Lunes 17.12.2018

El juez quiere absolver a 'La Manada' porque la víctima no sufrió ni sintió dolor

La joven que denuncia a 'La Manada' por una violación grupal en San Fermín de 2016 revela que durante el acto estuvo en shock

El juez quiere absolver a La Manada porque la vícitima no sufrió ni sintió dolor
El juez quiere absolver a 'La Manada' porque la vícitima no sufrió ni sintió dolor

Según recoge Estrella Digital, el juez que lleva el caso de “La Manada”, Ricardo González, se inclina por la absolución de los acusados por ‘violación’ en San Fermín de 2016. Éste hace hincapié en las preguntas a la presunta víctima que "no sintió daño, que no hubo fuerza física y que tampoco hubo amenazas, sino que fue la situación de shock", dejando claro así que la víctima no considera que fuera agredida fisicamente.

Hace cinco años el juez Ricardo González condenó a nueve años de cárcel a un violador tras responder su víctima que sí se resistió al agresor, en este caso no ocurre así. El magistrado insistió durante el interrogatorio en que si de cara a los presuntos violadores, los acusados, supieron en algún momento por alguna manifestación que ella hiciera para saber que se encontraba en estado de ‘shock' y que no quería seguir haciendo lo que hasta el momento hacían.

La comparecencia de la joven de 18 años que denunció una violación grupal en San Fermín fue el 14 de noviembre de este año ante el tribunal que juzga a ‘La Manada’.

Este jueves, el periódico ‘El Mundo’ ha adelantado el interrogatorio de los tres abogados de la defensa y el juez Ricardo González y las respuestas de la denunciante.

Interrogatorio de Agustín Martínez Becerra. Abogado defensor de los acusados José Ángel Prenda Martínez, Ángel Boza Florido y Jesús Escudero Domínguez.

-En primer lugar, con permiso del tribunal, voy a empezar formulando cuestiones sobre las declaraciones que constan en las actuaciones sobre ella. Comienzo. Mire, cuando usted se encontraba en el banco -vamos a empezar, insisto, por las declaraciones- acuden varios agentes de la policía local.

Sí.

-Usted les narra los hechos, ¿correcto?

Sí.

-Bien. Después de todas las preguntas del Ministerio Fiscal y de las acusaciones, nos quedan una serie de dudas y pretendemos que usted nos las solucione.

De acuerdo.

-¿Usted estuvo bailando con ellos, bailando?

¿En la Plaza del Castillo?

-Sí, cuando usted los encuentra, ¿estuvo usted bailando con ellos?

No, estuve sentada en el banco.

-Estuvo sentada en el banco. Entonces, le pregunto, ¿no dice la verdad el agente de la policía municipal que en referencia a la conversación que usted mantuvo con ellos indicó que habían estado bailando y en un momento dado ella les había dicho que se quería ir a casa?

Yo estuve bailando pero no con ellos. Yo estuve bailando con otra gente.

-Usted con ellos no estuvo bailando.

No.

-Vale. Igualmente, siguiendo esta misma declaración, siguiendo estos comentarios que usted realizó al primer agente con el que pudo hablar, ¿le dijo usted al agente que usted comenzó a gritar?

No lo recuerdo, no, no.

-Porque usted no gritó.

No, yo no grité.

-No gritó. Igualmente, ¿se despertó usted desnuda?

No me dormí.

-Entonces, entiendo que usted tampoco le dijo al agente, con el primero que habló, que "no recuerda nada porque se ha despertado desnuda y sola". Usted no se durmió.

No, no me dormí. Me refiero, yo estaba con los leggins bajados y con la camiseta pero sin el sujetador. Entonces no estaba ni dormida... y desnuda, bueno, depende de cómo lo interprete.

-Correcto. Simplemente, usted no le dijo eso.

No.

-Después, resulta que siendo aproximadamente las siete de la mañana, usted prestó declaración ante la Policía Local, ¿recuerda?

