Parapléjicos colabora en un proyecto para la fabricación propia de una silla de ruedas infantil

El Hospital Nacional de Parapléjicos ha colaborado con la ingeniera de la Universidad Politécnica de Madrid, Lupe Alonso Gallego, en el diseño y desarrollo de una silla de ruedas infantil basada en el concepto DIY o ‘Hazlo tú mismo’, que responde a la necesidad de ayudas técnicas asequibles para los más pequeños
El Hospital Nacional de Parapléjicos colabora en un proyecto para la fabricación propia de una silla de ruedas infantil
photo_camera El Hospital Nacional de Parapléjicos colabora en un proyecto para la fabricación propia de una silla de ruedas infantil

El Servicio de Terapia Ocupacional del Hospital Nacional de Parapléjicos, centro perteneciente al Sescam, ha colaborado con la ingeniera Lupe Alonso Gallego, de la Universidad Politécnica de Madrid, en el diseño y desarrollo de una silla de ruedas infantil basada en el concepto DIY o 'Hazlo tú mismo' (del inglés Do it yourself).

La silla de ruedas infantil DIY es resultado de uno de los trabajos fin de grado de la ingeniera en el doble grado de Ingeniería Mecánica e Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo del Producto. Esta silla de ruedas tan específica se ha diseñado para que la puedan construir los familiares de los niños (de 9 a 30 meses), o personas cercanas al paciente, lo que reduce enormemente su coste, ha informado la Junta en nota de prensa.

Según Lupe Alonso, "la idea de la silla de ruedas infantil DIY parte de la falta de productos comerciales asequibles para este rango de edad pediátrico y de las soluciones caseras y particulares actualmente fabricadas por los familiares de los niños con afectación medular espinal".

El diseño de la silla se basa en su fabricación con materiales accesibles y tareas técnicas simplificadas (dentro de los requerimientos ergonómicos, técnicos y médicos), a partir del manual de instrucciones elaborado, dirigido a no-expertos y publicado en la web https://silladeruedasinfantil.wordpress.com

La estructura de la silla se compone de dos bastidores con ángulos a 90º con listones de madera y tableros contrachapados de medidas comercializadas y dos ruedas de bicicleta, que permiten al niño propulsarla fácilmente.

Esto supone, además, que el prototipo construido sea en sí mismo un producto real, tal como ahora mismo se está usando en el Hospital Nacional de Parapléjicos. La silla permite realizar modificaciones e incluso añadir piezas impresas en 3D para aumentar su funcionalidad.

Lupe Alonso ha concebido la silla de manera configurable, para adaptarse al niño con lesión medular que va a variar sus dimensiones por el propio crecimiento. Así, el diseño permite tres tamaños diferentes, que se obtienen variando la posición de los diferentes elementos de la estructura (siguiendo un código de colores) y sustituyendo las superficies de apoyo (respaldo, asiento y reposapiés).

UNA FECUNDA COLABORACIÓN BASADA EN LA NECESIDAD

La lesión medular infantil se da en un porcentaje muy pequeño de la población, por lo que la mayoría de los productos de apoyo en el mercado no están pensados para este tipo de población.

"El proyecto surgió para responder a la necesidad de niños muy pequeños con afectación medular que llegaban a nuestro hospital, para los que no existía una silla de ruedas adaptada para iniciar los desplazamientos de manera autónoma. En esas edades tan tempranas, los niños van en sillas de bebé o sillas pediátricas que les impide moverse de manera independiente gran parte del tiempo, pero tienen que comenzar a desplazarse por su cuenta, como cualquier otro niño de su edad", ha afirmado la terapeuta ocupacional del centro sanitario, Raquel Perales, que ha colaborado estrechamente con Lupe Alonso.

"En algunos casos, los padres traían sillas que habían fabricado siguiendo las indicaciones de alguna página de internet, pero no se adaptaban a las necesidades. Necesitábamos una silla sencilla que cumpliera los requisitos mínimos en materia de sedestación, permitiese a los pequeños posicionarse correctamente, desplazarse y adaptarse a sus primeras etapas del desarrollo, lo que se ha conseguido con este proyecto", ha proseguido la terapeuta ocupacional.

Los familiares comentan que es una solución muy buena para proporcionar independencia a los niños cuando son muy pequeños, especialmente en el entorno doméstico, ya que pueden desplazarse de un lugar a otro de la casa, explorar los espacios, ir a por sus juguetes, etcétera.

Para Raquel Perales, "la experiencia como terapeuta ocupacional con Lupe Alonso, ha sido muy gratificante. Es un lujo encontrar a alguien que, tras detectar una necesidad, entienda la importancia de una ayuda técnica que le puede cambiar la vida a un niño y hacerlo realidad. Las sinergias que se crean entre profesionales de diferentes disciplinas con distintos puntos de vista generan un trabajo muy enriquecedor. Trabajar con Lupe ha sido muy fácil y solo puedo estar agradecida por aceptar el proyecto. No solo por la energía y dedicación que ha puesto en él, sino también por la sensibilidad y profesionalidad que ha demostrado en todo momento".

UNA LARGA TRADICIÓN INNOVADORA

La Unidad de Terapia Ocupacional del Hospital Nacional de Parapléjicos tiene una larga tradición innovadora que nace de la experiencia con el paciente y el entorno sociológico de la lesión medular, como lo demuestra la incorporación de la tecnología de impresión en 3D para la fabricación de todo tipo dispositivos que mejoran las actividades de la vida diaria del paciente con movilidad reducida.

La gamificación aplicada a la Terapia Ocupacional, el uso de la tecnología domótica o, como es este caso, este proyecto vinculado al creciente movimiento DIY (Do it yourself) o 'Hazlo tú mismo'; concepto que, más allá de una moda, significa una declaración de intenciones, una filosofía de vida que conecta con la idea de que las personas son capaces de crear o transformar cosas con sus propias manos aplicando las tres erres: Reducir, Reciclar y Reutilizar.

Comentarios