viernes 4/12/20

La Fundación Abogados de Atocha protesta por la puesta en libertad de García Juliá

García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha cometida el 24 de enero de 1977 por miembros de la extrema derecha, ha dejado esta semana la cárcel madrileña de Soto del Real donde cumplía condena como autor de cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio
La Fundación Abogados de Atocha protesta por la puesta en libertad de García Juliá
La Fundación Abogados de Atocha protesta por la puesta en libertad de García Juliá

La Fundación Abogados de Atocha ha realizado este sábado una ofrenda floral a los abogados asesinados en enero de 1977 en el despacho laboralista de la calle Atocha 55 para recordar su memoria y para protestar por la puesta en libertad de uno de sus asesinos, Carlos García Juliá.

García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha cometida el 24 de enero de 1977 por miembros de la extrema derecha, ha dejado esta semana la cárcel madrileña de Soto del Real donde cumplía condena como autor de cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio.

Este sábado una delegación de la Fundación Abogados de Atocha ha realizado una ofrenda floral en el monumento de El Abrazo, en memoria de los Abogados de Atocha realizada por el artista Juan Genovés, situado en la plaza de Antón Martín de Madrid, para homenajear a los asesinados y como "grito de silencio de crítica y repulsa" por la excarcelación de García Juliá.

Con este desgarrador grito de silencio, la Fundación Abogados de Atocha y sus familiares, colocando un clavel rojo en el monumento, en absoluto y respetuoso silencio, hemos querido recordar a aquellos jóvenes abogados que dieron su sangre y su vidas por la democracia y la libertad en nuestro país, y a su vez criticar el hecho de la puesta en libertad de uno de los asesinos", han afirmado en un comunicado.

A la ofrenda floral han asistido José María Mohedano, abogado; Pablo Benavides, hermano de uno de los asesinados; Francisco Naranjo, director de la Fundación; Cristina Almeida, abogada; Raúl Cordero, Vicepresidente de la Fundación; Maricruz Elvira, secretaria de la Fundación; y Giomar Sarabia, hija de uno de los asesinados.

García Juliá dejó este jueves la prisión madrileña en la que ingresó en febrero de este año después de ser extraditado a España desde Brasil, donde fue detenido en diciembre de 2018 tras décadas prófugo y un periodo encarcelado en Bolivia por un delito relacionado con el narcotráfico.

Está condenado por ser uno de los autores de la matanza de Atocha, por lo que fue sentenciado a 193 años de prisión en 1980, pero tan solo cumplió 14 años de la pena que le había sido impuesta.

En 1991 consiguió la libertad condicional y, años después, logró un permiso para viajar a Latinoamérica por una oferta de trabajo y, aunque el permiso fue revocado posteriormente, nunca regresó a España.

A pesar de que le quedaban por cumplir más de diez años de condena, la Audiencia de Ciudad Real, que es el último tribunal que sentenció al autor de la matanza pero por otro delito que no está relacionado con ese, atendió en mayo pasado la petición de su abogado para una nueva liquidación de la condena, que le reconoció redenciones durante el tiempo que estuvo prófugo en Sudamérica.

Más información en vídeos 
Comentarios