Sí.

-Bien. En ese momento, a usted se le indicó que si quería un abogado del servicio navarro, el SAN, o un psicólogo ¿y usted qué contestó?

Que no al psicólogo y del abogado creo que luego lo pedí, pero en ese momento no, no lo recuerdo muy bien.

-O sea, que pudo usted renunciar a la presencia de un abogado cuando prestó declaración ante la Policía.

Sí, yo creo que sí.

-Igualmente, a preguntas del Ministerio Fiscal, ha indicado usted que estuvo prácticamente todo el tiempo con un grupo de chicos de Castellón y de Palencia...

Sí.

-Y que exclusivamente se encontró con un chico de la universidad.

Es que el chico este de la universidad... Es el novio de una chica de mi universidad, pero él estaba con su grupo de amigos aquí.

-¿Y se quedó usted con ellos o con los de...?

Estuve como yendo y viniendo y fue el momento en que les perdí a ellos y perdí a los de Castellón y a los de Palencia. Entonces fue cuando me senté en el banco, porque me había perdido.

-Perfectamente. Igualmente, hace usted referencia en dos ocasiones, tanto en la primera como en la siguiente declaración, habla usted del hotel Leyre.

Sí.

-¿Usted estuvo en el hotel Leyre?

Yo no recuerdo... Igual que tengo dudoso el camino, como ya he dicho, tampoco sé... No conozco Pamplona, no sé si era el hotel Leyre o cuál era, pero cuando yo estaba en la Policía poniendo la denuncia y al explicarle el recorrido a la policía que me estaba tomando declaración, al yo decirle que el camino era recto y hacia la izquierda, que es como yo lo recuerdo, ella me estuvo indicando los sitios que había. Y a mí el hotel Leyre me sonaba. Entonces, dije: "Es el hotel Leyre".

-Perfecto. Entonces, usted dijo, afirmó, que era el hotel Leyre en función de esos datos, en función de la explicación.

Claro, igual que fallo en el recorrido, puedo fallar en el nombre.

-Sin duda, sin duda. Igualmente, habla usted, en esa declaración, de que los chicos le empiezan a molestar y sitúa usted esa molestia en la Avenida Carlos III dirección a los Caídos.

Sí.

-Evidentemente, entiendo que esta descripción es acorde a lo que le plantease la policía local.

Claro, con lo que yo creía que era el recorrido y lo que la mujer me estaba diciendo. "¿Seguro que es esta calle?". Y yo le decía: "Sí, creo que es esta calle, era grande , tal..". Y me dijo eso. No sé si concuerda con el recorrido pero yo dije eso pensando que era mi recorrido.

-Perfecto. Pues analizadas estas circunstancias en relación con las declaraciones quisiera digamos que hacer poco menos que un relato paralelo al que ha realizado el Ministerio Fiscal, que ha comenzado desde el principio, desde la Plaza del Castillo, hasta el final de lo que ocurrió. Vamos a ver, cuando usted llega al banco, ¿no se identificó, no se preguntaron el nombre?

No. Me senté, había un chico sentado y empezamos a hablar directamente: "Jo, menuda fiesta los Sanfermines". Y le dije: "Ya ves". Y ya empezamos con la conversación que he dicho antes.

-Entonces, igualmente, ¿a usted le preguntaron su nombre?

No.

-En la página 19 de su declaración, firmada por usted, indicó que el chico que estaba sentado ha comenzado a hablar con usted, preguntándole que qué hacía en Sanfermines, cómo se llamaba y de dónde era. ¿Eso se lo inventó la Policía o lo dijo usted?

Puede ser que me preguntara mi nombre, pero... que ahora mismo no me acuerdo, yo de lo que me acuerdo es de que la conversación iba en plan "jo, menuda fiesta de San fermiín", "ya ves", "¿qué haces aquí", "pues he venido con un amigo mío, duermo en el coche, ah, tú también, qué bien", "¿de dónde eres?", "de Madrid". No sé si en algún momento le dije: "Soy C., de Madrid, tengo 18 años y estudio tal carrera".

