jueves 20.02.2020

José Ángel de la Casa: 'El deporte te ayuda, sobre todo en los momentos duros'

El periodista toledano José Ángel de la Casa, recibirá la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha el 31 de Mayo en el Día de la Región - EFE/ Jose Angel
El periodista toledano José Ángel de la Casa, recibirá la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha el 31 de Mayo en el Día de la Región - EFE/ Jose Angel

El periodista toledano José Ángel de la Casa ha admitido que tuvo que "recolocarse mental y físicamente" cuando le diagnosticaron parkinson, pero también ha afirmado que el deporte le ha ayudado, porque su "componente" de dolor, sacrificio y responsabilidad "te ayuda, sobre todo en los momentos duros".

En una entrevista con la Agencia Efe pocos días antes de recibir, el próximo 31 de mayo en Talavera de la Reina, la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha, el hombre que durante años ha sido la voz de las retransmisiones deportivas de TVE y que padece parkinson desde hace 14 años habla de su vida diaria y de lo que supone el premio.

"Me produce una ilusión tremenda, me siento muy orgulloso y muy agradecido también. La verdad es que es un premio extraordinario que me hace mucha ilusión recibir", ha señalado este periodista que actualmente reside la mayor parte del tiempo en su pueblo, Los Cerralbos (Toledo), donde es teniente de alcalde.

A José Ángel de la Casa le "reconforta" que la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha llegue en este momento de su vida: "me hace sentir muy orgulloso de ser castellano-manchego, porque digamos que no son mis días de gloria, son mis días ya de descanso y de jubilación".

La mayor parte de su trayectoria la ha desarrollado en TVE, donde debutó en 1979 en la transmisión de partidos en directo y donde fue uno de los protagonistas del famoso España-Malta de 1983 con el 12-1, además de dirigir, por ejemplo, 'Estudio Estadio'.

Este periodista no es de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor, sino que "cada cosa tiene su tiempo" y esto le hace tomar la vida con serenidad.

"Cuando se produjo el diagnóstico de la enfermedad yo me recoloqué, mental y físicamente", ha señalado, y desde esa perspectiva se ofrece "si puede servir lo que he sido yo en el mundo del deporte para que se conozca mejor la enfermedad de Parkinson, para que algunos enfermos se sientan más reconfortados o para que las familias lo entiendan".

Ha reconocido que si puede ayudar ahora en esta faceta le supondría "una satisfacción enorme", y ha agregado que el deporte también le ha ayudado a cómo lo está llevando, porque "es un mundo que te ayuda a vivir con el dolor, también con el sacrificio, con el esfuerzo, con la responsabilidad".

"Tiene un componente que luego en la vida privada, personal, te ayuda, sobre todo en los momentos duros", ha manifestado el periodista.

Su día a día en Los Cerralbos incluye hacer algo de ejercicio al comenzar la jornada, practicar golf un par de días a la semana -juega nueve hoyos en el campo talaverano de Palomarejos-, echar una partida de mus con los amigos y, ya por la tarde, toma clases de piano y cantar.

Son ejercicios que le vienen "bien" para la enfermedad, ha explicado porque los enfermos de parkinson "se van quedando poco a poco sin voz" y van hablando más despacio y con dificultad, pero cantar "ayuda mucho" a mantener el tono.

También escribe, recuerdos sobre todo, anécdotas en algún mundial, por ejemplo, y lo que escribe "va quedando ahí, ya veremos qué hago con ello".

En 2015 su amigo Pedro García le dijo "vente conmigo" y esta legislatura el periodista es el teniente de alcalde de su pueblo (unos 500 vecinos, muchos de ellos mayores). Ya se lo habían propuesto antes pero como no residía allí lo había rechazado; al regresar a Los Cerralbos "me lo pensé" y aceptó "por si puedo echar una mano".

Intenta potenciar la parte de ocio y deportes, pero también le preocupa la seguridad de los vecinos, ya que sin policía local y con cuarteles de la Guardia Civil "que se han ido vaciando" hay muchos mayores "que no es que sientan miedo, sino que no sienten relativamente seguros".

A sus 67 años, José Ángel de la Casa no está nervioso ante la Medalla de Oro que va a recibir el 31 de mayo, pero siente "responsabilidad" y está preparando "con tiempo" las palabras que va a decir, sobre todo "porque la gente espera algo de ti y no quiero defraudarlos".

Lo que tiene claro que quiere trasladar en aquel momento es su reconocimiento a los políticos y a tanta gente "que ha hecho que Castilla-La Mancha sea hoy una realidad cuando mucha gente no daba nada por ella".

Más información en vídeos 
Comentarios