martes 24/11/20

Los homicidios y asesinatos superaron la media de 5 años en CLM, hasta 53 en 2019

- Castilla-La Mancha registró más delitos de violencia de género en el año 2019.

- El fiscal superior dice que faltan 12 fiscales para la media nacional y pide avances en edificios de Talavera y Manzanares

El fiscal superior de Castilla-La Mancha, José Martínez Jiménez, durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Generales de las Cortes regionales
El fiscal superior de Castilla-La Mancha, José Martínez Jiménez, durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Generales de las Cortes regionales

Los homicidios y asesinatos registrados en Castilla-La Mancha han alcanzado los 53 casos en 2019, un dato que se sitúa "muy por encima" de la media aritmética del último quinquenio en la región.

Este dato se incluye en la Memoria de la Fiscalía de Castilla-La Mancha relativa al ejercicio 2019 que el fiscal superior de la región, José Martínez Jiménez, ha presentado este martes en la Comisión de Asuntos Generales de las Cortes autonómicas.

Martínez Jiménez ha señalado que, en cuanto a los delitos, la cifra más destacada de la memoria, que consta de 289 páginas, es el aumento de los homicidios y asesinatos en 2019, hasta los 53, un dato que comparado con años precedentes, se sitúa "muy por encima" de la media aritmética del último quinquenio, y que se han producido "en cualquier parte del territorio regional".

También ha señalado que en 2019 se ha producido una "tónica de estabilidad" en el número de diligencias abiertas por delitos de lesiones, que repite casi exactamente las cifras del año anterior, mientras que se ha producido un "importante repunte" en los indicadores relacionados con la violencia de género. 

Martínez Jiménez se ha centrado en tres de estos indicadores, por un lado el "incremento espectacular" en el número de diligencias previas, al pasar de 1.750 en 2018 a más de 3.200 diligencias previas por violencia de género en 2019; por otro lado, en materia de órdenes de protección, al pasar de 1.165 a 1.600, y por último en el número de dispositivos de control telemático, hasta los 136. 

Estos datos llevan a realizar "una doble lectura", según el fiscal jefe de Castilla-La Mancha, por un lado que no se ha producido un aumento de casos de violencia de género, sino "un aumento del trabajo judicial por afloramiento de casos que seguramente en años anteriores permanecían ocultos" y que, además, se produce una "mayor implicación de las víctimas y mayor confianza en el sistema, que ha llevado a las víctimas a denunciar los hechos y solicitar medidas". 

Por otro lado, ha señalado que los delitos contra el patrimonio han descendido un 9 por ciento, pero ha alertado de que algunas figuras delictivas como la usurpación de inmuebles, es decir, los delitos de ocupación ilegal de vivienda, se han incrementado en un 25 por ciento, con 976 casos en 2019, mientras que el año anterior rondaron los 800. 

Asimismo, ha indicado que en 2020 este tipo de delitos ha seguido aumentando, si bien ha emplazado a analizar la Memoria de la Fiscalía de este ejercicio para conocer más en detalle la situación. 

Por contra, ha señalado que los delitos contra la libertad y la integridad sexual se han reducido un 5 por ciento, sobre todo porque se han producido menos delitos contra menores de 16 años. 

Martínez Jiménez también ha informado de que se han producido descensos en otras modalidades de delitos, como el tráfico de drogas, la hacienda pública o el orden público, mientras que se han registrado más delitos contra la ordenación del territorio o la inviolabilidad del domicilio. 

Por otro lado, ha indicado que en 2019 se ha ampliado la plantilla de fiscales en tres nuevas plazas, en concreto una en Toledo, otra en Guadalajara y otra en Albacete, lo que da un total de 88 efectivos, una cifra "muy por debajo" de los cien fiscales que, según sus cálculos corresponderían a Castilla-La Mancha si se aplicara la ratio de cinco fiscales por cada 100.000 habitantes.

En este sentido, ha detallado que Castilla-La Mancha es una de las regiones con menor ratio de fiscales por cada 100.000 habitantes. 

Martínez Jiménez ha señalado, asimismo, la implantación de la nueva oficina fiscal como modelo organizativo de las oficinas fiscales y ha subrayado que, en 2019, se ha completado el proceso de reforma de infraestructuras de edificios judiciales, una vez que están "casi terminados" los de Guadalajara y Albacete y ha adelantado que, previsiblemente, entrarán en funcionamiento antes de que acabe este año 2020.

En este punto, ha subrayado que los edificios judiciales de las capitales de provincia de Castilla-La Mancha son acordes con la importancia que tienen, si bien ha admitido que aún quedan "aspectos importantes" en las dependencias judiciales de Talavera de la Reina (Toledo) y Manzanares (Ciudad Real). 

Por otro lado, ha apuntado también como aspecto importa de 2019, el impulso a las nuevas tecnologías, que ha permitido incorporar avances tecnológicos a la tramitación y despacho del trabajo judicial, lo que ha posibilitado que en 2020, durante los meses del confinamiento, haya podido mantenerse importantes ratios de rendimiento mediante el teletrabajo.

También ha reflexionado sobre el aforamiento de determinadas autoridades políticas y judiciales y ha considerado que no se trata de un privilegio a favor del aforado, sino como un sistema que busca "el órgano con mayores recursos a la hora de tomar una decisión" sobre una posible imputación o archivo de una causa. 

Tras la exposición del fiscal superior de Castilla-La Mancha, los grupos parlamentarios en las Cortes -PSOE, PP y Cs- han agradecido a Martínez Jiménez los datos aportados y han valorado su intervención.

Más información en vídeos 
Comentarios