Junta protegerá los entornos del Castillo de Almonacid e iglesias de Horcajo y Carrascosa

Imagen de archivo del Castillo de Almonacid en Toledo
photo_camera Imagen de archivo del Castillo de Almonacid en Toledo

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha ha publicado la Resolución de la Viceconsejería de Cultura por la que se inician los expedientes para delimitar el entorno de protección de tres Bienes de Interés Cultural de la región, como son el Castillo de Almonacid (Toledo), la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad de Carrascosa del Campo (Cuenca) y la iglesia de la Inmaculada Concepción de Horcajo de Santiago (Cuenca).

En su edición de este lunes, recogida por Europa Press, el DOCM explica acerca del Castillo de Almonacid que aunque diversos estudiosos afirman que debió de existir un monasterio visigodo o un ribat islámico, ambos dotados de una torre de vigilancia y refugio, "lo cierto es que la primera cita documental de Almonacid se remonta al año 1086 con motivo de la entrega del lugar al arzobispo de Toledo Bernardo de Sedirac".

Se llevaron a cabo varios intentos repobladores; así en 1157 se otorgó fuero y carta puebla, y en 1226 el arzobispo Jiménez de Rada dio un fuerte impulso a esta tarea. A finales del siglo XIV, el arzobispo Pedro Tenorio llevó a cabo una importante reforma en el castillo donde, además, hubo de mantener prisionero a Alfonso Enríquez, hermanastro del rey Juan I.

En el año 1576, en las Relaciones Topográficas de Felipe II, se afirma que el castillo sólo tiene dos o tres tiros inútiles y sin munición, tampoco tiene alcaide porque había fallecido poco tiempo antes de que se efectuara la encuesta, pero que era "un castillo y casa bien fuerte" y el arquitecto Pedro Gumiel opinaba que precisaba de urgentes reparaciones. Apartir de esa fecha los datos escasean. En el siglo XVIII pasó a propiedad de los condes de Mora. En 1809, durante la batalla de Almonacid en el contexto de la Guerra de la Independencia, sirvió de refugio al general Venegas, que acabó rindiéndolo a los franceses.

En 1839 el alcalde de la localidad dio permiso para que se aprovechasen los ladrillos y piedras del castillo, lo quea centuaría su deterioro. En 1844 la encuesta efectuada por la Comisión de Monumentos habla de un castillo deshabitado y deteriorado. Probablemente este deterioro se hizo más patente a partir del siglo XIX, porque pasó de pertenecer a la mitra toledana y a la emperatriz Eugenia de Montijo a diversos particulares que no se ocuparon de su sostenimiento.

Ubicado en lo alto de un cerro desde el que logra un amplio control visual del territorio y buena comunicación con la fortaleza de Peñas Negras en Mora, tiene cinco torres, dos de ellas cuadradas y tres cilíndricas. Presenta una planta de polígono irregular de cuatro lados, siendo tres de ellos de trazado de muralla en cremallera y un cuarto, el sur,que presenta un esquema simétrico que combina dos lienzos rectos con tres torres semicirculares.

Delante de los paramentos exteriores y paralela a ellos se conserva una barbacana que, a su vez, tiene delante un foso parcialmente colmatado. Intramuros, en el centro del patio de armas, se levanta la torre del homenaje de planta cuadrada.

IGLESIA DE CARRASCOSA DEL CAMPO

Sobre la iglesia de Carrascosa del Campo, explica el DOCM como justificación que con la culminación de este expediente cualquier intervención de obras en las manzanas adyacentes o colindantes a la Iglesia Parroquial se consideran susceptibles de afectar negativamente a la contemplación del bien objeto de tutela, lo que obliga a tomar en consideración los ámbitos físicos en los que haya de garantizarse un adecuado control administrativo de las intervenciones a realizar en los mismos, a fin de evitar alteraciones o perturbaciones que minusvaloren la contemplación del bien.

Por ello, se han incluido todas las parcelas adyacentes o colindantes con el inmueble objeto de protección.

Se juzga necesario posibilitar el control administrativo establecido en la legalidad del Patrimonio Histórico sobre el entorno de protección señalado, en razón de que cualquier intervención en él se considera susceptible de afectar negativamente a la conservación o a la contemplación del bien objeto de tutela.

Por último, sobre la iglesia de Horcajo, dice que fue iniciada su construcción en el año 1515 por los maestros García de Hermosa y Juan de Hornedo, fue reformada ese mismo siglo por Francisco de Luna, y rematada a principios del siglo XVII por Toribio y Gabriel del Hornedo.

Al exterior aparece como un edificio de monumentales proporciones con marcados contrafuertes entre los que se abren ventanas ojivales y la torre, cuadrada, de cuatro cuerpos adosada a los pies. El ábside es poligonal de tres lados.

La portada principal, plateresca y muy decorada, es conocida como la Puerta del Sol, se abre al mediodía y está compuesta por un arco de medio punto entre pares de pilastras con las imágenes de San Pedro y San Pablo en hornacinas situadas entre cada par y medallones en las enjutas.

Comentarios