jueves 23/9/21

La prisión del rapero Pablo Hasel alienta reformas legales para los delitos de expresión

El rapero al ser detenido: "No nos callarán, muerte al estado fascista"
Detenido en la Universidad de Lleida al rapero Pablo Hasél, que ingresa en prisión
Detenido en la Universidad de Lleida al rapero Pablo Hasél, que ingresa en prisión

Los Mossos d'Esquadra han detenido hoy al rapero Pablo Hasel, ya en prisión para cumplir una condena de 9 meses por enaltecimiento del terrorismo, en un caso que ha llevado al Gobierno a impulsar reformas para que los delitos de expresión no acarreen penas de cárcel si no hay riesgo para las personas.

En un amplio dispositivo policial, que se ha saldado sin incidentes, los Mossos han detenido a las 08:25 horas de este martes a Pau Rivadulla Duró, conocido como Pablo Hasel, en el rectorado de la Universidad de Lleida, donde se encerró ayer junto a decenas de seguidores para dificultar su arresto.

El rapero ha sido trasladado a la prisión de Ponent, en Lleida, donde se le ha internado en el módulo de ingresos, a la espera de que en los próximos días sea evaluado por los técnicos que deben proponer su clasificación penitenciaria.

Aunque lo habitual es que los reclusos que no sean considerados peligrosos sean clasificados inicialmente en segundo grado, a la espera de posteriores progresiones, nada impide que Hasel pueda acceder directamente a la semilibertad, lo que le permitiría salir de la cárcel a diario y solo regresar a dormir, de lunes a jueves.

Hasel ha ingresado en prisión para cumplir una condena de 9 meses que le impuso la Audiencia Nacional en 2018 por enaltecimiento del terrorismo, por alabar en 2014 en Twitter a ETA y los Grapo, y que fue ratificada por el Supremo. La pena inicial era de dos años, aunque la Audiencia la rebajó a nueve meses porque ambas organizaciones terroristas ya no estaban activas.

En la misma causa, Hasel fue condenado a 24.300 euros de multa por injurias a la corona y a las fuerzas de seguridad.

Al ratificar las penas, el Supremo alegó que la libertad de expresión no puede utilizarse como "paraguas" o "cheque en blanco" para fomentar y ensalzar actividades terroristas, y concluyó que los descalificaciones del rapero al rey y a las fuerzas de seguridad no eran libertad de expresión, sino "odio y ataques al honor".

La Audiencia Nacional desestimó ayer el último recurso de Hasel para evitar su ingreso en prisión argumentando que suspender la ejecución de la condena sería "totalmente carente de justificación" y "absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes", teniendo en cuenta su "historial delictivo", tras lo que ordenó a los Mossos su detención e ingreso en prisión.

Y es que, además de esta condena de nueve meses de cárcel, Hasel acumula otras sentencias: la primera, de dos años de cárcel por enaltecer en sus canciones el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda, es de 2014, aunque la Audiencia Nacional decidió en 2019 dejársela en suspenso.

Suma dos condenas más, ambas firmes y dictadas en 2018, por allanamiento de local y resistencia y desobediencia a la autoridad.

También fue condenado el año pasado a seis meses de cárcel por agredir a un periodista de TV3 que cubría un encierro de estudiantes en la Universidad de Lleida y a dos años y medio por atacar a un testigo en un juicio, sentencias aún no firmes, mientras está a la espera de juicio por atacar a los mossos que custodiaban la sede de la Subdelegación del Gobierno en Lleida en una protesta por la detención de Carles Puigdemont en Alemania.

El encarcelamiento de Hasel ha llevado al Gobierno a plantearse una reforma legal para atenuar las penas de los llamados "delitos de opinión": la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha reconocido hoy que en la libertad de expresión de "reflexiones artísticas, culturales e intelectuales" debe existir una "horquilla de comprensión y tolerancia" propia de una "democracia madura".

Calvo ha recordado que el Gobierno ha puesto en marcha una reforma de ese tipo de delitos, ya que considera que la pena de prisión "no procede" en el caso de infracciones derivadas de este derecho que "no conllevan riesgo para la seguridad de las personas".

Por su parte, Unidas Podemos ha anunciado que pedirá al ministerio de Justicia el indulto para Hasel, para evitar que la reforma legal que ya tramita el Congreso para evitar este tipo de condenas llegue tarde.

Según el partido morado, socio junto al PSOE en el Gobierno de Pedro Sánchez, la detención y encarcelamiento del rapero impide que se pueda hablar de plena normalidad democrática en España.

También el Govern ha denunciado que la detención de Hasel es "una muestra más de la involución de los derechos en España", que ha llegado "hasta los extremos de encerrar en la cárcel a un rapero por las letras de sus canciones", según la consellera de Presidència, Meritxell Budó, que ha acusado al Estado de "reprimir" a todos los que dicen "lo que no le gusta oír".

Desde el ámbito social, la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional España ha expresado "su indignación absoluta" por la "terrible noticia" de la detención del rapero catalán Pablo Hasel, ya que considera "injusto" que vaya a prisión porque ello está "estrictamente vinculado" al ejercicio de su libertad de expresión.

También asociaciones, artistas y entidades del mundo cultural catalán han expresado su rechazo e indignación por la detención del rapero catalán Pablo Hasel, por lo que se han convocado para esta tarde concentraciones de protesta en varias localidades catalanas.

Comentarios