-No, simplemente le he preguntado si recuerda usted si le dijo el nombre.

Yo no recuerdo haberle dicho mi nombre, pero puede que se lo dijera y que ahora mismo no lo recuerde.

-Claro, ¿y puede que ellos también le dijeran a usted el suyo?

No creo, porque yo en ningún momento... Yo sus nombres no los sé.

-Ha dicho usted igualmente, a las preguntas del Ministerio Fiscal, ha hecho referencia a que hablaron de fútbol y de las fiestas . Y ha dejado entrever y de algo más, ¿no hablaron de ningún tema más?

Pues de tatuajes, de fútbol, de las fiestas... No hubo más.

-¿En ningún caso y en ningún momento recuerda usted que ninguno le hiciera un comentario en relación, por decirlo de alguna manera, intentado utilizar un lenguaje lo más cercano posible, picante, o sugerente o insinuante?

No lo recuerdo, la verdad, no.

-¿Usted no recuerda, por ejemplo, y perdóneme por el uso de la expresión, que uno de ellos le indicara, después de un comentario, de una conversación, que era cinturón negro comiendo coños?

No, no lo recuerdo, lo siento.

-¿No lo recuerda?

No.

-A partir de ahí, en un momento determinado usted indica que se quiere marchar al coche. ¿Conoce usted Pamplona?

No.

-¿Sabía usted donde tenía el coche?

Sí, porque aparqué ahí y el recorrido que hice fue del coche a la Plaza del Castillo, compramos X y yo las sangrías, estuvimos en la Plaza del Castillo, volvimos a bajar... Entonces más o menos me podía orientar. Y si no me encontraba, tenía el móvil para buscarlo en internet, por ejemplo.

-Ciertamente, por la descripción, si no me equivoco, tenía usted el coche en Soto de Lezkairu.

Sí, no sé cómo se llama esa zona, pero...

-Perfectamente. Si no me equivoco, la dirección es una calle prácticamente recta, que va a parar de la Plaza del Castillo aproximadamente a la zona de Soto de Lezkairu. Usted, a preguntas, ha indicado que ese recorrido ya lo había hecho, ¿volvió usted a repetir ese mismo recurrido cuando quería dirigirse por la noche al vehículo?

Es lo que llevo intentando explicar, que yo creo que sí. El recorrido que yo recuerdo es una calle muy ancha recta y luego a la izquierda, el recorrido que yo recuerdo sí, intenté ir hacia el coche.

-Con lo cual, usted siempre recuerda haber ido por una calle muy ancha.

Sí, menos en el momento en que giramos.

-Efectivamente. Entonces, ¿cómo explica usted que aparezca en las imágenes -está todo prácticamente o buena parte del recorrido grabado- que usted cruza la calle donde está el Monumento al Encierro, la cruza... O sea, había entrado ya por Paulino Caballero y estaba recorriendo la calle Paulino Caballero, que no es en ningún caso la calle esa amplia a la que usted hace referencia, cómo explica usted que viniera por ese camino, qué sentido tiene?

Para mí el recorrido fue recto y hacia la izquierda, pero yo no conozco Pamplona y tampoco, igual que no recuerdo el camino, el trayecto, no recuerdo otras cosas. Entonces, puede ser que el recorrido, el que yo creo que fue, no fuera ese.

-Bien. Igualmente, lo que sí hay es una diferencia notable... ¿no notó usted la diferencia de iluminación entre ambas calles?, es decir, la calle principal es una calle iluminada, la calle por la que usted iba era una calle poco iluminada, ¿no notó, no le sorprendió que ese no era el camino correcto?

No sé si me sorprendió o no. No.

