclarecer las desapariciones de unos 300.000 bebés robados o adoptados ilegalmente, según algunas estimaciones.

Entre los asistentes se encontraba Antonio Iniesta, quien busca a su hermano mayor, nacido en el Hospital Sanjurjo de Valencia el 3 de junio de 1957.

"Era el mayor de los cuatro hermanos y a mis padres les dijeron que el bebé murió, no les enseñaron el cuerpo, el hospital se ocupó del entierro, no firmaron ningún papel y desconocen dónde fue enterrado", ha relatado.

Además, Ana de la Cruz, nacida en la localidad toledana de Mora, ha anunciado hoy, después de "recopilar papeles durante 4 años", iba a presentar una demanda ante la Fiscalía para conocer el paradero de su hija, nacida en abril de 1964.

Según su relato, 55 días después del alumbramiento, ingresó a su hija en el Hospital Clínico de Barcelona, donde supuestamente murió por deshidratación, aunque "los papeles certifican que la niña que yo enterré no era mi hija".

Amnistía Internacional ha aprovechado la jornada de hoy para lanzar la campaña "Nada es igual, si alguien desaparece", para denunciar las más de 100.000 desapariciones forzadas durante la Guerra Civil y el franquismo en España, que aún no han sido investigados.

La ONG ha asegurado que estas desapariciones no son "un hecho puntual" y la "respuesta para las familias se prolonga en el tiempo de manera permanente hasta que no se sepa qué pasó con sus seres queridos".

En la campaña han recurrido a series de ficción para preguntarse que pasaría si desapareciera alguno de sus personajes más emblemáticos para recalcar que las desapariciones forzosas de hace décadas o las actuales de Siria o México tienen un denominador común.

Este es que "sus familiares serán sometidos a una lenta y prolongada angustia psicológica", según la Organización Humanitaria que ha destacado que de los más de 114.000 crímenes de derecho internacional denunciados ante la Justicia, la mayoría corresponden a desapariciones forzadas.

Según los datos facilitados por Cruz Roja Española, en 2016 atendió más de 960 casos de personas desaparecidas por conflictos armados, catástrofes naturales y otras situaciones de violencia, lo que supuso un incremento de 121 personas con respecto al año anterior.

Más información en vídeos 
Comentarios