viernes 23/10/20

Uno de cada cinco niños españoles ha sufrido violencia machista contra su madre

Son datos del estudio "Menores y Violencia de Género", elaborado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género a partir de entrevistas a 10.465 menores de 14 a 18 años y 3.045 docentes
Familias de acogida, la mejor opción también para los menores extranjeros
Uno de cada cinco niños españoles ha sufrido violencia machista contra su madre

Uno de cada cinco menores españoles, el 19,3 %, ha estado expuesto en repetidas ocasiones a situaciones de violencia de género contra su madre y, de ellos, el 77 % ha sido víctima de la violencia directa de su padre o de la pareja o expareja de su madre.

Son datos del estudio "Menores y Violencia de Género", elaborado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género a partir de entrevistas a 10.465 menores de 14 a 18 años y 3.045 docentes.

El 14,3 % de los chicos indica tener conocimiento de situaciones en las que su madre ha padecido violencia psicológica en su relación de pareja, en forma de insultos, ridiculizaciones y miedo; el 8,5 %, relata situaciones de control abusivo contra su progenitora; y el 7,7 % ha conocido agresiones físicas.

El 8,7 % de los menores indica que el agresor le decía a su madre que no valía nada; el 7,7 % cuenta que la pareja de la progenitora la ha intentado aislar de sus amistades; el 5,7 % que el hombre la ha culpado de provocar la violencia; el 5,6 % sostiene que su madre era controlada a través del móvil y el 4,6 % narra que fue obligada a hacer cosas que no quería mediante amenazas.

En total, el 24,7 % de los menores encuestados ha reconocido haber conocido algún tipo de violencia machista contra su madre o varios.

Y de los 2.455 menores que respondieron que su progenitora había sido víctima de algún tipo de maltrato, el 77 % reconoció haber sufrido directamente ese tipo de conductas violentas: 1.894, un 18 % del total de la muestra.

"La exposición de los menores a la violencia de género contra su madre es más frecuente de lo que suele suponerse" y constituye una forma específica de maltrato infantil, alerta el estudio. 

Son los padres los principales agresores de estas mujeres (70 %), pero en ocasiones la pareja maltratadora es otro hombre (24,6 %). En un 5,4 % de los casos, la madre fue maltratada tanto por el padre como por otra pareja.

MENORES VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA

El estudio, en el que ha participado la unidad de Psicología Preventiva de la Universidad Complutense de Madrid y ha colaborado el Ministerio de Educación y Formación Profesional, establece tres grupos de chicos en función de la frecuencia, el tipo y la gravedad de la violencia sufrida por sus madres.

Así, el 80,6 % de los menores de España viven una vida sin violencia, el 13,3 % tienen una exposición media -están expuestos a veces, sobre todo a situaciones de maltrato emocional y control abusivo- y un 6 % sufren una exposición máxima: conviven con frecuencia con situaciones de violencia, incluidas las más graves.

Por tanto, casi uno de cada cinco niños (19,3 %) ha estado expuesto de forma repetida a situaciones de violencia contra su madre. Esa exposición tiene un impacto en su desarrollo.

Una de las conclusiones del estudio es que las chicas tienen una mayor percepción de la violencia de género contra sus madres que los chicos, más sensibilidad para detectarla, mientras que ellos presentan más dificultad. 

La responsable del estudio, la catedrática de Psicología de la Educación María José Díaz-Aguado, ha hecho hincapié en que hay que escuchar a los hijos de las víctimas de violencia machista, que "tienen mucho que decir".

La catedrática ha aseverado que la exposición de los menores a la violencia de género contra sus madres tiene consecuencias para los niños y ha de ser considerada un tipo específico de maltrato infantil: "Los menores expuestos deben ser reconocidos como víctimas directas".

Los menores que conocen la violencia machista contra sus madres tienen, según concluye el informe, más riesgos de presentar problemas de salud física y psicológica, de tener menor autoestima (sobre todo ellas), peor integración social, problemas académicos y de un mayor consumo de drogas y fármacos.

Los chicos tienden a presentar más actitudes sexistas y a justificar la violencia.

Sin embargo, aunque existe un mayor riesgo de que esos problemas aparezcan en el grupo de adolescentes expuestos a la violencia, pero no determinan necesariamente su aparición.

LA REPRODUCCIÓN DEL CICLO DE LA VIOLENCIA

La catedrática ha incidido en que "la violencia hace daño" y parte de ese daño es que existe más riesgo de que se reproduzca en el futuro en la propia pareja entre los niños cuyas madres han sido maltratadas por su pareja o expareja.

Ahora bien, "la inmensa mayoría de menores expuestos a la violencia contra la madre logran salir del ciclo de la reproducción de la violencia", ha entafizado Díaz-Aguado.

El 11,8 % de las chicas que no han conocido violencia contra su madre reconoce sufrir maltrato de su pareja, un porcentaje que sube al 23,8 % entre aquellas que han tenido una exposición leve y al 32,9 % entre las de exposición máxima.

En cuanto a ellos, mientras un 13,9 % es agresor en su relación en el grupo sin violencia, esa cifra sube al 31,7 % y al 35 % entre quienes han padecido la violencia de género en el seno familiar.

Además, la exposición a la violencia de género de sus madres puede multiplicar hasta por tres el riesgo de que las chicas sufran acoso sexual en la infancia y la adolescencia.

Aunque el riesgo es mayor, la catedrática ha insistido en el mensaje de que la reproducción de la violencia de género de una generación a la siguiente no es ni automática ni inevitable: "De la violencia se sale".

El informe señala el papel de prevención de la escuela contra la violencia machista: no sólo es una "vacuna" general para evitar relaciones de desigualdad, también es relevante a la hora de que los hijos e hijas de madres víctimas de maltrato no reproduzcan el ciclo de la violencia.

"Es importantísimo: las chicas que recuerdan que en la escuela se ha trabajado contra la violencia de riesgo tienen menos riesgo de reproducirla. (...) Es un resultado maravilloso, la escuela funciona", ha destacado la experta, que apunta que sólo el 4,6 % del profesorado considera que no es necesario tratar este asunto en el centro escolar. 

EL ACOSO SEXUAL

El estudio de la Delegación del Gobierno también ha querido conocer la incidencia del acoso sexual en línea entre los adolescentes.

Casi la mitad de las chicas encuestadas indica que ha recibido imágenes sexuales por internet, al 40 % le han solicitado fotos sexuales y al 22,7 %, cibersexo.

A juicio de Díaz-Aguado, España debe ampliar la acción contra la violencia machista al entorno digital, el que más afecta a los adolescentes.

El 13,6 % de las adolescentes ha recibido presiones para situaciones de carácter sexual en las que no querían participar y el 6 % terminó participando en ellas.

Preguntadas por la edad a la que recibieron esas presiones: el 2,9 % indicó que tenía menos de 6 años; el 5,6 %, de 6 a 9; el 12,1 %, de 9 a 12; el 68 %, de 13 a 15; y el 41,1 %, entre 16 y 18.

Por ello, los investigadores resaltan la necesidad de prevenir el abuso sexual desde los 6 o 7 años.

Más información en vídeos 
Comentarios