-No le sorprendió. Ha hecho usted referencia a algo que me parece importante, que es que en un momento determinado le empezaron a molestar. ¿Podría usted determinar, en el espacio temporal que usted recuerde, cuándo se empezó a producir esa actitud excesivamente cariñosa, como creo que se podría calificar? ¿Cuál fue el momento?

Vuelvo a repetirlo, yo en mi cabeza decido tirar hacia la izquierda para desviarme de ellos porque me han empezado a molestar sus actitudes. Entonces, pues, antes de ir por tal, antes de girar... A ver, cuando yo digo girar hacia la izquierda es a lo que en el trayecto que usted me ha dicho es cruzar la calle grande, ¿no? Entonces, para mí cuando yo decido girar a la izquierda es cuando me empiezan a molestar sus actitudes. No sé si me he explicado.

-Sí, sí, sí. Pero sí me gustaría que intentase aclarar. A lo mejor sería necesaria la exhibición con un mapa a efectos de que ella pudiese... [murmullo en la sala] A efectos simplemente de determinar izquierda o derecha... De acuerdo, cuando usted entra realmente del recorrido de la calle Espoz y Mina o de la Plaza del Castillo, usted simplemente pasa por dos calles, sólo pasa por dos calles, y hay una calle recta que es la calle Paulino Caballero. Cuando usted cruza la calle del Monumento, esa es la calle más digamos iluminada y con más tránsito, ¿por qué no dobló hacia esa misma calle, buscando la luz y buscando más gente y siguió por una calle absolutamente oscura y con poco tránsito si usted se sentía acosada?

Porque, yo le vuelvo a repetir, mi trayecto, el que yo creo que hice es recto y hacia la izquierda y yo fue la que decidió girar hacia la izquierda, que es cuando usted dice que es ya cuando empiezo a entrar en la calle Paulino Caballero. Para mí, estaba yendo hacia el coche, alejándome de ellos, no sé cómo explicarlo.

-Bien. Igualmente, ha hecho usted referencia a que, independientemente de saber el nombre del hotel o no, en un momento determinado volvió usted sobre sus pasos. Es decir, fue hacia atrás de nuevo. Al menos así lo he entendido y quería que nos lo aclarara.

Sí, en plan... Vamos a ver, yo le vuelvo a repetir que se lo explico según lo que creo que es el recorrido...

-Claro, sí sí sí, de eso se trata.

Entonces, estábamos en el banco y ya, cuando yo hago la llamada y digo que me voy porque el chico al que había llamado habíamos quedado en vernos después, pues comenzamos a andar y vamos hacia el hotel, que iban delante, dos o tres chicos, no me acuerdo muy bien, no sé si yo iba con uno o con dos hablando y cuando llegamos a la altura del hotel, volvemos a ir para atrás, hacia la calle grande que yo pienso que es la... Como que el recorrido fue: recto a la izquierda pero volvimos, volver a ir recto e izquierda hacia el portal.

-Por decirlo de alguna manera, usted va dirección hacia el coche, hacia el hotel, y después vuelve hacia atrás. O sea, retrocede. ¿Podría explicarle al tribunal qué sentido tiene retroceder hacia atrás si usted va dirección al coche, a su vehículo? ¿para qué vuelve para atrás?

Para mí el recorrido es recto, hacia la izquierda hacia el hotel Leyre, volver para atrás para la calle grande, recto, girar hacia la izquierda... Giro hacia la izquierda porque yo me empiezo a sentir incómoda. Entonces decido girar.

-Dijo usted, cuando prestó declaración, que ellos entraron en el hall del hotel y que usted permaneció fuera fumando un cigarro.

Sí.

-¿Estaba usted sola o acompañada?

La cosa es que... No sé cómo explicar... Eran unas escaleras, no era un hall con la recepción y tal. Yo lo que recuerdo es que ellos como que subieron unas escaleras hacia un portal y ahí había alguien del hotel, que no sé con seguridad si era un recepcionista o lo que fuera. Y ahí fue donde yo iba más atrás de los que estaban en el hotel. Yo iba hablando con otro chico, con otros dos, no lo sé, no le sé decir si era uno o dos. Pero los que iban delante estaban ya cuando yo llegué. No sé sí...

-Sí, es que usted hace referencia a que se queda fumando un cigarro mientras que ellos están buscando habitación.

Sí, pero no es que ellos entren al hotel, pasen por las puertas de cristal y busquen en la recepción, sino que es en la misma puerta de cristal del hotel donde hay un hombre y le preguntan habitación... No sé qué le preguntaron, yo no lo oí, estaba más atrás. Yo cuando llegué, uno de ellos, no sé quién, estaba ya diciendo un número y un nombre.

-O sea que usted una parte de la conversación... Sí escuchó la conversación que tuvo con esa persona que está en la puerta del hotel.

Sí, le dijo un número y un nombre, pero no sé ni el número ni el nombre.

-¿No escuchó en ningún momento que querían una habitación, que estaban buscando una habitación, y concretamente incluso una -habitación para follar?

No. No me sorprendió que buscaran una habitación porque dormir cuatro personas en un coche es muy incómodo, entonces no me extrañó que estuvieran buscando una habitación para descansar.

-Claro. ¿Y en algún momento le indicaron que usted también podía descansar en esa habitación y subir a esa habitación con ellos, independientemente de practicar o no practicar ningún tipo de relación?

No, no me dijeron nada, la verdad.

-A partir de ahí, usted, situémonos en la calle Paulino Caballero. Cuando usted llegó a la calle Paulino Caballero, ¿quién es el que sale corriendo, le adelanta o va con usted, el que se dirige a la chica que está en la puerta?

No me adelanta corriendo, sino que empezó a andar un poco más rápido que yo. Yo iba a un paso normal y me adelantó. Es el que estaba sentado al lado de mí en el banco al principio.

-Y exactamente ¿podría describir qué es lo que vio usted que hizo?

Se acercó a la puerta del portal y había una chica timbrando y se puso a hablar con la chica. Creo que se puso a hablar con la chica.

-¿Y a usted eso no le sorprendió, no le llamó la atención?

Es que... No, no. Igual que habían comenzado a hablar conmigo, con la chavala también. Yo le vi pero al momento yo ya estaba dándome un beso con otro.

-¿No es más cierto que usted estaba, estaban, todos, las cuatro personas, mientras que este chico estaba hablando, escondidos en el número 3 de la calle Paulino Caballero, siendo imposible que la chica los pudiera ver en ese momento?

No, ellos estaban apoyados en la pared...

[Intervine el portavoz del tribunal. "Perdón, señor letrado, es el número 5, si no recuerdo mal". "Claro, el número 5 es en el que se producen los hechos. En el número 3 es donde hay una pared..."."Ah, perdón". "Los hechos son en el número 5, pero la posición en la que ellos se encontraban es el número 3". "De acuerdo, pero acláreselo...". "Sí, por eso le he indicado en el portal anexo". "Vale"]

Continúa la denunciante:

No, estábamos pegados a la pared pero porque yo me estaba dando un beso con un chico, entonces estábamos pegados a la pared, pero yo no sé dónde estaban... Supongo que estaban ahí también, pero no sé si estaban pegados a la pared escondiéndose o no, no se lo puedo decir.

Vamos a ver, yo lo que quiero que usted explique... La calle Paulino Caballero es... No sé si se podría exponer incluso, porque hay fotografías, la infografía y podríamos ver las imágenes de la entrada, el hall de Paulino Caballero número 5, si pudiese exhibirse... Al parecer la compañera tiene la fotografía en el... [señala el iPad de otra abogada], se lo podría exhibir.

Fuente: Estrella Digital

Más información en vídeos 
Comentarios